Se le rompieron las patas a la mesa (”representativa”)


Los maestros dijimos ¡basta!…

Desde hace mucho tiempo, los maestros venimos reclamando salario más justo para quienes educamos a los hijos del pueblo. Variadas han sido las instancias y formas en que salimos a reclamar nuestros derechos frente a todos los gobiernos de turno. Frente a este también, porque van tres años y nada ha cambiado. Nuestro sindicato también dio un giro en estos días, porque los maestros de abajo, los de todos los días, decidieron que es momento de fortalecernos y dar la lucha.

En diciembre, enero y febrero hubo movilizaciones que colocaron a las jubilaciones en la mesa, pero solo se enteraron de esas movilizaciones quienes estaban en el “círculo de confianza” de los convocantes o en la lista de mensajes de texto. Los que no estaban comprendidos en alguna de esas modalidades, lo miraban por la tele.

Pero llegó el día que se dijo basta. Basta de dirigentes que llaman a paros por hojas donde no hay posibilidad de discusión, basta de resoluciones de las que se enteran unos pocos o a destiempo, basta de negociaciones sin ponernos de cara la gente. Ese día fue el jueves 28 de febrero.

En asamblea permanente

A las 19 hs. fue convocada la asamblea y una vez más no tenía quórum, pero estábamos 300 personas. No es un número menor, nada menor, si tenemos presente que durante muchísimo tiempo las asambleas apenas superaban las 100 personas y eran una suerte de secretariado ampliado. Sin embargo, en esa caliente asamblea se analizaron y se discutieron los más variados temas. La situación en la que están los maestros jubilados y los prontos a jubilarse ($5000), la situación del país en general, el miserable aumento recibido que no recupera nada de lo perdido ni compensa el aumento del costo de vida. La partida de 22 millones de dólares de los ministerios que aún no ha sido volcada a la educación, las partidas de $ 700 promedio que recibieron algunos maestros por asistencias, el deplorable estado de las escuelas, las cifras macroecónomicas que no se reflejan en los magrísimos salarios del pueblo, etc.

También se analizó la situación de los sindicatos de la enseñanza. La FUM (TEP), federación que nuclea las filiales de ADEMU de todo el país, había mandatado a las filiales a no realizar movilizaciones en el mes de marzo violando la autonomía de las filiales. Por otro lado ADEMU Durazno se había declaro en conflicto. Días antes, ADEMU Canelones estaba pensando parar el día lunes 3 de marzo. La situación analizada ameritaba no amenazar más: declararse en conflicto y realizar un paro el lunes 3 de marzo. Así lo expresaron las voces y las manos alzadas de los maestros que pudieron estar allí bajo la lluvia.

Pero… el Secretariado de Ademu si bien acepta la declaración de conflicto… le vota en la cara a los maestros el inicio de clases el lunes, desoyendo la voluntad del paro. Esa votación fue de 5 a 2. Y es que los conflictos de los papeles parecen que son más fáciles de llevar para la burocracia sindical. Pero esa actitud les costó carísimo, porque la asamblea a pleno comenzó a aplaudir y gritar “QUE SE VAYAN” y eso hicieron. Actitud cobarde si las hay. Un gran enojo e indignación se apoderó de la gente, que comenzó a juntar firmas junto con representantes de la lista Época, para convocar a una asamblea el día sábado, y por las dudas también para el día lunes.

El viernes 29, en todas las escuelas, los maestros conversamos con los compañeros y juntamos firmas, muchas firmas. 631 firmas sostenían la propuesta de una segunda asamblea el sábado. Esas firmas se entregaron en el secretariado, donde tras un exhaustivo conteo de las mismas, no les quedó otra que convocar a una asamblea extraordinaria el día sábado 1 de marzo a las 15 hs. en el Sudamérica.

En esa asamblea multitudinaria (casi 800 maestros), se vota por amplia mayoría el no comienzo de clases el lunes 3 de marzo, acompañando una concentración en CODICEN. Y el día lunes unos 400 maestros nos encontramos en la puerta del CODICEN bajo lluvia. Pero no nos recibió, alegando que el único interlocutor válido era la FUM O CESEU (coordinadora de sindicatos de la enseñanza del Uruguay). Los maestros deciden reclamar justicia, dar la pelea, hacerse oír, y resulta que quienes estuvieron del otro lado ahora no los reciben. Igual seguimos adelante y el lunes 3 a las 17 hs. nos encontramos cerca de 1200 maestros en el Sudamérica, que nos quedó chico, y decidimos seguir el conflicto, parando 24 hs. más y luego hacer una movida de paros por zonas que se extenderán hasta casi la semana de turismo.

Nos declaramos en Asamblea permanente y convocamos a toda la población a estar juntos, participar y apoyar las movilizaciones.
Porque la lucha de los maestros es por una mejor educación y condiciones dignas para el aprendizaje y la enseñanza de los niños, los padres y los maestros.
Rompimos el silencio… ¡y adelante!

Publicado en el Construyendo Nº 29 de marzo de 2008

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google