Estados de ánimo: No todo lo que brilla es oro

\”…Nosotros, los otros, que aspirábamos a más, nunca nos conformamos con un camino dentro del pensamiento democrático burgués frugoniano, más bien que intentamos interpretar el mundo de la burguesía, de la explotación, para cambiarlo, y nunca para adaptarnos a él. Así nos fue. Mis compañeros están muertos o desaparecidos, y otros muy cascoteados, abandonaron las “viejas” ideas marxistas o leninistas, o maoístas, dejaron al Che de lado, para profundizar este camino actual de mejora del sistema capitalista, buscando -como si fuera posible-, su humanización\”.



El diputado reelecto por cuarta vez por Soriano se llama Roque E. Arregui. Es frenteamplista desde siempre, socialista, ejerciendo actualmente la Presidencia de la Cámara de Diputados. Me lo encontré en el supermercado el otro día y crucé unas palabras con él, no por ninguna simpatía en especial hacia su investidura, ni porque el Frente hubiese obtenido una nueva victoria, y menos de reconocimiento en su persona a algún avance de la izquierda. Le comento que realmente mi temor era que Lacalle -con todas las políticas seguidas por este gobierno-, hubiera accedido al poder nuevamente. Me contesta que él sabe lo que pienso yo y que me entiende, a lo cual le planteo que por sobre todo soy muy pragmático. Con este señor sí me une un pasado de inquietudes juveniles vinculadas a lo social. Obviamente que la historia nos llevó por caminos diferentes. Él siempre fue un individuo muy prolijo con el papeleo, muy organizado, muy de gestionar, muy democratista, muy dentro de lograr en el marco de este sistema…lo que se pudiera. Lo máximo que le pasó en dictadura -en consecuencia-, fue una destitución como maestro, situación que lo llevó dentro de Uruguay a desempeñar otros oficios hasta su restitución y luego iniciar esta carrera como diputado. Nosotros, los otros, que aspirábamos a más, nunca nos conformamos con un camino dentro del pensamiento democrático burgués frugoniano, más bien que intentamos interpretar el mundo de la burguesía, de la explotación, para cambiarlo, y nunca para adaptarnos a él. Así nos fue. Mis compañeros están muertos o desaparecidos, y otros muy cascoteados, abandonaron las “viejas” ideas marxistas o leninistas, o maoístas, dejaron al Che de lado, para profundizar este camino actual de mejora del sistema capitalista, buscando -como si fuera posible-, su humanización. Que es en definitiva lo que el horizonte de este señor que les comento, tuvo siempre. Su discurso frente al triunfo frenteamplista, la primera lección… ¿cuál puede haber sido?… s텔este es en primer lugar un triunfo del sistema democrático”. Como si el sistema democrático no fuera una forma de dominación de la clase dominante sobre la oprimida. Pero es que ninguno de estos señores de estas nuevas “izquierdas” lo sabe o es que solo persisten en confundir aun más a las clases oprimidas para ocupar tan sólo el papel de camarilla dirigente en un gobierno que mantuvo y va a mantener todos los privilegios de la oligarquía vacuna, sojera, forestal, alta concentradora de la tierra, financiera y concentradora industrial exportadora, todo en manos de unos cientos de individuos que como clase están coaligados con los intereses de las potencias imperialistas. ¿Esto es alejado de la realidad?, o analizar esto, que es el núcleo de la dominación capitalista y que los progres frenteamplistas solo han aumentado en el poder desde hace cinco años, ¿no es lo más pragmático que hay?…esto es, visto desde un punto de vista revolucionario y no como servil al sistema de la explotación. ¿Pero es que Lacalle solo era el enemigo? Bueno, por algo los revolucionarios votamos anulado. Eso sí, no lo queríamos a Lacalle, principalmente porque hubiese significado un retroceso desde el punto de vista de un análisis de clase marxista y del proceso revolucionario. Para los revolucionarios las elecciones no son más que un termómetro del grado de conciencia del pueblo. Volver a la derecha clásica hubiese significado eso, un retroceso, en cambio, un voto a un viejo caudillo místico tupamaro (como bien se ha dicho, pensando en lo integral, sufrido y consecuente que se supone de un revolucionario), es una señal interesante y nada más que eso. Lo de fondo ya lo sabemos, más de lo mismo y más entrega y explotación, incluidas las tropas a Haití y el Congo intervencionistas para ayudar a nuestros nuevos amigos o los no tan malos hoy, imperialistas norteamericanos. Mirá si el Che los viera a éstos. Y este señor ha tenido la desfachatez de decir años atrás, en la tribuna de Tristán Narvaja, en algún aniversario de Pando, que él le decía al Che lo que tenía que hacer….¡¡¡AL CHE!!!
Hay diferentes pragmatismos, el de los revolucionarios, que podemos analizar y por supuesto equivocarnos, que estas políticas de mendicidad de Tabaré, podían llevar a un retorno de la vieja derecha, perdiendo de vista que se venía haciendo lo de Lula con los planes de Equidad y otras menudencias y que a la postre iba a contribuir a ese triunfo. Lo lamentable y que lo conversamos a diario con los compañeros en Mercedes, es la soberbia de nosotros, los diferentes conglomerados de la izquierda, el no haber encontrado el camino de la unidad y ser referentes para el pueblo… si no nos podemos unir en una diaria, más allá de lo electoral, pero ahora era en ese terreno… ¿Qué podíamos orientar o delinear para la gente? ¿Con qué autoridad?
Está el otro pragmatismo, el de los que hace tiempo catalogábamos de reformistas dentro del sistema, que se autodefinían de las izquierdas, pero también está el pragmatismo actual de los que en el pasado fueron responsables de los compañeros que cayeron bajo las balas del enemigo, o fueron torturados, o desaparecidos, que dejaron la vida… ¿para esto que hace este gobierno?, ¡¡¡NO!!! Estos señores nosotros sabemos que son traidores, pero tanto a ellos como a los reformistas que hoy son humanizadores del capitalismo, dejemos que este proceso los ponga al descubierto. Esto puede ser rápido o no, dependerá de los ajustes y de esa soberbia por profundizar el modelo, que ellos piensan que el pueblo les dio el aval para hacerlo. Y el pueblo no es tonto. Sí, es cierto que la gente quiere paz, felicidad y prosperidad, pero tendrá que aprender que esos tres nortes no caen solos del cielo, y que la fuerza para alcanzarlos reside en él mismo y necesariamente deberá recorrer a partir de donde se está, el camino de comprender que su salvación solo la va a encontrar dentro de las leyes del socialismo revolucionario y nunca por estos carriles trillados del acoplamiento al sistema, menos en el corporativismo que se nos propone oficialmente, y por lejos de aquello que hace mucho manejaba Sanguinetti (primero que la torta crezca para después repartirla), que suena muy parecido a lo que dice el electo presidente, si le va bien al capital, le va a ir bien al peón, o si le va bien a Astori, le va a ir bien al país… enredándonos aun más en la telaraña de los pulpos imperialistas y los organismos financieros internacionales.
Obvio que con estos sujetos ni hablemos de reforma agraria, pa que, si la tierra se la sacamos a los entes del Estado y ta. Da lo mismo cuatro Departamentos forestados y más fábricas de celulosa destruyendo nuestras riquezas, más 5 millones de hectáreas extranjerizadas… total pensamos que este pueblo avaló eso. Por eso lo del título pero como pregunta mejor aún… ¿Será oro todo lo que brilla?

_____________
Jorge Iannandrea es miembro de COMUNA Mercedes (Soriano, Uruguay)
Publicado en Construyendo N.37 de diciembre 2009.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google