La Deuda Odiosa


Una de las cosas que marcan y condicionan el desarrollo de las llamadas “economías

emergentes” y en particular de América Latina es el peso de una deuda externa que

hace imposible el desarrollo de las economías de nuestros pueblos.

Las feroces dictaduras, que asolaron el cono sur y sus efectos se prolongan en el

tiempo, son las respuestas de las burguesías y el imperialismo a los pueblos que

pretenden romper las cadenas a que están cometidos.

El sistema de la deuda externa es perverso e inmoral, porque hemos pagado con

creces el capital prestado y lo único que logramos es aumentar la deuda haciendo

acuerdos para postergar o diferir en el tiempo mediante el pago de unos intereses

leoninos y que son acompañados de cláusulas que hagan más efectivos sus dominios

porque no son gobiernos sino meras administraciones para un sistema mundial

capitalista que pretende saquear al planeta en pos de una meta sin importar el ser

humano y las riquezas sin afectar el eco-sistema.

El capitalismo no va trepidar en obtener sus metas y para lograrlo tiene un mecanismo

aceitado, por siglos de experiencia, para obtener el máximo de explotación sin

importarle las consecuencias, la Deuda Externa.

El Uruguay, según el economista José Antonio Rocca en una entrevista radial en la

emisora CX 36 en programa dirigido por el periodista Chury Iribarne, a fines del 2012,

manifestó que cada una de las familias debe la suma de 28.000 dólares de deuda

externa y de 1600 dólares de intereses anuales.

LA DEUDA ODIOSA

En la publicación de la página digital llamada “El Muerto” se hace referencia de la

evolución de la deuda externa durante los años obscuros de la dictadura (1973-

1985) en que se ve el grado de extranjerización y crear una mayor dependencia de

las organismos internacionales con el fin de acentuar su sumisión, 1973 se debía

590.000.000 y al salir de la dictadura 4.757.000.000 es decir que se multiplico por más

de 7 veces en doce años de dicho periodo.

En el Derecho Internacional existe una norma que habla de una Deuda Externa Odiosa.

Deuda Externa Ilegal a la que se han acogido varios países del mundo.

Definición de Deuda Externa

Si un poder despótico incurre en una deuda no por las necesidades o los intereses del Estado

sino para otorgar mayor fuerza a su régimen despótico, para reprimir a la población que se

le enfrenta, etc., esta deuda es odiosa para la población de todo el Estado. Esta deuda no es

una obligación para la nación; es una deuda del régimen, una deuda personal del poder que

la ha tomado, por lo tanto ésta cae con la caída del poder que la tomó. La razón por la que no

se puede considerar que estas deudas odiosas graven el territorio del Estado es que dichas

deudas no cumplen con una de las condiciones que determinan la legalidad de las deudas del

Estado, que dice: las deudas del Estado deben ser tomadas y los fondos deben ser empleados

para satisfacer la necesidades y los intereses del Estado.

Las deudas odiosas tomadas y usadas con fines que, con el conocimiento de los acreedores,

son contrarios a los intereses de la nación, no comprometen a esta última -en el caso que la

nación tenga éxito en liberarse del gobierno que incurrió en ellas- excepto por la cantidad con

la que obtuvo beneficios de esas deudas. Los acreedores han cometido un acto hostil para

con la población; ellos, por lo tanto, no pueden esperar que la nación liberada de un poder

despótico asuma las deudas odiosas, que son deudas personales de ese poder.

Historia de la Deuda odiosa

La primera referencia es Mesopotamia y en Egipto hace 5.000 años.

Siglo XIX

Deuda odiosa de la Independencia del Perú - 1821 - La deuda colonial

El general José de San Martín, una vez conquistada Lima el 10 de julio de 1821, y al poco de

asumir el cargo de Protector de la libertad de Perú, promulgó un Estatuto provisional que

contiene posiblemente el primer antecedente normativo de la aplicación de la deuda odiosa.

Deuda odiosa de Miguel I de Portugal - 1832 - La deuda de la guerra

Pedro I de Brasil

En este caso, el rey Pedro declaró que su gobierno no pagaría las deudas contraídas por su

hermano Miguel con banqueros extranjeros, alegando que el régimen de Miguel era ilegítimo

desde sus inicios por haber destronado a María de Braganza y Austria, auténtica heredera del

trono, siendo que los acreedores de Miguel conocían perfectamente de esta situación.

Deuda odiosa de Maximiliano I de México - 1867 - La deuda del monarca

En 1864 Maximiliano I de México accedió al trono con el apoyo de Napoleón III quien había

invadido México con tropas francesas para exigir el pago de las deudas del gobierno de Benito

Juárez en 1861. Maximiliano I además tenía el apoyo de la opinión católica y conservadora -

frente a los liberales de Benito Juárez, que contaban con el apoyo popular.

