“La unidad sin exclusiones de la izquierda consecuente es la meta”

Ha culminado la primera parte del extenso proceso electoral nacional, aun restan las municipales de mayo próximo. Ingresamos en la etapa de análisis del hecho de que a partir de marzo de 2010 asume un nuevo presidente progresista. En este marco entrevistamos a Mario Rossi Garretano, pre-candidato a presidente de COMUNA en las internas de junio pasado. COMUNA no pudo superar el escollo de las internas al no alcanzar el mínimo de votos para convocar la Convención. A raíz de eso, y tras no arribar a acuerdos con otras expresiones de la izquierda extra-frenteamplista, la organización decidió votar en blanco con apoyo del SI rosado en octubre y anulando el voto en el balotaje.



Construyendo: Una pregunta obligada, ¿qué conclusiones sacas de este segundo triunfo electoral progresista?

Mario Rossi: El modelo socialdemócrata elegido por este gobierno, es un casi un calco del proceso chileno, así lo ha manifestado Astori y del proceso brasileño, Mujica ha manifestado su aspiración de “ser un Lula”. Ambos procesos están en retroceso y han provocado la fragmentación de sus partidos políticos, más allá de la continuidad en el gobierno. La socialdemocracia históricamente ha reciclado la derecha y en estos años de profunda crisis del sistema capitalista, se suma el voto castigo por el aumento del desempleo y la caída de los salarios.

Sin embargo, del análisis del resultado de las elecciones no hubo voto castigo. Se mantiene la mayoría en las cámaras y en la segunda vuelta la diferencia fue apreciable. ¿Uruguay se sale del molde?

La diferencia entre las elecciones del 2004 y las del 2009, es cualitativamente apreciable. En el 2004, frente al primer triunfo progresista en primera vuelta, el periodismo internacional consideraba lo particular del proceso uruguayo, pues “toda la izquierda” estaba unida (socialistas, comunistas, trotskistas, anarco-marxistas, guevaristas, tupamaros, demócratas cristianos, nacionalistas de izquierda, progresistas de los partidos tradicionales, etc.). La existencia del Partido de los Trabajadores (PT) a la izquierda del FA, no era tenido en cuenta desde el punto de vista electoral, por sus cientos de votos y un 2% de votos en blanco y nulos (50 mil).
En el 2009, en octubre el progresismo no consigue sus objetivos políticos de ganar en primera vuelta, apenas llega a la mayoría en las cámaras, los dos plebiscitos que “impulsa” son derrotados, a uno de ellos el de la impunidad lo traiciona abiertamente y al otro solamente lo genera para captar votos del exterior. Aparecen de cara al pueblo, desde antes de las internas, espacios programáticos electorales a la izquierda del FA, casos de Asamblea Popular (desprendimiento de los últimos años del FA), el Partido de los Trabajadores (nunca fueron frenteamplistas) y Comisiones Unitarias Antiimperialistas Artiguistas, COMUNA (que se forma a partir de desprendimientos desde 1993 y años posteriores -2005- del FA), cuyas existencias no se pueden desconocer con miles de votos (16 mil de la AP, parte de los 21 mil en blanco y 28 mil nulos) y el crecimiento al 4% de votos nulos y en blanco en la segunda vuelta (90 mil).

¿Por qué Mujica?

El fenómeno Mujica no es casual, es una tendencia que aflora desde hace años en América Latina, la generación de los ex-guerrilleros arrepentidos. Los que luchaban con armas en la mano por la toma del poder y la lucha por el socialismo y que domesticados por las dictaduras terroristas de estado son los defensores del “capitalismo en serio” (neoliberales y fondomonetaristas), “doblegados ante el imperialismo”, “cómplices de la impunidad” y acérrimos defensores de los procesos electorales de las democracias burguesas.
Han cambiado sus principios revolucionarios por parcelas de gobierno burgués de países bajo tutela imperial (bases militares, flotas, organismos financieros internacionales, tratados de protección de inversiones y de libre comercio, etc.).
Con las dictaduras terroristas de estado los procesos de lucha armada fueron derrotados en su mayoría y otros neutralizados. Los procesos democráticos burgueses (donde se alternan gobiernos de derecha y socialdemócratas con la misma política económica de las dictaduras) intentan eliminar la resistencia social y sindical. En algunos países, está estrategia imperial está siendo resistida (Bolivia, Ecuador, Venezuela).
Son ejemplos de ex guerrilleros integrados: Dilma Roussef -que competirá con José Serra para suceder a Lula- militó en Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares, uno de los principales grupos guerrilleros brasileños y sucedió en el cargo de Jefa de Gabinete a otro ex militante armado: José Dirceu. En Argentina, vinculados a Montoneros como Nilda Garré -al mando de las FF.AA.- o Carlos Kunkel (que terminó amigo de Aldo Rico) llegaron al poder-, si se profundizara el análisis en Colombia existen miembros del ex–M19 en el gobierno de Uribe, en Chile ex-miristas y del Frente Patriótico Manuel Rodríguez en los gobiernos de la Concertación, etc.

