Entrevista a Patricia, una de las ex trabajadoras de la empresa Riloman que se encuentran en conflicto con la Directiva de AEBU

“Ellos pueden manejar los intereses económicos, pero no pueden manejar nuestra dignidad y nunca pudieron con eso”



CONSTRUYENDO:
Patricia, contanos como llegan ustedes a la situación actual

PATRICIA:
Nosotras, como decía la proclama que leímos en el acto del PIT-CNT del 19 de agosto, estamos desde el 2006 con una expectativa de trabajo sin una solución y ya hoy nadie se acuerda de las ex trabajadoras de Riloman, que llegamos a ser unas 300 en todo el país. Éramos una colateral del Banco de Crédito y cuando se hacen las negociaciones para la liquidación del Banco no fuimos tenidas en cuenta, sabemos que pertenecíamos al grupo Moon pero nunca aparecieron dueños.
Estuvimos tres años haciendo cobranzas en la empresa y la empresa fue comiendo su dinero, ahí fue que después de tres años pasamos a seguro de paro.
Respecto a eso hay algo que nos llama poderosamente la atención y nos preguntamos de por qué el gobierno nos firma siete veces la extensión del seguro de paro, algo que nunca se había hecho ¿Porqué lo hace? ¿A quién cubre?

Porque siempre nos llamo la atención a nosotras, pero nos decían que estábamos con el “mejor sindicato”. Teníamos esa película que nos hacían de que “están con AEBU, AEBU para el país cuando quiera” y hoy vemos que fuimos utilizadas, utilizadas por el tema de que saliera lo de la Cooperativa Bancaria, que salió con las manitos alzadas de las ex Riloman porque si no, no salía aprobado, y otra cantidad de malas experiencias que tuvimos, porque en base a todos los reclamos que empezamos a hacer, cuando empezamos a darnos cuenta cómo era la cosa, se nos puso mucha gente en contra

CONSTRUYENDO:
¿Cómo se llega al conflicto?

PATRICIA:
La historia del conflicto es que fuimos directamente al PIT CNT porque no teníamos medios de cómo llegar a nuestros compañeros de AEBU ni reclamando la asamblea como lo hicimos.
Las pocas veces que pudimos hablar con la gente del seccional siempre fue por parte de ellos con un tono agraviante hacia nosotras, o sea que no nos respetaban ni como mujeres y menos aun como compañeras de sindicato.
Es así que decidimos ir todas buscando un apoyo realmente porque veíamos que estábamos en medio de la nada, olvidadas desde el 2002, veíamos que habían acomodado a las compañeras que eran afines a la lista 98, como siempre hacemos la salvedad, y eso nos dio pie a decir basta de injusticias.
No dábamos más, porque con nuestros sueldos menguados, estábamos en esa situación odiosa de estar esperando de otros. Nosotras siempre trabajamos, nunca pensábamos que íbamos a estar en esta situación que te da bronca porque ves como los demás trabajan, tienen su licencia, sus vacaciones y nosotras no, tenemos que salir a vender ropa, a recorrer puerta a puerta, eso mas allá de que estemos haciendo una actividad laboral, es denigrante porque si esta gente nos ofreció otra oportunidad, porque esta todo lindo que te lleven a AEBU y que te muestren la piscina y que te muestren el comedor, y está todo muy lindo, pero nosotras estamos en una situación muy por debajo de eso. Nosotros cuando teníamos un trabajo teníamos una calidad de vida muy superior a la de ahora, teníamos acceso a un montón de cosas para nuestras familias que después tuvimos que ir cortando porque la plata no daba.
En definitiva, lo que yo quiero resaltar es el maltrato que recibimos acá en la seccional y los acomodos que se dieron.

CONSTRUYENDO:
Contanos como se llega a la medida de ocupar el local sindical de AEBU:
PATRICIA:
El viernes 20 de agosto, al otro día del acto del PIT-CNT, el presidente de la seccional nos echa porque leímos la proclama, y dijo que era de público conocimiento y no nos quiso firmar nada porque nos echaba. Entonces nosotras, entendiendo que salir de ahí y dejar, como nos dijo el presidente la cooperativa Martin Erniaga, las maquinas funcionando y cerrar la puerta y retirarnos, era hacer abandono del trabajo, no lo hicimos. Por eso cumplimos nuestro horario hasta las 18 horas y el lunes cuando nos presentamos nos habían cambiado la cerradura, es por eso que ocupamos. Porque más que nada fue un acto de rebeldía ante la cobardía de estos sindicalistas que nos usaron todos estos años y hoy lo único que saben decirnos es que vamos a ser enjuiciadas y que probablemente vamos a ser echadas del sindicato.

