Argentina: Análisis de situación política. Mayo 2010



Decíamos, en el número anterior de Voz Rebelde, que desde el gobierno peronista -y hasta de la otrora combativa Hebe de Bonafini- se nos quiere hacer creer que hoy el pago de la deuda externa es una cuestión progresista, casi antiimperialista y hasta revolucionaria.

Pero no sólo el gobierno y los progres de izquierda acuerdan en esto, también la llamada “oposición”, para quienes el cumplimiento con los fondos buitres es una “cuestión de honor”. Todos, oficialismo y oposición, han reflotado las palabras de uno de los próceres de la oligarquía vernácula: don Nicolás Avellaneda, quien hace más de un siglo dijera que había que “honrar” la deuda sobre el hambre y la sed de los argentinos.

Lo único que separa al gobierno de la oposición es el 2011, o sea, quien se alza con el manejo de los cuantiosos fondos públicos. Ello queda claro cada vez que se cruzan con chicanas, donde se enrostran las distintas medidas que uno y otros apoyaron, pero que en conjunto sirvieron -siempre- a los mismos beneficiarios: los grandes monopolios de la industria como del agro o las finanzas.

Mientras el gobierno le recordaba a los radicales que estaban pagando la deuda que ellos habían generado y que el uso de reservas era para no repetir las medidas implementadas por el gobierno de De la Rúa: baja de salarios en la administración pública, en jubilaciones y pensiones, racionalización y desocupación, etc; el radicalismo daba lectura a un decreto -disponiendo las mismas medidas- del gobierno de Santa Cruz cuando el gobernador era N. Kirchner. Y, recordaba, que el miembro informante en el Parlamento Nacional para la privatización de YPF era: Oscar Parrilli!!, el actual Secretario de la Presidencia.

Sólo una cuestión de fondos

Que la pelea es sólo una cuestión “política”, o sea, de quien maneja los cuantiosos fondos públicos y no la expresión de intereses económicos de alguna de las fracciones de las clases dominantes lo señala el fracaso del intento de la Iglesia por producir -bajo la máscara del bicentenario- un documento crítico del gobierno firmado por los empresarios, los sindicatos, las ONGs y las diversas congregaciones religiosas.

De todo ese conglomerado, lo más significativo ha sido la renuencia de las Cámaras empresariales a firmarlo. Se negaron al documento la UIA, AEA, ADEBA y, hasta la Mesa de Enlace!!

Es que no podía ser de otro modo por dos motivos: el primero, que pocas veces la burguesía obtuvo la rentabilidad que hoy goza; y, segundo, que la “oposición” es un mamarracho que no les da garantía de nada.

Por supuesto, el grupo Clarín salió a batir el parche de que el documento no se firmaba por el miedo de los pobres empresarios a las represalias del poder. Justamente ellos, que son el verdadero poder.

La realidad es otra. La no firma de ese documento es totalmente congruente con los resultados de la reunión en Olivos, hace un mes, entre la cúpula patronal y Cristina Fernández, como con los pronunciamientos de aquella sobre el canje de deuda.
Y si algo faltaba para coronar los reclamos de la gran burguesía, ahí está la “libertad” para ajustar precios, ya sin la molesta intervención de Moreno. De hecho, el aumento de la canasta básica ronda una tasa del 30 y pico por ciento, con rubros -como la carne- que aumentó un 100% en estos cuatro meses sin que se moleste a ningún supermercado, matarife o consignatario.

La tasa del 25% (aceptada por todos) surge de promediar rubros como los alimentos con otros como el whisky, o perfumes y ropas de marca, que apenas aumentaron un 20%.

Pagando, ¿habrá desarrollo?

Decíamos también en el pasado Voz Rebelde, que no había ningún motivo para considerar (desde un punto de vista burgués, incluso) que el pago a los bonistas solucionaría las cosas. Que pagando la deuda habrá crecimiento económico y trabajo.

Para ello nos remitíamos a la situación económica internacional, en particular la de los países europeos como Grecia, España, Irlanda y Portugal, al borde del default. También hacíamos mención a que ese posible default encontraría a los bancos privados -como a los bancos centrales- prácticamente quebrados, por lo cual destinar reservas con la creencia de que vendrán créditos blandos e inversiones es como bailar con una copa de champán en la cubierta del Titanic.

