Arte y lucha de clases (II): ¿Que “lenguaje” o estética sirve a la lucha de los trabajadores?

Pintura: “Uruguay lleno de eucaliptos”- Tinta sobre tela - Autor Jorge Iannandrea - Llevada por los compañeros a la Primera Marcha del Puente Fray Bentos - Puerto Unzué.



“Pero el arte realista del siglo XIX, también es de clase, mas puramente capitalista, quizás, que este arte decadente del siglo XX, donde se transparenta la angustia del hombre enajenado. El capitalismo en cultura ha dado todo de sí y no queda de él sino el anuncio de un cadáver maloliente; en arte, su decadencia de hoy. Pero: ¿porqué pretender buscar en las formas congeladas del realismo socialista la única receta válida? No se puede oponer al realismo socialista “la libertad”, porque ésta no existe todavía, no existirá hasta el completo desarrollo de la sociedad nueva; pero no se pretenda condenar a todas las formas de arte posteriores a la primera mitad del siglo XX desde el trono pontificio del realismo a ultranza, pues se caería en un error proudhoniano de retorno al pasado, poniéndole camisa de fuerza a la expresión artística del hombre que nace y se construye hoy”. De “El libro verde olivo”- Ernesto “Che” Guevara (1965) – Páginas 131-32.

El “Futurismo” es una de las otras caras, otra expresión de esas fuerzas que se desatan a comienzos del siglo XX, en ese marco agitativo e incierto.

A posteriori, el fascismo italiano lo proclamará su propio arte; esto es como decir que el realismo sea por exclusiva del sovietismo o el expresionismo solo la negación del nazismo. Para establecer un juicio más parcial se debería decir que estas ocurrencias han sido otra cosa, imposiciones caprichosas en la historia. Sí se podría decir que tal corriente puede tener su matriz en tal década o tal período histórico (en tal marco social), como por ejemplo el Art Pop juega en el momento de la ola libertaria, o revolucionaria de los sesenta, con la guerra de Vietnam, Los Panteras Negras y los hippies en EEUU, la música beat, el desnudo como búsqueda de lo natural, pero de ahí a decir que esa corriente dirigía todo el movimiento y era de su exclusividad solo para el momento, no creo que sea así.
La expresión plástica y todo el movimiento en el Pop Art y luego en el Op Art y Arte Cinético, cobran carácter universal y atemporal.

Lo mismo decimos que trabajar hoy en el Pop Art tiene la misma validez y solidez como búsqueda de expresión y lenguaje que cualquier otra corriente, llámese Cubismo, Expresionismo, Impresionismo, Hiperrealismo, manifestación Cobra y todos los demás que le siguen. Y también el Futurismo. En particular aquella corriente creó maravillosas expresiones plásticas de intenso colorido y movimiento (buscaban atrapar la velocidad, a partir de la revolución del motor a explosión). Por ahí, para dar un mentís a la aseveración de fascismo a tal expresión, hay una excelente pintura de Balli, “Muerte de un anarquista”, que trata de enfrentamientos de los obreros con la policía en la Italia de principios de los novecientos. Además, los postulados que suelen referir son tan genéricos que perfectamente pueden ser bandera de otras políticas. Sucede casi similar con los manifiestos de todas esas corrientes de vanguardia de comienzos del siglo XX. La glorificación de la guerra y de la patria puede tener muchos contenidos de clase, en su esencia dos, o sirve a los explotadores para continuar su dominación o sirve al pueblo revolucionario para su liberación. Los revolucionarios nunca hicieron ninguna cambio en la historia (y aquí hacemos referencia a todos los revolucionarios de cada período histórico, desde los esclavos de la Roma imperial, los siervos y burgueses que emergen del feudalismo, hasta los proletarios que luchamos hoy día contra la dominación de éstos últimos y bregamos por su derrocamiento), sin guerras y derramamientos de sangre, aunque sea escalofriante pensarlo en frío, pero lo cierto es que en épocas de convulsiones, a la política siempre le sigue la guerra. Y por lo general, sino casi siempre la asociada a la palabra patria: Cromwell en 1645 apela a la guerra para establecer en su patria, Inglaterra, el parlamentarismo, cayendo en medio de esas luchas intestinas, la cabeza del propio rey; antecedente ilustrativo a poco mas de 100 años de distancia con la Revolución Francesa que sigue el mismo camino, en ríos de sangre y por la República, la nueva patria de los franceses. Y que fue sino la lucha antifascista en la II Guerra Mundial y la Gran Guerra Patria de la Unión Soviética agredida por las hordas asesinas del colosal aparato de guerra nazi.

Y sin ir más lejos ( hace cuatro abuelos atrás), las luchas del ancestral pueblo oriental, en la Patria Vieja, bajo la dirección del General Artigas, que desplegando 10 años de intensas guerras enfrentó a españoles, porteños y portugueses, en aras de esa “libertad” anticolonialista que “prosperaría” desde 1825 en adelante en la consolidación de límites, símbolos y gobierno ( lo típico de la concreción de un Estado Burgués cualquiera, en nuestro caso de “ tapón” del nuevo orden colonial en la región y burgués oligarca latifundista, ganadero, exportador, en lo local).

Es por demás interesante reproducir un pasaje del Manifiesto Futurista: “…11- Nosotros cantaremos a las grandes muchedumbres agitadas por el trabajo, por el placer o la revuelta, cantaremos a las marchas multicolores y polifónicas de las revoluciones en las capitales modernas….Desde Italia lanzamos al mundo este Manifiesto nuestro de violencia arrolladora e incendiaria, con el que fundamos hoy el Futurismo, porque queremos liberar a este país de su fétida gangrena de profesores, de arqueólogos, de cicerones y de anticuarios….”

…”Museos: ¡Absurdos mataderos de pintores y escultores que van matándose a golpes de colores y de líneas, a lo largo de paredes disputadas!…..”-1909.

Jorge Iannandrea es militante de COMUNA Mercedes (Soriano, ROU)

______________
Publicado en el Construyendo N.39 Abil-Mayo 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google