Maximiliano había pedido préstamos a un alto interés a banqueros europeos, obteniendo

fondos que fueron utilizados contra la sublevación de los republicanos. Ante ello, cuando

dichos banqueros pretendieron cobrar a México las deudas contraídas en nombre de

Maximiliano, el gobierno de Benito Juárez decretó que ese dinero había sido usado “contra el

propio pueblo de México” y por tanto se rechazarían estas cobranzas. Idéntico argumento usó

Estados Unidos, simpatizante de Juárez, para declarar la deuda odiosa o ilegítima-.

Deuda odiosa de la Independencia de Cuba - 1898 - La deuda de la derrota

En 1898 los Estados Unidos salieron victoriosos de la Guerra Hispano-Estadounidense en la que

Cuba -colonia española- estaba en juego. Cuba fue separada de la colonia española, así como

Puerto Rico y Filipinas que quedaron bajo protectorado de Estados Unidos.

Siglo XX

Deuda odiosa de Costa Rica - 1923 - Caso Tinoco[

En 1923 se emitió el Laudo Arbitral de William H. Taft, ex magistrado de la Corte Suprema

de los Estados Unidos, en favor del recién formado gobierno de Costa Rica contra una

reclamación de Gran Bretaña. En este Laudo se estableció que el pago de una deuda de

250.000 dólares correspondía personalmente a Federico Tinoco Granados, ex presidente

costarricense, quien había solicitado ese préstamo al Royal Bank of Canada violando normas

internas de Costa Rica.

El Laudo consideró que esa deuda no debería ser asumida por ser ilegitima.

Deuda odiosa de Alemania - Acuerdo de Londres de 1953

Artículo principal: Acuerdo de Londres de 1953 sobre la deuda alemana.

El acuerdo de Londres de 1953 sobre las deudas privadas alemanas, contraídas en el período

anterior a la Segunda Guerra Mundial ascendía a 22.600 millones de marcos; a dicha deuda

había que sumar de la deuda de la posguerra estimada en 16.2000 millones. Los acreedores

(Estados Unidos, Reino Unido y Francia).

Siglo XXI

Deuda odiosa en Argentina - 2001 - La mayor suspensión de pagos de la historia

Deuda odiosa en Irak - 2003 - La deuda odiosa que no cobra Francia

En 2002, antes de la invasión los Estados Unidos -que no querían administrar un país con una

enorme deuda que les impediría actuar con libertad y sobre todo sacar el máximo beneficio

económico al petróleo irakí. Decidió que el primer gobierno provisional declarara la suspensión

del pago de la deuda con la excusa de que no debía cargarse sobre los ciudadanos de Irak. Una

reunión del club de París acordó la reducción del 80% de la deuda odiosa iraquí con el acuerdo

de no mencionar el nombre de deuda odiosa.

Deuda odiosa en Ecuador - 2008 - La política contra la deuda injusta

Rafael Correa, Ministro de Hacienda en 2005, consideraba que el 80% del dinero obtenido

por el petróleo ecuatoriano debía destinarse a la población y solamente el 20% al pago

de la deuda. Esas afirmaciones hicieron que el Banco Mundial amenazara a Ecuador con

cerrar los préstamos; antes dichas amenazas Correa dimitió como ministro alegando que no

iba a someterse al mandato del Banco Mundial. En 2008, ya como Presidente de Ecuador

Rafael Correa declaró que la deuda contraída por Ecuador era una deuda ilegítima, odiosa e

inconstitucional que obligaba a destinar más del 50% de los recursos económicos del Estado

a pagar la deuda. Correa manifestó: Lo primero es la vida, después la deuda. El gobierno de

Rafael Correa tuvo que enfrentarse a las amenazas del Banco Mundial y del Fondo Monetario

Internacional, expulsó a los enviados del FMI del Banco Central de Ecuador, creó un Comité de

Auditoría que concluyó que gran parte de la deuda de los gobiernos anteriores era ilegítima,

especialmente los contratos de deuda del año 2000. El informe fue trasladado tanto al

gobierno como a los ciudadanos de Ecuador.

El Gobierno de Rafael Correa declaró el cese de pagos del 70% de la deuda de Ecuador en

bonos. Ante el cese de pagos los acreedores o tenedores de la deuda de Ecuador sacaron al

mercado, con valores muy bajos -sobre el 20% de su valor-, los bonos de deuda ecuatoriana.

Ecuador, de forma secreta, utilizó 800 millones de dólares para comprar 3.000 millones de su

propia deuda, lo que supuso una reducción de su deuda real y de los intereses así como un

ahorro de unos 7.000 millones de dólares para Ecuador.

Deuda odiosa en Haití - 2010 - La familia Duvalier

El terremoto de Haití de 2010 puso en evidencia la imposibilidad de que Haití pudiera pagar

la deuda externa contraída a lo largo de muchas décadas durante gobiernos dictatoriales y

caracterizados por una altísima corrupción política, como los de la familia Duvalier (François

Duvalier, Jean-Claude Duvalier) que dominaron la vida política haitiana durante gran parte del

siglo XX.