Que por ello, y repetimos, desde un punto de vista burgués, lo más aconsejable es no pagar y hasta declarar el default. Pues pagando es muy posible que el país se encuentre sin préstamos, sin inversiones y sin reservas!!

Mencionábamos para ilustrar esta situación lo acaecido en Uruguay, donde Mujica convocó a todo el empresariado del cono sur para asegurarle que no pondrá límites a la explotación, ni al giro de ganancias, ni a los orígenes de los capitales, etc, etc. Que las únicas limitaciones serán a la clase obrera y el pueblo, a sus condiciones de vida, y a la soberanía nacional.

Pero ni aún así logró capitales para la licitación de una terminal de contenedores en el puerto de Montevideo.

Aquí, en Argentina, a pesar del boom de la industria automotriz éstas acaban de anunciar que no darán más empleo.

En el primer trimestre de este año las ventas en el mercado interno crecieron un 79% respeto a igual período del año pasado. Pero las empresas tienen como estrategia aumentar la tasa de explotación, la que en este primer trimestre aumentó un 39%!!, de allí que ninguna de las automotrices plantee volver a instalar el tercer turno.

El boom de ventas

No sólo el rubro automotor vive el boom. También el rubro viviendas y electrodomésticos. El gobierno lo presenta como que estamos frente a una política de desarrollo. También aquí la realidad es otra muy distinta. Primero, quienes son los sectores que pueden comprar autos, casas o televisores LCD; sin ninguna duda los sectores medios con recursos excedentes.
Porqué lo invierten?, sencillamente porque frente a una inflación del 25% promedio, con un dólar planchado y calculado para diciembre a $4,10/ $4,20 y con plazos fijos en pesos a tasa de un 9% significa una pérdida de poder adquisitivo de entre 18 y 20%. Ese es el motivo del boom.

“El salto de la demanda tiene por principal motor al atesoramiento (por parte de sectores burgueses) de alrededor de 45 mil millones de dólares entre el cuarto trimestre de 2007 y el tercero de 2009, que ahora, ante las perspectivas inflacionarias y el dólar quieto, se vuelca a durables”, sostiene el ex Secretario de Industria Dante Sica. (Perfil, 11/04)

Perspectivas

De crisis, aunque no ya en forma inmediata, sino dentro de varios meses pues la inflación -ante un dólar planchado y tasas de interés bajas- está generando un circuito de gasto que, en un primer momento, hace que la economía se mueva. Aunque el default, de España en particular, puede quebrar esta línea casi inmediatamente.

Por otro lado, la clase obrera y demás sectores populares -en particular los trabajadores en negro, los jubilados como los desocupados- están viendo caer estrepitosamente su ya magro nivel de vida, mientras los subsidios no acompañarán el ritmo inflacionario, ya que implica un reparto de los ingresos que los capitalistas han mostrado no aceptar por lo que aumentará la espiral inflacionaria.

Un aumento “brusco” del dólar significaría una huida en masa a los plazos fijos y el fin del boom consumista clase mediero; pero tampoco es sostenible indefinidamente el retraso del dólar, pues lleva nuevamente al 1 a 1 (medido en dólares) con lo cual los bienes exportables pierden competitividad. De allí el reclamo que comienza a sentirse de una adecuación del dólar.

Este panorama implica en lo inmediato un resurgimiento de la lucha por la distribución del ingreso. En este sentido el gobierno viene impulsando aumentos salariales por 6 meses y paritarias recién allí, cuando esté más claro el panorama. De lograr controlar la inflación las paritarias no significarán mayores problemas, pero de no ser así el panorama cambiará notablemente.

Al igual que en el 2001, el gran déficit político es la falta de un Partido Revolucionario de la clase trabajadora capaz de levantar una alternativa de poder obrero y socialista, como un centro coordinador capaz de unir a todos los activistas y luchadores, sean éstos políticos, sindicales, sociales, barriales, de DD.HH., ecologistas, etc, capaz de debatir y ejecutar una salida independiente de la de la burguesía.

FAR, Frente de Acción Revolucionaria (Argentina)

______________
Publicado en el Construyendo N.39 Abil-Mayo 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google