Mesa Redonda: Balance de Elecciones

El Consejo de la Unidad de la Izquierda Antiimperialista Anticapitalista efectuó el viernes 11 a las 19 hrs., en el local de Comuna, un debate de evaluación colectiva del proceso electoral recientemente culminado.
Integrantes del Colectivo Militante, de la Agrupación PRO-UNIR, de Compromiso Revolucionario, COMUNA e independientes polemizaron fraternalmente con la aspiración de sacar conclusiones para coordinar acciones políticas futuras. Las exposiciones para lanzar el debate fueron realizadas por Raúl (Comuna), Sergio (Compromiso Revolucionario), Aníbal (pro-Unir) y Mario (Colectivo Militante)



Intervenciones con un denominador común: la unidad de la izquierda consecuente

La mayoría de las intervenciones y hasta las interrupciones a los expositores versaron sobre la preocupación casi unánime, de la fragmentación del espacio de la izquierda antiimperialista y anticapitalista. La necesidad de instrumentar debates, mesas, coordinaciones, en definitiva, tratar de agotar los medios necesarios para ir superando la actual situación, con el principio de la unidad sin exclusiones.

Otro aspecto coincidente, fue la valoración de que el triunfo progresista no significará un mejoramiento de las condiciones de los sectores populares al continuar al frente de la conducción económica al equipo de Astori, que tuvo el aval del resto del FA.

Fueron comunes las intervenciones que fijaban la responsabilidad del gobierno progresista en la derrota del plebiscito contra la impunidad, del SI rosado.

Las diferencias se dieron, profundas, en materia de la valoración del papel de la izquierda radical, el protagonismo de las tendencias clasistas dentro del movimiento obrero y el panorama que implica la fragmentación de la izquierda consecuente.

Hubieron intervenciones de consideran que desde el año 2002, la izquierda radical se encuentra en franco retroceso y que los intentos de vertebrarse en el plano sindical como en el programático electoral han sido derrotados. El gobierno ha sido legitimado con esta nueva elección y eso significa que hay progresismo para rato. Se hicieron pronósticos desde el espacio radical que la crisis internacional golpearía duramente la economía del país y eso no ha sucedido. Los intentos de desarrollar coordinaciones clasistas han sido débiles y la mayoría del movimiento obrero organizado es un firme respaldo a la conciliación de clases y con sus votos al progresismo. No podía haber una ruptura política con votos en cifras apreciables, como aspiraba la AP, si no había un auge de lucha de masas.

Se expresaron consideraciones que contradecían lo precedente. El deterioro que significó el reparto de cargos para conjuntar la fórmula tras las internas. Una campaña electoral gris en propuestas y de desaciertos de los candidatos donde se termina haciendo callar a Mujica. El progresismo no había conseguido sus logros en la primera vuelta (no ganó, no festejó, apenas mayoría en las cámaras, pérdida en ambos plebiscitos). La importancia de haberse generado un espacio electoral a la izquierda, más allá de la cantidad de votos. El espacio para trabajar de 90 mil votos en blanco y nulos de la segunda vuelta.

En el plano social, lo que ha significado las coordinaciones clasistas, los actos alternativos al 1 de mayo, los conflictos donde las asambleas de base voltearon direcciones oficialistas, las ocupaciones de tierra, las movilizaciones por los derechos humanos, expresiones todas del desarrollo del espacio radical que se mueve con el contrapeso de una hegemonía total del pacto social y la conciliación de clases alimentados por el gobierno, las patronales y las conducciones sindicales amarillistas pro gobierno.

Las diferencias de opinión dieron vida al debate, con la conclusión que hay que seguir debatiendo, ajustar el diagnóstico y fijar los acuerdos para avanzar en acciones concretas en conjunto.


INTERVENCION DEL COMUNERO ARTIGUISTA RAUL ROSAS, REPRESENTANDO A COMUNA

Damos desde la mesa un saludo y un abrazo revolucionario a todas las compañeras y compañeros presentes y a las organizaciones sociales y políticas hermanas, que a lo largo de los años han forjado herramientas de lucha y esperanza, con la férrea intención, de aportar a la causa de la liberación de los pobres, de los explotados y pisoteados en nuestros derechos.

Vaya también nuestro reconocimiento y nuestro más profundo homenaje a todos los compañeros y compañeras que dieron su vida en la lucha por las banderas de la liberación nacional y el socialismo.

Para los marxistas las elecciones democráticas burguesas tienen el cometido de conocer el nivel de conciencia de un pueblo y su estado de ánimo, y el análisis lo haremos desde el enfoque de la lucha de clases y del comportamiento de las clases.

