Editorial de Construyendo N°46

. ::
10.Jun.13 :: Editoriales

ANDUVIMOS JUNTOS EN LA MARCHA DEL 10 DE MAYO



Marchando juntos desde todos los rincones del país, resurgió el grito de un pueblo combativo, reclamando, por: el agua, la tierra y la vida, reuniendo a un gran sector consecutivamente en crecimiento de la población organizada en la ANP – Asamblea Nacional Permanente.
Al unísono y fuerte como la historia reclama frente a los “sordos” enquistados en los palacios de cristal espejado que rodean al monumento de nuestro General José Gervasio Artigas, quién fija moralmente con su presencia permanente el hito de exigencia como nuestro mayor símbolo de libertad y derechos ciudadanos, que humildemente y con templanza heroica impuso sin claudicar hasta su propia muerte, forjando su esencia incorruptible e invencible frente a todo tipo de traidores entrega patria y de corruptos de toda laya de su tiempo y a los gobernantes de nuestro actual, desde siempre nos observa interrogándonos -en nuestros haceres- históricamente exigiéndonos ¡cumplir!.
En concordancia Artiguista la marcha irrumpió gritando fuerte y segura: “….la tierra no se vende,….la tierra se defiende….” respaldando la lectura de la proclama leída que puso gran énfasis comunicándoles a los uruguayos -como orientales honestos- que no estamos dispuestos a que este gobierno oportunista venda -por unas pocas monedas- nuestras riquezas al vil precio de la estupidez entreguista.
Gobernantes coludidos con el neo colonialismo extractivista a espaldas de todo nuestro pueblo y sin su consentimiento, generan, pactan, arman y articulan todo tipo de deudas, entregas y dependencias con las empresas transnacionales expoliadores entregando por espejitos de colores nuestro bienes naturales y riquezas patrimoniales que son absolutamente y sin discusión ninguna, -según la propia Constitución de la República-, todas de propiedad absoluta del pueblo uruguayo.
Construyen, admiten y firman colosales deudas soberanas de todo tipo que nos atan a la pérdida de la soberanía y a pagos en extensiones de tiempos enormes generacionales que nos convierten interviniéndonos en financiadores infinitos de la brutal dependencia neo colonialista con sus centros más importantes de decisiones y poder absoluto, como: BM; FMI; BID; BIRF y otros.
Estos organismos internacionales intervienen en las políticas internas de nuestros países, “atando” obligatoriamente los procedimientos y decisiones de los gobiernos locales a los intereses de sus cobros incuestionables e incuestionados procesando las directivas con los parámetros estratégicos a sus fines de los cumplimientos locales extendiéndoles en tiempos infinitos, dónde “el dios dinero” se perpetúa como el principal enemigo de nuestros pueblos y en especial del nuestro.
Lo más triste de esta tragedia tragicómica a la que nos obligan y nos duele, es que las políticas internas para beneficio cierto de todo nuestro pueblo, como la: salud; educación; habitación; ciencia; beneficios sociales; seguridad ciudadana; cambio estratégico de la matriz productiva; revolución agrícola/industrial y muchas otras quedan a la vera del camino, postergadas por décadas y décadas generando un permisivo círculo vicioso con un aumento constante de más pobreza y dependencia.
Todas estas nefastas políticas aplicadas y admitidas por este gobierno le obligan a que los salarios, jubilaciones y pensiones deban quedar aplastados y rezagados así como de todos los beneficios sociales -por siempre-, porque así lo determinan éstos organismos internacionales que “nos dirigen virtualmente”, saqueándonos con la rapacidad más ruin nuestro derechos a la vida digna para todas/os las/os uruguayas/os.
Más de 800.000 uruguayos ganan o cobran en jubilaciones y pensiones menos de $10.000 pesos mensuales, lo que nos hace organizar protestando y marchar a pie firme y codo con codo por la avenida 18 de Julio porque cada una de nuestras vidas tiene derecho a ser vida digna por lo que levantamos nuestras decisiones, ideas y pensamientos hacia esa única dirección que nos permita construir colectivamente para ser cada día más Artiguistas.
Al unísono se reclamó coreando en forma constante la devolución de las tierras confiscadas por éste des gobierno al productor rural don Ney Teddy lo que se ha transformado en un hito de cada marcha por su sola presencia encabezando la gallarda caballería la que simboliza el Uruguay profundo, autenticando con su paso disciplinado por la más importante avenida montevideana, además porque don Ney Teddy se ha transformado en el símbolo inigualable de constancia y perseverancia Artiguista en la lucha por la tierra y los derechos humanos representándonos en las reivindicaciones a cada uno de nosotros
Se produce actualmente en nuestros campos predominando en la dirección más destructiva tecnológicamente y que como sistema expoliador direcciona estratégicamente acumular enormes ganacias en manos de pocos extranjeros y peores uruguayos, quienes apoyados por entreguistas profesionales connacionales conforman pequeños séquitos de corruptos corporativos que -coludidos por unos pocos dineros- producen un inmenso daño a los pequeños y medianos productores agrícolas y ganaderos, los que son corridos hacia otros comportamientos de dependencia capitalista y en su gran mayoría son expulsados de las tierras en las que producían bienes.
Se deja de lado la Soberanía Alimentaria como factor estratégico para la seguridad alimentaria de nuestra población, para que irrumpan los importadores de comida económicamente secundaria bajo suculentos negociados dónde los pequeños productores quedan de lado y los consumidores de “comida” -población civil- quedan de rehenes de precios y calidades, a su vez, los otros sectores de las mega producciones industriales asumen mayores superficies en propiedad o arrendamientos para generar con la aplicación de nuevas tecnologías mayores producciones cada vez con menos mano de obra aplicada, así como, de depredar a la naturaleza y contaminar nuestros suelos, aguas, espacios, semillas y otros que en conjunto “nos ponen” al borde a la vida.
A cada paso de avance marchante por la avenida se vivieron los mejores sentimientos de alegría colectiva de todas/os aquellas/os participantes que a paso firme demostraron conciencia de lucha y decisión para seguir construyendo en una sola dirección en la defensa de nuestros derechos a una vida digna, por eso lo hicimos y lo volveremos a hacer cada vez con más fuerza dentro de la ANP – Asamblea Nacional Permanente.
Marchamos en pos de construir colectivamente un Uruguay alternativo, bajo la consigna:
¡LA TIERRA NOS SE VENDE,…. LA TIERRA SE DEFIENDE…!
EN LA LUCHA DEL AGUA, LA TIERRA Y LA VIDA

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google