¿Representa esa tendencia latinoamericana solamente, no existen rasgos particulares en el proceso de Mujica?

Desde luego, la tendencia general del ex-guerrillero arrepentido en América Latina tiene la particularidad del Uruguay. Mujica ha desarrollado una personalidad anti-sistema (se trasladaba en motocicleta, usaba indumentaria informal, la utilización de dichos contradictorios, pero siempre cuestionadores que sacuden) atractiva para sectores sociales que han sido marginados de la actividad política, del pensamiento crítico y que el factor mediático los induce. La gran prensa ha sido el gran aliado de Mujica y del FA, lo han denunciado blancos y colorados que otrora gozaban esas mieles. En las internas no tuvo rival. Astori vinculado a la corrupción de Bengoa, condecorado por banqueros, ideólogo del impuesto a la renta que afectó a capas medias (importante electorado en el fa), aunque fuera ungido por Tabaré Vázquez y el niño mimado del FMI, no corría.
Mujica antes de llegar asumió el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, y allí demostró, no solo en la visita de Bush su pleitesía al gran capital, prueba de fuego si no chichoneaba con el genocida, pues podía ser vetado por el imperialismo; el impulso de la extranjerización de la tierra, los latifundios sojeros y madereros, el apoyo a las plantas de celulosa y la venta al extranjero de la industria frigorífica. Y encima, en la campaña electoral, afirma que la línea económica no va a ser tocada y para mayor seguridad se la entrega a Astori. Vació el contenido programático histórico del MLN y el pensamiento de Raúl “Bebe” Sendic (no pago de la deuda externa, reforma agraria, nacionalización de la banca y el comercio exterior). Recorrió el sendero del renegado de izquierda hasta el último tramo.

¿Cuáles son las perspectivas bajo el gobierno Mujica?

Está garantizada la gobernabilidad democrática, elecciones municipales con alcaldías, leyes de marginación política (para ser partido político en la actualidad se necesitan 500 firmas y votos en las internas, lo llevarán a 12 mil). Gobierno de participación nacional ofreciendo a la oposición cargos de gobierno. Acuerdo nacional, pacto social, conciliación de clases, empresarios y trabajadores, explotadores y explotados “unidos y adelante”. Continuidad neoliberal, pago de la deuda externa, protección y llamado a la inversión extranjera, reforma del estado, levantamiento de la inamovilidad del funcionario público, privatización de las empresas del estado,
Conflictos sociales acotados por la represión y el amarillismo sindical de izquierda, garantizada la pobreza estructural (empleo en negro y de bajos salarios, salarios mínimos lejos de la canasta familiar, jubilaciones al 50% de lo que se gana en actividad, carencias de vivienda, recortes en gastos sociales del estado, etc.). Crecimiento del asistencialismo si el FMI lo autoriza, en definitiva, gerentes de los patrones, pero ya no con los niveles de crecimiento económico del quinquenio anterior. Más de lo mismo.

¿Por qué no se pudo unir, electoralmente, la llamada izquierda consecuente?