El gobierno progresista marcó un rumbo económico neoliberal, fondomonetarista y continuista de las políticas económicas anterior, por lo tanto, el capital extranjero y la gran burguesía ha gozado de pingues ganancias, se apropian del crecimiento del PBI en un 55%, están exentos de impuestos, aportan un 13% de lo recaudado pro impuestos del estado, no han sufrido detracciones impositivas al comercio exterior (en la argentina llega al 42%). Pago puntual de la deuda externa, luna de miel con los organismos financieros internacionales, se ha extranjerizado la economía, se han generado latifundios madereros y sojeros. El gran empresariado ha hecho declaraciones de satisfacción por las políticas oficiales macroeconómicas, no ha habido fuga de capitales ni frenos a la inversión salvo los derivados de la crisis y las críticas se han referido al atraso cambiario, convenios salariales y derechos de huelga. No estaban preocupados en la Embajada Yanqui ni el gran empresariado por un posible triunfo electoral del progresismo.

Desde el inicio de la crisis han levantado resistencia los sectores organizados de la pequeña y mediana producción por endeudamiento y falta de asistencia del gobierno, como la federación rural, la confederación granjera y lechera, etc.

Las capas medias saqueadas por el IRPF y la persecución fiscal han tenido un comportamiento de apoyo y rechazo, pues ha sido un sector que ha mejorado su situación al influjo de un crecimiento sostenido de la economía de altas tasas por cinco años consecutivos. Su comportamiento electoral ha sido de cierto rechazo en la primera vuelta y de apoyo en la segunda.

Para los sectores populares, el crecimiento sostenido de la economía durante cinco años, si bien no se mejoró el porcentaje del 20% del PBI para salarios, una cifra es el 20% de un PBI de 12 mil millones a un PBI anual de 20 mil millones, hubo recuperación parcial de salarios sin llegar a lo perdido con Jorge Batlle, aumento de empleos casi la mitad en negro y con promedios salariales de 5 mil pesos (BPS informa que el 40% de los afiliados (400 mil)ganan por debajo de 5600 pesos y que otro 30% (300) gana entre 5600 y 10500, los planes asistenciales focalizados y limitados a lo permitido por el FMI, las operaciones gratuitas del Hospital de Ojos, la reforma de la salud con transferencias millonarias de recursos del estado al empresariado médico, etc.

Frente al proyecto de Lacalle de más neoliberalismo, recorte con motosierra del gasto público, 80 mil atorrantes, corte de pelo y baño en asentamientos y la serie de despropósitos de la propaganda blanca, los sectores populares no dudaron en apoyar al progresismo en defensa de lo logrado (por lucha y por asistencialismo).

La socialdemocracia recicla derechas (Lacalle y Bordaberry), como ha sido en el resto de América Latina, sucedió recientemente en la argentina y tiene posibilidades en Chile en pocos días, en Brasil, Lula triunfa a lo pirro en la segunda vuelta tras retroceder en la mayoría de los estados industriales y todo indica que Serra, gobernador de San Pablo pueda acceder al triunfo en las próximas. Al correrse de la izquierda hacia al centro y asumir el proyecto neoliberal, desarma los centros derecha de la oposición.

El progresismo fiel a sus concepciones socialdemócratas ha predicado la conciliación de clases, el pacto social y han puesto al movimiento social de furgón de cola.

La lucha de clases ha sido mediatizada (la cantidad de conflictos ha sido la menor en décadas bajo el progresismo, la conducción del PITCNT ha hecho bien los deberes y sin paros generales contra la política del gobierno).

Mas de un centenar de miles de trabajadores han accedido a la sindicalización influenciada por los conciliadores, pero el motor de la historia ha generado experiencias de miles y por decenas de miles han enfrentado por reclamos salariales, convenios y mejoras en las condiciones de trabajo al gobierno de los ” compañeros”. Miles en las marchas en defensa del agua, contra los tratados, la coordinación y marcha contra Bush, las concentraciones en el puente contra la plantas de celulosa, aplicación de decretos de servicios esenciales en varios conflictos, asambleas en magisterio y la salud donde son volteadas direcciones amarillas de izquierda, se generan coordinaciones sindicales clasistas, congresos de la Tendencia, actos alternativos al 1 de mayo, se accede a direcciones en gremios importantes y se generan agrupaciones clasistas, se ocupan tierras en Bella Unión, y el espacio de la izquierda consecuente se expresa en votos en blanco, nulos y de AP y los nada despreciables 90 mil votos de rechazo en la segunda vuelta.