Hoy por hoy lo que más cabe resaltar es que fue un hecho histórico la ocupación de un local sindical, para ellos dicen que forma parte de la historia negra del sindicato, se podrá estar de acuerdo o no con esto, pero lo que si destacamos es que nos dejaron abandonadas treinta y tres días a nuestra suerte y apostando a nuestro desgaste y haciendo que el cantinero (que tiene la concesión de la cantina del local de AEBU en Salto) después de treinta días, se presentara a hacer una acción de amparo contra nosotras, lo que les salió el tiro por la culata, porque la jueza declara que no tiene competencia, ya que el no es un empleado sino un comerciante y que no corresponde la acción de amparo y que las ocupantes estaban amparadas por derechos constitucionales.

De todas maneras, cuando sale la sentencia, nosotras ya habíamos desocupado porque consideramos que vamos a seguir la lucha por fuera, porque ya no tenía un fundamento claro estar ahí, porque lo que nosotros queríamos era que todo el mundo supiera la situación en que estamos más de 100 trabajadoras en todo el país, y que si bien no logramos hasta ahora que las compañeras se animen, porque hay un gran miedo en ellas y ellos se han preocupado con gran interés en mantener ese miedo, y nosotras lo pudimos palpar en la asamblea que ellos citaron para el 18 del mes pasado, una asamblea a la que no fuimos invitadas, pero igual logramos concurrir, y vimos allí como estos oscuros personajes se desenvolvían en la asamblea, caminando a ambos lados de donde se encontraban las compañeras, intimidando a las compañeras porque todas sabemos que hoy por hoy es AEBU el que nos paga el sueldo.

Una cosa que nos queda es algo que todos los compañeros que nos hicieron llegar su solidaridad, ya sea trayéndonos un surtido, o haciéndonos el aguante estando un par de horas tomando mate y charlando, siempre nos decían: la solidaridad no se cobra ni se agradece, se retribuye en su momento, y hoy nuestro sindicato actúa de manera vergonzosa porque lo primero que salieron a decir es que le mordimos la mano al que nos dio de comer. Estos señores que les quede muy claro que si nosotros comemos no es gracias a los míseros pesos que nos han dado en este tiempo, que nosotros sabemos muy bien como ganarnos el pan y que sin ir más lejos la gente hoy nos para por la calle no puede creer como estamos, es vergonzoso que un sindicato este actuando de esta manera con sus propios compañeros.

CONSTRUYENDO:
¿Cuál es la situación después de levantada la ocupación?
PATRICIA:
Nosotras, sin pensarlo casi, empezamos un camino, un camino en la lucha que no lo habíamos pensado, que hoy uno mira para atrás y ve el camino recorrido y te engrandece, a pesar que no vimos los frutos, porque tenemos todos los caminos trancados porque, por ejemplo, estamos denunciando que en la DINATRA desde el 20 de setiembre se mando, a través del Ministerio, una nota por nuestra abogada pidiendo una audiencia y hasta el día de hoy no tenemos una fecha, lo que es vergonzoso. Tenemos también la instancia en el Legislativo que fuimos citadas por el senador colorado Bistolfi y por Pablo Iturralde, blanco, que es lo que llama poderosamente la atención que sean los legisladores de los partidos tradicionales los que nos estén llamando para la subcomisión de trabajo, donde el presidente es nada menos que Luis Puig ex sindicalista y legislador por el FA y que ahora dice que el tema nuestro ya se resolvió por la asamblea sindical que se hizo en Montevideo. Es tan desgastante ver que la gente a la que uno le dio el voto es la que hoy tira para atrás.

Por otro lado, el martes 12 vinieron los cinco miembros de Consejo de Disciplina a tomarnos declaraciones acerca de porque habíamos hecho la proclama y porque habíamos hecho la ocupación.

A veces cuando nos critican diciendo que lo nuestro es el mundo al revés, para nosotros es casi un chiste, porque para nosotras que tu compañera te joda con la cuota sindical, vaya que es el mundo al revés, que el presidente del seccional nos eche a la calle y que nos diga que no pongamos nunca más el pie en el sindicato porque no somos bienvenidas, vaya que es el mundo al revés.

Ellos pueden manejar los intereses económicos, pero no pueden manejar nuestra dignidad y nunca pudieron con eso, pienso que han perdido mucho más que nosotras y lo van a seguir haciendo porque estoy segura que en el Consejo Central, a partir del Consejo de Disciplina, que no va a ser imparcial, ellos van a tomar una medida ejemplarizante, para que nuestras compañeras sigan teniendo miedo, pero el tiempo los juzgara, la historia los juzgara, esta mancha no se la sacan nunca más.

————————————————
Publicado en CONSTRUYENDO N°41. Octubre-Noviembre 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google