Dentro de la izquierda consecuente en el tema de la unidad, hay dos concepciones opuestas: los que consideran que la unidad es con exclusiones y los que consideramos que la unidad es sin exclusiones.
Los que consideran que la unidad es con exclusiones, lo han explicitado públicamente tanto Rubio como Vázquez de la Asamblea Popular y Helios Sarthou de Izquierda Unida, y sobre ese tema hay una praxis histórica en la izquierda, del ejercicio de ese principio con la Unión Popular en 1962, donde Erro influye sobre el Partido Socialista con la exclusión del Partido Comunista, quien tenga inquietudes lo encuentra en Historia de los Orientales, tomo III de Carlos Machado, integrante del Comité Central del Partido Socialista de la época.
Nosotros entendemos que la unidad es sin exclusiones, una vez elaborado en colectivo los principios y el programa, solamente es válida la exclusión sobre la base del que se quiera excluir. Lo rescatable es cada una de las posiciones tiende a unir. Así ha sido, tanto AP-IU como COMUNA han unificado a grupos políticos.
El otro aspecto, que no culminó en la unidad de la izquierda consecuente, es la necesidad de comprender que había que generar un nuevo sujeto político, que sintetizara las diferentes vertientes que confluían: los que nunca habían sido frenteamplistas caso de los compañeros del PT, los que nos habíamos ido del FA desde la década del 90 en adelante y los que se habían ido del FA recientemente en el 2007 y 2008. Ninguna de las opciones políticas electorales (COMUNA, AP-IU y PT) representaba a las demás, la unidad obligaba a la creación de un nuevo frente o algo parecido. También los antecedentes históricos servían como guía para la acción política: de diferentes vertientes se creó el FA, y nadie tuvo que integrarse al FIDEL, a la UP, etc. y anteriormente el MRO no tuvo que integrarse el Partido Comunista y se creó el FIDEL y lo mismo con Erro que no tuvo que integrarse al Partido Socialista y se creó la Unión Popular.
Otro aspecto eran las candidaturas, al no darse la unidad, las candidaturas no eran comunes, eran impuestas.
COMUNA entendía que frente a representantes que no respetan los programas y no rendían cuentas o los compran con un cargo (caso Raúl Sendic hijo), debíamos incursionar en una nueva forma de hacer política.
Listas únicas, donde los primeros cinco cargos, reflejo del acuerdo entre los diferentes grupos, ocupaban un año en forma rotativa, en estructuras colectivas bajo mandato y revocación y con renuncia firmada en blanco. El mantenimiento de los sublemas, generaban la acumulación de “tanto tenés tanto valés” y de que votando a un representante, con tu voto sale otro, pues no está permitido la rotación del sublema.

¿Han efectuado el proceso crítico de porqué COMUNA no llegó a los 500 votos en las internas?

Está incorporado el balance del año en la reunión ordinaria de la Comisión Unitaria Nacional a efectuarse en febrero de 2010 en Mercedes.
Personalmente, puedo adelantar algunas consideraciones, la de mayor peso interno es que nos autorizó la Corte Electoral sesenta días antes de las elecciones de junio y nos quedamos sin tiempo para presentar la propuesta, segundo desde el 2007 trabajamos aspirando unificar el espacio y descuidamos la consolidación de COMUNA, confiados en que no iríamos divididos y le dedicamos mucho esfuerzo militante y de recursos hacia actos, mesas, debates, llamados a la unidad que en números anteriores de Construyendo están prolijamente detallados. Aún, después de las internas seguimos trabajando con Helios Sarthou (Izquierda Unida). Nuestro proyecto trasciende lo electoral, de ahí la participación en el Consejo de la Unidad con otros grupos y su acción política permanente conjunta en el tema del SI, los derechos humanos, reforma agraria, el voto en blanco, comunicados y la actividad sindical. Otro aspecto, que la lucha electoral implica una cantidad mínima de recursos, sin los cuales es difícil cumplir con el objetivo de presentar un proyecto de cara al pueblo. Un elemento importante es que el aprecio popular de reconocer al luchador social, posibilita ser votado para una agrupación sindical, una comisión barrial, etc., y eso debe desdoblarse hacia el reconocimiento de representante político y eso se consigue con una actuación política permanente de un proyecto político programático electoral. Si bien la integración y apoyo a las luchas sociales es fuente de crecimiento político, unido a eso (y en lucha con eso) debe estar el trabajo político concreto hacia el proyecto que uno encarna.

Ante esta nueva administración progresista, ¿cuál es el “qué hacer” de COMUNA?

Los cinco puntos que dieron origen a la existencia de COMUNA siguen vigentes: a) unificación de la izquierda consecuente ya que ésta sigue fragmentada; b) lucha por el programa histórico de liberación nacional y social ya que basta ver el programa pro-imperialista, neoliberal y fondomonetarista del gobierno, por lo que luchas tenemos para rato; c) nueva forma de hacer política con rotación y revocación, con eliminación de sublemas, el sub-lema está integrado a sectores de la izquierda consecuente (AP-IU) y debemos tratar y resolver esa contradicción; d) la lucha contra el imperialismo es indesligable de la lucha contra las tendencias oportunistas, conciliadoras y socialdemócratas en el movimiento popular, para nosotros no existe “el compañero Mujica y el compañero Astori”, y estos conceptos anidan en la izquierda consecuente, para nosotros son renegados de izquierda; e) el escenario principal de acumulación del proyecto político COMUNA reside en estar inserto e integrado a las luchas populares en un mutuo aprendizaje y en el marco de la independencia de clase y en eso estamos.

________________
Publicado en Construyendo N.37 - Diciembre 2009

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google