Como Comuna manifestábamos el 19 de junio, en el Club Artigas lo siguiente: “son tiempos de construcción colectiva, en donde los grandes temas del presente de nuestro país y su proyección al futuro constituyen una ineludible responsabilidad que debemos asumir, porque no es de pocos ni de ningún grupo en sí mismo la construcción de un país diferente en que mujeres y hombres puedan desarrollarse plenamente ejerciendo sus derechos y realizando sueños y proyectos independientemente de su condición social” …

Es por esto que las decisiones del presente, los pasos que logremos dar hoy marcarán el rumbo hacia el futuro porque entre todos construiremos horizontes compartidos hacia los cuales avanzar…

Han existido importantes esfuerzos para tender puentes que nos permitieran avanzar para superar la fragmentación, en todas las instancias en que nos hemos encontrado y movilizado a lo largo de los últimos 56 meses, hallamos muchas coincidencias claves que nos permiten ver hacia el futuro convencidos que la unidad y solo la unidad nos llevará más temprano que tarde a elaborar en conjunto un programa de liberación nacional y de lucha por el socialismo.

La unidad que ha sido tan cara y necesaria para nuestro pueblo y que en nombre de ella los dirigentes del FA han traicionado los postulados del programa histórico; creemos que es necesario y posible recomponerla, pero no la unidad de las consignas y apariencias, sino más profunda, la unidad basada en la lucha. En la confianza que da el correr la misma suerte, en el respeto, en el diálogo, en la tolerancia, en la persuasión, en la solidaridad, en la que resulta de convicciones y acuerdos cuando la ideología se traduce en acción, porque estamos convencidos que nadie tendría que renunciar a esta vocación integradora.

Las tres opciones electorales hemos trabajador por la unidad del espacio, con diferentes estrategias y tácticas, diferentes ritmos y matices, pero hemos sembrado el camino para que la unidad se instrumente y se cristalice al calor de la lucha de clases, recomponiendo todo el tejido social.

Estamos convencidos que el próximo gobierno del FA, será un gobierno de una participación nacional, progresistas, blancos y colorados defenderán los intereses de la oligarquía y el imperio, en medio de una crisis que la descargarán sobre el pueblo, por lo tanto habrá ajuste fiscal y represión sobre los trabajadores y los sectores populares.

Pasado el balotaje y ante el panorama político-socio-económico que se avecina es un mandato histórico la unidad para pelear que se hará más necesaria a medida que el deterioro de las condiciones de vida de nuestra gente, genere una intensificación de las luchas y los reclamos, porque ya es incuestionable el proceso recesivo (de un crecimiento del 9,8% en el 2oo8 llegara al 1% en el 2009) que desembocará en profundización de una crisis económica.

Compañeros el plebiscito contra la ley de impunidad cosechó una derrota electoral fríamente calculada por la conducción socialdemócrata del progresismo.

Desde el club naval pasando, por la comisión para la paz, el 19 de junio del Punto Final de Vázquez, los comandantes en jefe de vuelos de la muerte, los ascensos a militares torturadores, el maridaje de la conducción del MLN con los Tenientes de Artigas, etc.

Dicha ley transgrede la constitución uruguaya y las normativas internacionales que condenan los delitos de lesa humanidad junto a la capacidad de lucha y resistencia de nuestro pueblo 1.100.000 orientales votamos el SI a la anulación de ésta ley pero no alcanzó.

La lucha contra la impunidad no se agota en plebiscitos, denuncias judiciales, marchas, escraches sino que se resolverá cuando sea barrido el aparato represivo del estado de la democracia burguesa que conlleva la dictadura de clase burguesa en su seno, mientras estemos bajo este régimen capitalista, la impunidad es la garantía de la función represiva del estado.

Pero es nuestro compromiso un pacto de sangre parafraseando al cro. Helios Sarthou seguir luchando para anular esta maldita ley, pero fundamentalmente a todos nuestros y nuestras compañeros que dieron su vida por una sociedad mas justa, mas digna más solidaria.

A todos ellos (as) vaya nuestro más sincero agradecimiento y reconocimiento porque siguen estando presentes y al decir del canta-autor Alí Primera:
” los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos …
Cros: la lucha continúa
A redoblar los esfuerzos para unificar a la izquierda antiimperialista- anticapitalista y antioligárquica

Arriba los que toman en sus manos las banderas del socialismo

_________________
Publicado en Construyendo N.37 - Diciembre 2009

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google