La Deuda Publica en los nuevos tratados bilaterales del SXXI


Ante el “reconocimiento” de nuevos actores -empresas - con capacidad para llevar a juicio a los Estados Nacionales, debemos agregar a la práctica internacional comercial y financiera los nuevos tratados internacionales (bilaterales, regionales y multilaterales) especialmente a partir del año 2004.

Las “nuevas generaciones” de tratados internacionales de libre comercio, o de promoción y protección de inversiones, incorporan en forma expresa en los capítulos de inversión cubierta los documentos de deuda pública externa e interna (principalmente bonos y letras, de emisiones globales y locales).

El tratado de promoción y protección de inversiones recíprocas Estados Unidos–Uruguay, fue el primero de un nuevo modelo más perfeccionado.

Estos instrumentos jurídicos limitan la soberanía e independencia de los Estados, incluyen los títulos de deuda externa como inversión cubierta, amparada en estos tratados, y la posibilidad de los inversores para demandar a los Estados ante uno de los organismos del Banco Mundial (CIADI).

EL MITO DEL MANEJO DE LA DEUDA SOBERANA, Y EL “MECANISMO PARA LA REESTRUCTURACIÓN DE LA DEUDA SOBERANA”

Propuestos por el Fondo Monetario Internacional durante 2001 a 2003, quedan desvirtuados en las definiciones, términos y alcances de estos tratados, como el de: “demandante”; “inversión cubierta”; “inversión”.

La inversión puede adoptar diversas formas, a saber:
(a) “una empresa; (b) acciones, capital y otras formas de participación en el patrimonio de una empresa; (c) bonos, obligaciones, otros instrumentos de deuda y préstamos; (d) futuros, opciones y otros derivados”

“Anexo G Reestructuración de Deuda Soberana
1. Ninguna reclamación en el sentido de que una reestructuración de un instrumento de deuda emitido por Uruguay viola una obligación bajo los Artículos 5 a 10 podrá someterse a arbitraje (…) un inversor de los Estados Unidos no podrá someter una reclamación conforme a la Sección B alegando que una reestructuración de deuda emitida por Uruguay… a menos que hayan transcurrido 270 días de la fecha en que se generaron los eventos que dan origen a la reclamación.”

Éste último párrafo constituye una válvula de escape o condición jurídica (transcurridos 270 días), para aplicar las reglas del arbitraje, ante una reestructuración de la deuda externa soberana por parte de un Estado. Por lo cual una decisión soberana de un Estado queda supeditada a los intereses de un particular extranjero, que puede demandar a un Estado ante el mecanismo de arbitraje privado del Banco Mundial.-

Estos nuevos marcos jurídicos posibilitan que sujetos de derecho privado, empresas, accionistas no controlantes y minoritarios, puedan acudir a los tribunales - ius standi - a los efectos de demandar a los Estados por diferencias o afectación de su tasa de ganancia, variación de intereses, retraso de pago de dividendos, etc.
Sin embargo, esos sujetos de derechos no pueden ser demandados por los Estados nacionales o sus nacionales; es decir se otorgaron derechos, capacidades, potestades e inmunidades sólo para los “inversores”.
Además, la jurisdicción establecida en estos tratados es la que establece el “Convenio (“Centro”) Internacional sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de otros Estados” – celebrado en Washington el 18/3/1965 (conocido por la sigla CIADI, y es uno de los organismos que integran el Banco Mundial).

Esta es una primera aproximación sobre los alcances y los riesgos del endeudamiento público (externo e interno) a escala planetaria - global siguiendo una matriz de expoliación de recursos, de bienes tangibles e intangibles, pero también de una mercantilización de los seres humanos.
Ante ello invitamos a asumir el compromiso de ir develando aquellos mecanismos de dominación de un sistema injusto, inhumano, destructor, que permanecen ocultos, in - visibilizados desde los centros de poder global.
Con la finalidad de investigar los endeudamientos públicos (“saqueos”), iniciando procesos judiciales a los efectos de responsabilizar a los culpables y obtener las reparaciones correspondientes.-

Dr. Ramiro Chimuris Sosa
ramirochimuris@gmail.com

————————————————
Publicado en CONSTRUYENDO N°41. Octubre-Noviembre 2010

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google