La Conciencia de Clase

“La conciencia de clase se entiende como un saber objetivo en una situación concreta, que se vincula a la posición que cada clase ocupa en la producción y apropiación de la riqueza en un momento determinado de la historia. Dicha expresión para el proletariado constituye el valor más claro en cuanto a la necesidad de entenderse a sí como sujeto histórico víctima de la explotación y de la alienación económica que separa al proletariado de los medios de producción necesarios para su subsistencia y los obliga a vender su fuerza de trabajo en condiciones desventajosas a la clase que los oprime, la burguesía.”



¿Qué es la conciencia de clase, es espontánea? ¿Para que nos sirve?

A menudo la gente la nombra, la reclama e increpa, pero pocos parecen conocer más allá de lo que su sentido común le indica sobre este primordial elemento para la emancipación del proletariado. Y precisamente, la falta de ella es un elemento a favor del empresariado, que se escuda en dicha falencia para engañar a las masas con idioteces como: Democracia social, la patria es de todos o el país necesita el esfuerzo conjunto de nuestros burgueses y de los “agradecidos” trabajadores que reciben el empleo ofrecido. Precisamente, la economía política marxista es la base científica de la conciencia, que permite a la clase obrera entender de manera objetiva el real funcionamiento del sistema capitalista. Es decir, develar objetivamente las formas de explotación de una clase social contra otra. Y de allí, expresar con claridad las posibilidades de emancipación y construcción de una sociedad donde la planificación consiente de los recursos, sirva para la satisfacción de las necesidades de todos los que laboran. La conciencia de clase amerita de este conocer marxista para reconocerse a sí misma.

La conciencia de clase no surge del espontaneísmo

Dicha significación se suele confundir con la conciencia individual o una media de las conciencias de los individuos de una clase en una situación determinada, esto es incorrecto. Peor aún, el espotaneísmo no pierde oportunidad para reclamar que la conciencia de clase es inherente al ser, o que en el mejor de los casos repiten fruslerías como: “se aprende haciendo” o “se inventa en el camino”. Por ello, más que nunca, la Conciencia de clases, necesita de investigaciones científicas marxistas que traten de explicar la esencia de nuestra realidad. Así como la propagación extensiva de dichos estudios en las bases, cuya explotación objetivamente les sustrae el tiempo necesario para entender la sociedad de una manera distinta a lo que los explotadores desean. Claro, Lenin decía que a la clase en su conjunto, una gota de experiencia revolucionaria la conciencia más que una tonelada de literatura marxista. Sin embargo, eso es para la clase en general, la necesidad de construir amerita de un conocer profundo de la sociedad que anhelamos transformar, sin ello, estaríamos manejando un autobús a ciegas.

La conciencia de clases es:
La conciencia de clase se entiende como un saber objetivo en una situación concreta, que se vincula a la posición que cada clase ocupa en la producción y apropiación de la riqueza en un momento determinado de la historia. Dicha expresión para el proletariado constituye el valor más claro en cuanto a la necesidad de entenderse a sí como sujeto histórico víctima de la explotación y de la alienación económica que separa al proletariado de los medios de producción necesarios para su subsistencia y los obliga a vender su fuerza de trabajo en condiciones desventajosas a la clase que los oprime, la burguesía.

¿Se puede desarrollar conciencia de clase sin darnos cuenta?

Una conciencia puramente reivindicativa, pro-caudillesca y conciliadora con sus victimarios e incluso aparentes aliados no sólo es fruto de la inmadurez de las condiciones objetivas para la revolución, ya que ellas de por sí jamás generaran de forma automática la conciencia de clase. Es deber de la vanguardia del partido de la clase obrera que defiende y se identifica con los intereses más profundos y sentidos de la clase que labora, introducir y colaborar con el florecimiento de la ciencia marxista en los trabajadores, la cuál es la única realmente consecuente con la defensa y desarrollo del quehacer verdaderamente socialista Revolucionario.

Manuel Sutherland, Coordinador de Formación de la Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM)

______________
Publicado en el Construyendo N.39 Abil-Mayo 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google