Sin retorno

Se fue el 2007, y con él un año plagado de luchas, esperanzas, en fin, lleno de contradicciones. Un año que volvió a ser muy duro para la clase trabajadora, donde las expectativas de cambios va dando lugar al desencanto y la desilusión, que la mayoría de los trabajadores percibimos.



En un año donde se reitera (5to. Año consecutivo) el crecimiento del PBI, las exportaciones al tope, los precios internacionales de los productos que vendemos en los índices más altos de la historia, con un crecimiento histórico para el Uruguay y la región, pero donde la clase trabajadora sigue vendiendo su fuerza de trabajo con salarios miserables, donde el crecimiento de la torta sigue sin llegar, y cuando llega lo es en migajas.

A esta altura -a tres años de gobierno- los más optimistas consideran que va muy lento el cambio, y ya un sector muy importante de trabajadores y pequeños comerciantes, capas medias, consideran que no hay cambios, que el rumbo elegido por el gobierno es más de lo mismo: proteger a los grandes propietarios, burgueses y banqueros, y largar algunas limosnas para los (todavía) casi 800 mil pobres.

Es mucho, demasiado para este pueblo sufrido que una y otra vez coloca sus esperanzas en la justicia social. Vuelve a ser traicionado por sus dirigentes. Desde la oprobiosa venida de Bush, pasando por el intento de punto final el día del natalicio de Artigas, re-enviando tropas de ocupación al sufrido pueblo de Haití, la reforma tributaria, la reforma de la salud, la reforma del estado, el conflicto con Argentina por la pastera Botnia, la extranjerización de la tierra como nunca antes se había visto, la corrupción, la inflación maquillada… Todas estas medidas de carácter nacional e internacional, todas absolutamente todas son una muestra clara de que el rumbo del gobierno frenteamplista, es proimperialista, continuista, fondomometarista, y no tiene retorno.

Este 2008, como el 2007, y como antes, la clase trabajadora junto al pueblo oprimido, deberá prepararse para dar duras luchas, confrontar, organizarse una y otra vez, denunciar, proponer, este es el único camino que nos deja el imperialismo y el gobierno. Este gobierno que ha cumplido a rajatabla con el FMI, con Bush, con las patronales, con las multinacionales, está imposibilitado de ofrecer un cambio sustancial a favor de los explotados, ni hablemos de revolución y socialismo. Por lo tanto los augurios de esperanza y felicidad para el 2008, nosotros desde la CUR, lo percibimos como de más lucha, más organización, más concientización, más enfrentamiento, en la perspectiva no solo de ir ganando batallas por las mejoras imprescindibles que necesitamos, sino ir creando la herramienta nueva, la alternativa popular, de la clase trabajadora, por la revolución y el socialismo. En este esfuerzo estaremos, con la modestia de nuestros recursos humanos, políticos, ideológicos, apoyando. Poniendo al CONSTRUYENDO al servicio de las luchas populares, impulsando todos los métodos de lucha hacia la victoria final, que no dudamos y estamos absolutamente convencidos devendrá de esa acumulación de fuerzas, del aprendizaje de los pueblos en sus luchas, con sus organizaciones sociales, sindicales y políticas, hacia su liberación.

La clase explotadora, que hoy tiene su mas fiel defensor en los dirigentes frenteamplistas, sabe, es conciente, que más temprano que tarde será expropiada por la clase nueva, la clase trabajadora. Solo falta que nosotros los explotados tomemos conciencia de ello y seremos una fuerza incontenible hacia lo nuevo, el socialismo.

ARRIBA LOS QUE LUCHAMOS EN 2007!!
ARRIBA LOS QUE LUCHAREMOS EN 2008!!
POR LA UNIDAD DE LOS REVOLUCIONARIOS!!
POR LA REVOLUCION Y EL SOCIALISMO!!
VENCEREMOS!!

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google