28 de agosto de 1994 – Plebiscito de la Mini-Reforma

COMUNA ::
08.Sep.10 :: General

16 ANIVERSARIO DE UNA AUTENTICA VICTORIA POPULAR



La mini-reforma fue impulsada por todos los partidos políticos (Partido Nacional, Partido Colorado y Frente Amplio). Sustancialmente habilitaba el voto cruzado en lo departamental con lo nacional, con la excusa de la supuesta “libertad del votante” pero lo que se buscaba era alquimias electorales para perpetuarse en el gobierno, donde se vota a candidatos y no a programas y se buscaba una remuneración para los ediles, camino que el progresismo en sus administraciones ha impulsado con cargos de privilegio (asesores, jerarcas, alcaldes).
La mini-reforma fue un proyecto elaborado por Gonzalo Aguirre donde se intentaba privatizar los entes, se privatizaba la seguridad social, se eliminaban derechos sindicales y se consolidaban decretos liberticidas de la dictadura terrorista de estado.
En esa oportunidad el pueblo supo enfrentar todas las presiones de los líderes políticos (Sanguinetti, Batalla, Lacalle, Aguirre, Seregni y Vázquez) y se pronunció negativamente.
El respaldo de las fuerzas progresistas a la Mini-reforma preconizaba el viraje de desmantelamiento programático que los llevó en la actualidad a ser un gobierno neoliberal, fondomonetarista y continuista, impulsando en la actualidad la Reforma del Estado, la “madre de todas las reformas”, materia pendiente de Tabaré Vázquez, firmada en la Carta de Intención con el FMI el 8 de junio del 2005 y que Mujica con su doble discurso que lo caracteriza, enmascara el condicionamiento imperialista, descalificando al empleado público, descalificando la histórica lucha de los trabajadores por reducción de la jornada laboral, educando acerca de la “eficiencia del capital privado”, en una de las mayores crisis del sistema capitalista que reafirma el agotamiento de un sistema económico caduco.
Como otrora, en el caso de la Mini-reforma. Los partidos políticos burgueses (Partido Nacional, Partido Colorado, Frente Amplio, Partido Independiente) una vez más se unen para ofrecer a la ciudadanía una sola alternativa el continuismo de una política económica-social neoliberal, profundamente antipopular.

Nuestro pueblo tiene sobradas razones para rechazar y enfrentar los acuerdos de la “Unidad Nacional” y que también tiene antecedentes de conciencia y lucha para superar la hipocresía y el engaño, y les quitará el respaldo más temprano que tarde a quienes, aspirando al dominio del estado, mantienen políticas pro-imperialistas de explotación, opresión y miseria.

COMUNA

————————–
Publicado en el Construyendo N.40 AGOSTO-SETIEMBRE 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google