Cierra el CASMU de Salto: trabajadores y usuarios a la calle para asegurar la ganancia de los empresarios médicos

Luego de enterarse primero por la prensa, el pasado 21 de abril los funcionarios del CASMU de la sede de Salto fueron informados del próximo cierre del centro el 9 de mayo, como ya ocurrió en Rivera y Bella Unión. Las sedes del interior sin “equilibrio económico” serán cerradas.



La clausura del CASMU de Salto supone el despido de más de un centenar de funcionarios: 69 empleados y enfermeros y unos 40 médicos y técnicos. Solo la lucha decidida de los mismos, en unión con los usuarios podrá mantener la fuente de trabajo. Si se dejan entrampar en las interminables mesas de negociación que les propone la burocracia sindical no hay salida para ellos.

En el departamento hay unos 5.000 afiliados a la institución a lo que se suma la cobertura que se brinda a los ocasionales visitantes por turismo. La mutualista tiene servicios de atención primaria, emergencia, urgencia, block quirúrgico y 12 camas para internación.

Así es como funciona el Sistema Integrado de Salud del gobierno y la burocracia sindical en la realidad: generando beneficios para los empresarios y destruyendo fuentes de trabajo y centros de atención.

El cierre del CASMU se hace en un Departamento donde hay solo una mutualista más aparte de Salud Publica. Ambas sumamente superpobladas, por lo que de ninguna manera el sistema de salud del departamento esta en condiciones de absorber a los 5000 usuarios. La salud se maneja como nunca con el afán del lucro sin importar en lo más mínimo la atención de la población.

Una delegación de usuarios planteo al representante de la mutualista que vino de Montevideo a trasmitir la noticia, posponer por 90 días el cierre anunciado para el 9 de mayo. La respuesta del mismo fue que trasladará la inquietud a las altas autoridades del Casmu, aunque insistió en que “el funcionamiento de la sede Salto no resulta viable económicamente” y su cierre es parte del plan de salvataje de la mutualista. Los usuarios plantearon especialmente la situación de los pacientes de avanzada edad, con enfermedades crónicas o terminales, personas que seguramente serán rechazadas en caso de solicitar afiliación en la otra mutualista. Por parte del representante de CASMU se manejó que puedan ser atendidos en Montevideo, pero en esos casos el paciente deberá hacerse cargo del traslado.

Este es un triste ejemplo más, y no será el último, de las consecuencias de la política neoliberal del gobierno, manifestada en todos los planos, aplicada en este caso a la salud, que no es tratada como un derecho de la gente, sino como una mercancía, una oportunidad de negocios mas en el mercado.

Nota:
Corresponde hacer constar que CONSTRUYENDO se hizo presente en el local del CASMU para realizar una entrevista a algún delegado de los trabajadores, pero se nos comunico que toda entrevista está ahora en manos de los representantes del Plenario local del PIT-CNT o de la FUS, por lo que lamentablemente nos quedamos sin la posibilidad de tener la palabra de los trabajadores directamente afectados.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google