Siglo XXI - Reclamaciones de deuda odiosa

La reclamación de auditorías sobre la deuda de los estados se plantea en contraposición a los

planes de ajuste impuestos desde organismos extranacionales como el Banco Mundial y el

Fondo Monetario Internacional. El objetivo es conocer quién ha contraído la deuda, cuándo

y a cuánto asciende para establecer qué cantidad puede considerarse como deuda odiosa o

iletígima que no debería ser pagada por los ciudadanos -ni por los estados-.

Reclamación de deuda odiosa de Ben Alí en Túnez - 2011 - Protestas árabe

En 2011 organizaciones como Actuable y CADTM (Comité para la anulación de la deuda en el

Tercer Mundo) reclamaron la auditoría para determinar la cuantía de deuda odiosa por los

préstamos concedidos a Ben Alí durante su mandato de 23 años como Presidente de Túnez

con una deuda acumulada de 10.000 millones de euros.

Reclamación de auditorías de la deuda pública en Europa y deudas odiosas[

Organizaciones como ATTAC reclaman la realización de auditorías de la deuda pública

de cada estado miembro de la Comunidad Europea así como la reestructuración de la

deuda y la cesación inmediata de toda deuda pública dolosa, ilegítima u odiosa. Además

demandan un acuerdo que obligue al BCE a emitir a bajo precio para cualquier estado que lo

necesite para sanear su deuda pública legítima y la armonización fiscal en toda la zona euro:

descenso de impuestos indirectos y un incremento de los impuestos directos y progresivos,

especialmente a las rentas del trabajo más altas y a las rentas del capital, tanto empresariales

como mobiliario e inmobiliario, instauración del impuesto a las transacciones financieras

especulativas (ITF) y erradicación de los paraísos fiscales (PPFF) en Europa y prohibición de

cualquier transacción financiera y/o productiva con cualquiera de los restantes en el mundo.4

Reclamación de deuda odiosa sobre Grecia - 2011

La Crisis financiera en Grecia de 2010 habría dejado al descubierto la realidad de una deuda

histórica acumulada por los gobiernos democráticos pero sin su conocimiento o al menos sin el

conocimiento pleno de muchos ciudadanos y organizaciones griegas (véanse los documentales

Deudocracia y Catastroika) que demandan una auditoría a la deuda griega para conocer con

exactitud su origen, sus deudores y su legitimidad. A la vista de la posible suspensión de

pagos de la deuda los planes europeos para de renegociación de préstamos podrían suponer,

encubiertamente, una reducción de la deuda o lo que se llama un impago selectivo de la deuda

externa. La Campaña por la Auditoría de la Deuda Griega fue introducida por economistas e

investigadores griegos en marzo de 2011 a la vista de la perdida de derechos sociales, bajadas

de sueldos y pensiones impuestos por la troika (FMI, BCE y Comisión Europea) y que habrían

sido inútiles para el previsto control de la deuda externa.

Reclamación de deuda odiosa sobre Portugal - 2011

Desde diversas organización como CDTAM se considera que la deuda de Portugal debe

auditarse y considerarse en buena medida deuda odiosa. Éric Toussaint, presidente del Comité

para la anulación de la deuda en el Tercer Mundo de Bélgica considera que los nuevos créditos

que otorgan el Banco Central Europeo y el FMI son deuda odiosa ya que los ciudadanos no son

consultados imponiéndose medidas que son una violación de los derechos humanos, civiles,

democráticos y sociales de los portugueses.

Reclamación de deuda odiosa sobre Irlanda - 2011

Reclamación de deuda odiosa sobre España - 2011

Composición de la deuda en España - 2012. Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda

(PACD)

Véanse también: Crisis económica española de 2008-2012 y Burbuja inmobiliaria en España.

Por las mismas razones que Portugal, Grecia e Irlanda se reclama por colectivos como quien

debe a quien (ATTAC, Ecologistas en acción) promueven desde 2011 una auditoría de la

deuda externa de España para poder establecer qué parte de ella puede considerarse deuda

ilegítima.

Diversas asociaciones y movimientos sociales, organizados bajo la Plataforma Auditoría

Ciudadana de la Deuda, abogan por una auditoría ciudadana sobre la deuda que permita

conocer su origen, repudiar toda la deuda ilegítima y encausar a los responsables de la

depresión económica.

En junio de 2013 el líder de UGT, Cándido Méndez, declaró que había llegado la hora de

plantearse seriamente una quita de la deuda que impide el funcionamiento de la economía

española, alertó de que España podía acabar rescatada como Grecia si se siguen las políticas

de austeridad. También criticó la propuesta realizada por el Banco de España de rebajar el

salario mínimo.

Las deudas de un estado burgués lo tienen que pagar la burguesía y no el proletariado,

porque en la historia de los países capitalistas la variable es el salario y no las deudas

contraídas por la burguesía. Las ganancias son para las clases explotadoras y las

pérdidas se socializan y las paga el pueblo.

—————————————————————————
Publicado en CONSTRUYENDO N°51. Octubre de 2013

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google