Las premoniciones de Germán Araújo a 17 años de su muerte

\"\"Declaración de la Comisión Unitaria Ejecutiva de COMUNA (Comisiones Unitarias Artiguistas Antiimperialistas) en su reunión ordinaria del jueves 11 de marzo, ante el aniversario de la muerte de José Germán.



A medida que va pasando el tiempo, la figura de “Germán” se diluye en el recuerdo del pueblo por la apatía de quienes conducen el progresismo, interesados en que su mensaje no perdure.

Pero desde las filas del pueblo, hay quienes mantenemos sus banderas, su espíritu crítico y su radicalismo ante las injusticias, y para nosotros José Germán Araujo se mantiene vivo y se agiganta ante los renunciamientos de los renegados de izquierda.

Nace el 2 de setiembre de 1938, en un hogar profundamente cristiano. Inicia en los Jesuitas su carrera sacerdotal, demostrando su vocación de servicio hacia los humildes. A los pocos años abandona la carrera sacerdotal, cofunda la “Unión Cívica” y las luchas de los años 70 lo llevan a posiciones de izquierda, ingresando al FA. Como periodista de la 30, convierte a la radio en un foco de resistencia contra la dictadura. Protagonista en la convocatoria del Plebiscito del 80, que liquidó las aspiraciones de continuismo de la dictadura. Senador electo en las elecciones de 1984 bajo el lema Democracia Avanzada, asume el apostolado de las denuncias de las violaciones de los derechos humanos de la dictadura, lo que le vale que los Partidos Tradicionales lo expulsen acusándolo de instigar desórdenes cuando se votó la Ley de Impunidad. Vuelve de la mano del pueblo a salir elegido en 1990 y fallece el 9 de marzo de 1993 víctima de una cruel enfermedad.

En diversas notas, después del triunfo frenteamplista en la Intendencia de Montevideo con Tabaré Vázquez, en los años previos a su muerte, denuncia los cambios que desnaturalizarían los objetivos y el programa fundacional del FA.

En un reportaje al Semanario Búsqueda, un mes antes de morirse, (4-2-93) manifiesta: “Estoy muy preocupado por el futuro del frente amplio”.

En ese reportaje acusa directamente a sus compañeros dirigentes del FA que están más preocupados por sus ambiciones personales que por los cambios prometidos y que han enviado señales al FMI para “pedir autorización” para gobernar el país.

Denuncia en el mismo reportaje, que los dirigentes del FA utilizan un discurso igual al del PGP, PDC y Julio Sanguinetti y los insta a que hagan un “acto de constricción” y que digan “nos hemos equivocado toda la vida”

“El frente corre el grave riesgo de perder su esencia”

¿Cómo observa el debate ideológico que se está procesando dentro del Frente Amplio y qué opina de las posturas que se han ido perfilando en su transcurso?
Estoy muy preocupado por el futuro del Frente Amplio porque veo que de continuar algunas líneas que vienen exponiéndose, el Frente corre el grave riesgo de perder su esencia. Yo concebí siempre al Frente Amplio como la fuerza de cambio de este país y es la última esperanza que nos va quedando. En ese sentido, nadie aguarda que un gobierno Colorado o uno del Partido Nacional pueda modificar esencialmente las cosas. Sin embargo, hay un cierto pragmatismo que está ganando a algunos compañeros del Frente y se está desestimando la posibilidad de promover un cambio profundo. Da la impresión que algunos compañeros están más preocupados por sus ambiciones personales que por los problemas colectivos.

“Da la impresión de que se están enviando mensajes al FMI para pedir autorización para gobernar el país”

¿A quién se está refiriendo?
Prefiero no dar nombres pero cuando se expone públicamente queda muy claro de quiénes se trata. La liberación se consigue, no se pide. Hoy da la impresión que se están enviando mensajes al Fondo Monetario Internacional para pedir autorización a efectos de poder gobernar este país. El Frente Amplio tendría que estar negociando con otras fuerzas políticas y sociales de América Latina para ver cómo es posible, con dignidad, enfrentarse al FMI.
Seregni siempre dijo que hay que negociar desde posiciones de fuerza. No me parece una posición de fuerza decir “vamos a pagarla”, “la deuda externa dejó de ser inmoral”, “debemos pagarla hasta él último peso”, esto es lo mismo que puede proponer un partido tradicional al que hemos criticado siempre por esa suerte de pragmatismo. Una de dos; o nos hemos equivocado y deberíamos reconocerlo diciendo que el Partido Nacional y el Partido Colorado hicieron lo que correspondía, o insistamos en lo que hemos dicho hasta ahora.

