La manipulación mediática II: Aunque la Mona se vista de seda…

\"\" En la medida que nos aproximamos al cuarto año del triunfo electoral del progresismo más claras van quedando las cosas. Los desesperados intentos que realizan los dirigentes frenteamplistas por demostrar a la clase trabajadora y el pueblo que este gobierno es diferente y mejor a los anteriores, colorados y blancos, van pasando desde un perfil tolerante, persuasivo a un agresivo e intolerante método.



Con todos los medios masivos de comunicación a su favor, apoyando e impulsando la manipulación y la mentira, no ha alcanzado. Basta ver las encuestas para saber que la clase trabajadora y el pueblo, cada día desconfían más de los datos, las proyecciones económicas, sociales, que el gobierno brinda.
No solo las encuestas, marcan esta disconformidad, también son claras señales los niveles de movilización que se registran, en avance. Y para observar esa creciente agresividad e intolerancia, basta observar las declaraciones de Marenales, Rosencof, Mujica, que muestran un total desprecio a la clase trabajadora y los que luchan, intentando minimizar, o hacer creer que somos “burros” o “pelotudos”, porque no nos damos cuenta “que el capitalismo ha avanzado mucho, y que ahora el agua que devuelve la pastera Botnia, es más pura que la que tiene el río”. Estas declaraciones ofensivas hacia los trabajadores y el pueblo, de soberbia y subestimación son apoyadas por actitudes patoteriles de algunos dirigentes del PIT-CNT y sus “securitis”: intento de expulsión de agrupaciones clasistas en el movimiento obrero, amenazas a dirigentes combativos, presiones en asambleas (la de ADEMU jueves 31/7), etc, etc.
Cuando algún periodista se sale de la lógica y pregunta sobre datos o hechos no muy claros, optan por enojarse.
Pero también está meridianamente claro, que los que no se enojan y están “chochos” de contentos son los inversores extranjeros, las multinacionales, el FMI, el BID, el BM y todo el sistema financiero, que en el año 2007 tuvieron ganancias por 307 millones de dólares, pero el IRPF no los toca.
A raíz de que ha ido fracasando lentamente la manipulación mediática persuasiva y tolerante que se aplicó en los primeros 2 años y medio de gobierno -según las encuestas y la alta conflictividad- ya no se cree. La mayoría de los trabajadores, aún las direcciones más conciliadoras y burocráticas, están reclamando la “cláusula gatillo”. Es por ello que comenzaron una nueva etapa, más agresiva, aplicando “terrorismo”, infundiendo miedo, intentando atenazar al pueblo con medidas “supuestamente populistas” que esconden un desesperado intento de mantenerse en la cresta de la ola, previendo la crisis que se está desarrollando internamente por las candidaturas electorales (bastaría revisar el glosario de disparates que ha dicho el candidateable Mujica en los últimos dos años).
Concientes y sabedores que este país no puede quedar al margen de las brutales crisis que afectan al imperialismo y el mundo capitalista (precisamente por estar sujetos al continuismo neoliberal), intentan dominar a las clases explotadas a través de la conciliación, diálogo, negociación (policía bueno) y el miedo: clausura de pequeños comercios, amenazas de denuncias penales a los colgados de UTE, amenazas de embargos a quienes no hagan declaraciones juradas reales y paguen IRPF, ley de procedimiento policial, judicialización de la protesta, etc., (policía malo).
Las tres crisis mundiales: financiera, energética y alimentaria, van tomando características de estructurales, ya nadie se atreve a decir que en 6 meses o un año pasarán y serán superadas. La dirigencia frenteamplista también lo sabe. La dirigencia sindical conciliadora también lo sabe. Entre todos realizan un brutal esfuerzo para que la clase trabajadora y el pueblo no lo sepan y buscan por cualquier medio opacarla para perpetuarse en el gobierno un período mas.

Aquella consigna del Che

Hoy, transcurridos todos los períodos por donde la burguesía debía caminar para mantener el dominio de clase, se vuelve a colocar la actualidad del pensamiento y la acción revolucionaria del Che Guevara.
Dictadura terrorista de Estado y gobiernos de coalición blanqui-colorada. Gobiernos frenteamplistas. Casi 20 años en la Intendencia Municipal de Montevideo, donde se encuentra la mitad de la población del país, y ahora en el gobierno nacional.
¿Cuáles son los cambios radicales o estructurales que se han visto en Montevideo? ¿No alcanzaron 20 años? ¿No se pudieron mover las raíces de los árboles? ¿Cuál es la garantía de que con otros períodos de gobierno nacional se avanza hacia los cambios? ¿Cuáles son las diferencias estructurales entre colorados, blancos y frenteamplistas en el gobierno?
Este gobierno como los anteriores, atado a las políticas fondomonetaristas, podrá realizar “mejoras” para los explotados en el marco de una coyuntura económica internacional, que puede ser favorable o desfavorable. Nada más.
Hoy las “mejoras”, tienen dos razones: 1) la lucha de la clase trabajadora junto al pueblo, y 2) cinco años de continuo crecimiento por elementos favorables de coyuntura internacional.
Este gobierno no ha tomado ni siquiera una sola de las 30 medidas del programa del Frente Amplio de 1971. Este gobierno no ha avanzado hacia a la izquierda en ningún orden. Este gobierno está definitivamente decidido ha consolidar, mejorar e intentar humanizar el capitalismo, y como esto es imposible, la próxima e irreversible crisis volverá a caer sobre las espaldas de los explotados.
Para nosotros, muy modestamente, calza perfecta la consigna del Che. Esta consigna, que no debe ser una cáscara vacía, y que debe tener un contenido, y que debemos tomarla como eje de pelea, tiene tres elementos centrales:
1) La re-creación, consolidación, de una tendencia clasista y combativa en el seno del movimiento obrero. La construcción de un gran frente de lucha con los sectores clasistas y combativos del pueblo hacia las conquistas más inmediatas y urgentes. Generar la subjetividad de la confrontación y el enfrentamiento en la lucha de clases, eliminando la conciliación.
2) La unidad de los revolucionarios ¡Sin exclusiones!, hacia la unidad de acción, hacia el levantamiento de un programa de soluciones populares, unitario, clasista, donde cada una de las organizaciones políticas, sociales, sindicales, lo lleve adelante con la táctica que considere conveniente.
3) En el marco de esa unidad estratégica sin exclusiones conformar un espacio electoral para disputar a la burguesía no solo un posible candidato obrero revolucionario al parlamento, sino colocar en el seno del pueblo el programa histórico, traicionado, olvidado. Teniendo además como premisa, una nueva forma de hacer política. Privilegiando la democracia participativa por sobre la representativa, directa por sobre la indirecta, rotación horizontal y vertical de cargos y responsabilidades. Circulación democrática. Principios de democracia obrera. Pequeños espacios de poder popular.
Esta es – modestamente – la tarea que debemos desarrollar hoy, esta es la interpretación que hoy le damos a la consigna del Che: “No hay más cambios que hacer, o revolución socialista, o caricatura de revolución”. Hacia eso vamos.

* Alberto Boga es miembro de la Dirección Nacional del MRO-FRAS

———-
Publicado en CONSTRUYENDO Nº32 de Agosto de 2008

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google