Editorial de Construyendo N° 50

. ::
19.Oct.13 :: Editoriales

Alejados de los discursos ocasionales de los distintos actores políticos con representación parlamentaria y de aquellos que por su funcionalidad social tienen complacencia dirigencial en el movimiento obrero en la dirección del PIT-CNT, todas/os han fustigado con palabrerío hueco -una y mil veces- las acciones del Terrorismo de Estado en forma perspicaz y declarativa sin comprometerse a fondo -mayoritariamente- en la denuncia real y movilizarse consecuentemente por los horrendos crímenes de todo tipo cometidos como violaciones a los Derechos Humanos y en especial de hacer cumplir a los Gobiernos de turno (incluyendo al actual) los compromisos asumidos por nuestro Estado frente a los Organismos Internacionales, dónde, absolutamente todos ¡están obligados!.
Pero…., ésta situación apadrinada por éstos dirigentillos los que siempre “van” hasta el borde -cierto- que el sistema capitalista explotador les permite tanto en el Parlamento como en la Central Sindical, para congeniar otro artilugio “no vinculante” sacado magistralmente de la galera de Merlín, por lo que no presenciamos específicamente movilizaciones de trabajadores protestando para reclamar, como honra militante histórica, el que se cumpla con los derechos más sentidos frente a la explotación capitalista del hombre por el hombre y no cumplidos hasta ahora, reclamados desde siempre por nuestros compañeras/os desaparecidos y por lo que dieron sus vidas, entre otros: Gerardo Cuestas; León Duarte; Elena Quinteros; Julio Castro; María Claudia García de Gelman; Nebio Melo; Adalberto Soba; y tantos otros de los cuáles aún no sabemos nada.
Esta situación -conocida por todas/os- que se arrastra ignominiosamente -sin resolver- desde la salida de la dictadura va constituyendo un ámbito creciente y progresivo de inmoralidad perversa dentro de la sociedad, de forma, que se ejecuta por la vía de la omertá entre traidores y torturadores el más cruel de los pactos de las “bondades” de las torturas según el síndrome de Estocolmo y que a diario son ofrecidos -en alcahuetería- los grandilocuentes lacayunos discursos justificadores, como tiros por elevación, por los complacientes dirigentitos parlamentarios y obreros de alguna de las filiales del partido gobernante, todas/os, enmarcados -una y otra vez-, en:…como te digo una cosa, te digo la otra,…ajustados abigarrándose, al….nunca digas nada,… las dos máximas históricas del Pepe.
En esa dirección de los hechos andamos a diario y hoy nos topamos con un “mariscal de campo” de vieja estirpe y de nueva presentación en una única dirección fascista de concebir los hechos que se suceden, dónde con el mismo estilo como concepción ideológica de la dictadura pasada, ejerce la violencia jurídica/intelectual amparado en su feudo de estamento -diferente y aparte- del Estado Uruguayo dónde se agrupan en entreverado jolgorio de reculadores en chancletas, una de las principales partes del pacto de la omertá representado incuestionablemente por lo más insano de la burguesía y oligarquía nacional.
Hay una cantidad de sucesos consecutivos, que van demostrando durante bastante tiempo que la cueva de Alí Babá ante última es la SCJ – Suprema Corte de Justicia, esa es la dirección que los hechos van determinando, y así se demuestran -sin lugar a dudas- sólo a los efectos de tener los más destacados, presentes: la tierra de Don Ney Teddy (hoy recuperada); el primer intento de condena y procesamiento de la cra. Irma Leites; trabajadores remitidos; infiltración de tiras en los ámbitos civiles; identificación de militantes antisistema; persecución y torturas indiscriminadamente a jóvenes; criminalización de las movilizaciones de protestas; pedido del Fiscal Zubia de la remisión de siete militantes sociales que protestaron pacíficamente por el atropello que sufrió la Jueza, Mariana Mota, etc., etc,.
Es un hecho -no circunstancial- que de los estamentos para la toma de decisiones de los Poderes del Estado, la SCJ se pronuncie por sobre los demás Poderes para imponernos con su Constitución de la República obligándonos -bajo anuencia cómplice- del propio gobierno y demás que constituyen la administración de las cosas del Estado formando un “halo” de legalidad burguesa/capitalista a partir de su Constitución, que no es la nuestra.
Entendemos que es la forma que han logrado con el pacto de la omertá mantener sus intereses intocados desde la salida de la dictadura hasta ahora, lo que ya no le resulta tan fácil, porque las posturas consecuentes de profesionales decentes y honestos junto con las movilizaciones de las/os compas protestadores han logrado golpear cuestionando y debilitando a la cueva de Alí Babá, ésta es la razón del ¿porqué? sucede, lo que sucede.
En el pasado reciente (Pacheco Areco y secuaces) se vivieron circunstancias parecidas que demostraron que cuando se complican con las movilizaciones de protestas ciertas se recurre -reculando en chancletas- a otro de los estamentos del Estado capitalista y surgen nítidas la fuerzas represivas en acción, por lo que aumenta el nivel de exigencias de la burguesía/oligarquía para remontar la eficacia de los aparatos represivos, por eso el Ministerio del Interior, hace lo que hace obsecuentemente en defensa de los intereses del enemigo de clase.
El gobierno está administrando capitalismo malo para equivocarse con su progresismo pro sistema defendiendo lo que no es suyo, ¡ni nuestro!, -es decir- actúa reprimiendo a los trabajadores y al pueblo para beneficio de los “ricos”, vaya paradoja ilegible de una izquierda frente amplista tramposa y desviada.
La represión contra los militantes sociales protestadores es sinónimo de que como pueblo, ¡hacemos!, sabiendo que continuarán como la más sentida necesidad del capitalismo explotador aplicando las nuevas tecnologías represivas y de espionaje las que, nos golpearán, pero,…aprenderemos a sortearlas,…¡sin rendirnos, nunca!.
Ellas/os, hace mucho tiempo que se rindieron, por eso están administrando capitalismo y organizándose para la tercera oportunidad electorera como prestadores de servicios para reprimirnos en la obligación de que nos dejemos explotar, ésta contradicción en el seno de la sociedad es la más brutal constatación de que…. nos han traicionado y nos traicionan,… miserablemente.
Nadie, nos puede decir o apuntarnos con su dedo índice,…que no tenemos razón, no somos nosotros que lo demostramos fielmente, sino la lucha de clases en su forma más sencilla define que son ellos que lo hacen sin ninguna cortapisa,…a diario.
Nuestra lucha es junto a todas las organizaciones que de una u otra forma denuncian y se manifiestan movilizados para protestar contra toda las formas pro sistema capitalista y somos parte de todos ellos, nunca vacilaremos para solidarizarnos fraternalmente con cada una/o y con todas/os en la única lucha válida contra el enemigo común en la dirección revolucionaria por el Socialismo.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google