Declaración sobre Cuba

\"\"“SERA QUE LA NECEDAD PARIO CONMIGO,
LA NECEDAD DE LO QUE HOY RESULTA NECIO,
LA NECEDAD DE ASUMIR AL ENEMIGO,
LA NECEDAD DE VIVIR SIN TENER PRECIO”
Silvio Rodríguez



La revolución cubana ha sido atacada de todas las formas posibles durante los 51 años que lleva resistiendo.

Esta vez se retoma el intento de desacreditar el proceso que está llevando el pueblo cubano a partir de la muerte de un preso común, que la reacción gusana reivindica como político.
No es esta la primera vez que el imperialismo hipócritamente ataca a la revolución cubana usando la excusa de la defensa de los derechos humanos y la defensa de las libertades democráticas.

Resulta casi innecesario, por lo conocido del tema, reiterar los atroces crímenes de los imperialismos norteamericano y europeo en todo el mundo. Basta señalar que en el propio territorio cubano el gobierno del actual Premio Nobel de la paz (nombrado en otro acto de sublime hipocresía) mantiene el antro de torturas más famoso del mundo en la base de Guantánamo.

Durante años, mientras asesinaba, torturaba, violaba y destruía poblaciones enteras, el imperialismo se ha rasgado las vestiduras cada vez que algún elemento de la reacción gusana era enfrentado por la revolución.

Es este mismo imperialismo yanqui que ha financiado durante décadas atentados terroristas contra el pueblo cubano, que mantiene presos desde hace años a cinco patriotas cubanos cuyo único crimen fue el de intentar detener los ataques terroristas que el gobierno de EEUU descarga contra su pueblo, el que pretende ser hoy el vocero de los derechos humanos.

Es este gobierno que ha aprobado el mayor presupuesto militar de la historia, el que pretende tener derecho moral para juzgar a un pueblo como el cubano que ha dado ejemplo de solidaridad en todos los rincones del mundo. Es ese mismo gobierno yanqui que sigue masacrando a los pueblos de Irak, de Afganistán, que despliega cobardemente sus tropas en Haití, aprovechando el caos desatado por el reciente terremoto, que despliega sus tropas en Colombia, con la complicidad del asesino Uribe, que ha lanzado contra los pueblos de Latinoamérica su Cuarta Flota, con capacidad de fuego suficiente para reducir a polvo todo el planeta.

Es ese gobierno el que se pretende arrogar el derecho de juzgar al pueblo cubano y su proceso revolucionario, cuyo pecado ha sido el de no doblegarse nunca ante la prepotencia de la mayor potencia militar del planeta.

Es también el imperialismo europeo, competidor del yanqui pero cómplice suyo en el subyugamiento de los pueblos, el que levanta su voz para condenar al pueblo cubano. Al igual que el yanqui casi no vale la pena responderles, todos los pueblos del planeta conocen quienes son realmente.

Pero ante la muerte por suicidio de un preso en una cárcel cubana no solo se han alzado esta vez las voces del imperio, sino que se han lanzado las condenas, o lo que es peor, las miradas al costado, los intentos de no tomar posición, la búsqueda de zafar del compromiso, por parte de los supuestos progresistas, de los ex izquierdistas, que hoy ocupan varios gobiernos de Latinoamérica.

Esas voces no pueden dejar de ser contestadas y esa traición no puede dejar de ser señalada. Porque esas fuerzas aun son identificadas por enormes masas populares como portadoras de posibilidades de cambio y libertad.

Frente a esas posiciones timoratas, oportunistas, traidoras, de partidos y organizaciones políticas que ayer recibieron la generosa ayuda del pueblo cubano, cuando empuñaron las armas defendiendo un programa antiimperialista y que hoy se arrastran como gusanos rogando por los favores de los emisarios del imperio, como el Frente Amplio de Uruguay; levantamos la posición clara y firme de quienes reivindicamos la vigencia y la continuidad de la tradición de heroica lucha de los pueblos latinoamericanos y del ideario de Artigas, de Martí, del Comandante Guevara, de levantar sin pausa un grito de guerra contra el imperialismo y tender una mano generosa al hermano explotado que lucha en cualquier rincón de nuestra América y de nuestro mundo.

Porque en las horas más difíciles es donde se ven los verdaderos hermanos y se muestran los traidores, expresamos nuestra más profunda solidaridad con el proceso revolucionario cubano ante el intento de desprestigiarlo que están llevando adelante el imperio y sus cipayos.

Apoyamos incondicionalmente a la revolución cubana en su heroica resistencia ante el imperialismo

Repudiamos al imperialismo yanqui y sus cómplices de turno.

Repudiamos a la contra reacción gusana terrorista e hipócrita

Por la unidad de los pueblos que luchan por su libertad

Salud pueblo de Cuba. Hasta la victoria siempre.

Jueves, 25 de marzo de 2010

COMUNA (Comisiones Unitarias Antiimperialistas Artiguistas)

______________
Publicado en el Construyendo N.39 Abil-Mayo 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google