“Para aplicar este modelo prefiero mil veces que sigan los que están”

¿Pero esto está ocurriendo exclusivamente por las ambiciones personales de algunos dirigentes o es que los principales partidos del Frente Amplio abandonaron un rumbo que en su momento fue socialista e incursionaron ahora en otro más afín a la socialdemocracia?
Las dos cosas están presentes. Responde a ambiciones personales pero aquí hay una liviandad ideológica, eso es evidente. El hecho de que haya caído el socialismo real parece que ha cambiado la mente de muchos, creo que apresurados por el tiempo vital de esos compañeros, que se puede terminar. Algunos compañeros apostaron al socialismo real como queriendo vivir a expensas de otras sociedades. Algunos compañeros parece que dicen “este es mi tiempo y tiene que ser ahora”.
Pero digámoslo con claridad; para impulsar un programa socialdemócrata hay otros, a los que siempre hemos criticado, que tienen más experiencia que nosotros. Si no fuese el tiempo de llegar al gobierno es preferible mantener al Frente Amplio en la oposición como un componente del sistema democrático. ¡Ay de las fuerzas de oposición que quieren obtener el gobierno cediendo en absolutamente todo!. Me hace acordar a la frase bíblica: “vosotros sois la sal de la tierra, ¿si la sal se desvirtúa con qué se salará?”. Para aplicar este modelo prefiero mil veces que sigan los que han estado, antes que transformar al Frente y matar la esperanza de la gente.

“No se puede promover un discurso antagónico al que hemos tenido siempre”

¿Usted coincide entonces en que en el discurso del Frente Amplio hubo un acercamiento a posiciones de centro?
Yo dije alguna vez que no se puede hacer el mismo discurso del Partido por el Gobierno del Pueblo o del Partido Demócrata Cristiano sin comenzar por reconocer que tenían razón; hay compañeros del Frente Amplio que están repitiendo textualmente el discurso con el que discrepábamos, sin haber dicho antes “tenía razón Hugo Batalla” o “tenía razón Héctor Lescano”.
Y ahora habría que seguir diciendo tenía razón Sanguinetti y nos hemos equivocado, que mal lo hemos censurado. No se puede promover un discurso antagónico al que hemos tenido siempre. Antes de eso, por lo menos, en un acto de contrición, deberíamos decir que nos hemos equivocado a lo largo de nuestra vida. No se puede dar vuelta en una semana. ¿Ustedes pueden creer que haya una coincidencia histórica que determine que el Partido Comunista uruguayo muera la misma semana que el Partido Comunista de la Unión Soviética?

Hay dirigentes frentistas que sostienen que la actual estructura de la coalición no sirve para gobernar. ¿Qué opina?
Naturalmente que cualquier partido debe cambiar su estructura cuando llega al gobierno. Pero no en lo que refiere a los principios, que es lo que se está cambiando acá. Habría que repasar los discursos de hace unos años para ver cómo cambian los rumbos que se habían trazado. Hoy, cuando América Latina nos ve a los frentistas diciendo que la deuda externa hay que pagarla, ¿nos ve igual que ayer?

“La preocupación no es ganar solamente, es ganar para qué”

¿Aunque eso determine que el Frente Amplio no pudiera ganar?
Es que para mí la preocupación no es ganar solamente, es ganar para qué. Con esos peajes no, porque no estoy subyugado con la idea de ganar. Esto no es deporte, esto es la vida de los hombres, de seres humanos.

Si estuviera vivo Germán, no solamente cuestionaría las relaciones con el FMI y el pago de la deuda externa, cuestionaría los tratados de protección de inversiones, los tratados de libre comercio, la plaza financiera en lista negras o grises, los latifundios sojeros y madereros, la políticas de derechos humanos en las cárceles, la traición a la anulación de caducidad, los salarios y jubilaciones miserables, los renunciamientos y complicidades con el imperialismo.
Germán Araújo hubiera abandonado a los fariseos del templo, como no dudó en otros momentos de abandonar barcos que no llegaban a buen puerto.

GERMAN EN EL CORAZON DEL PUEBLO, GERMAN NOS ACOMPAÑA EN ESTA CRUZADA POR LA LIBERACION NACIONAL Y EL SOCIALISMO

COMUNA (Comisiones Unitarias Antiimperialistas Artiguistas)

______________
Publicado en el Construyendo N.39 Abil-Mayo 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google