Santa Lucía 29 de octubre de 2013. La carestía y el consumismo provocan un alarmante endeudamiento interno


Los incrementos a diario de la gran mayoría de productos y artículos varios sin control

gubernamental provocan un menor nivel en la calidad de vida de los trabajadores y de

la población vulnerable económicamente en nuestra sociedad.

El gobierno del Frente Amplio, que se decía popular, hostiga al pueblo, dejando en

libertad de acción al empresariado, quienes aplican desorbitantes incrementos de

costos en diferentes rubros, sin escatimar ni siquiera en la canasta básica.

En nuestro caso antes de escribir estuvimos realizando un trabajo de observación

sobre el consumo que hace cotidianamente la gente, lamentablemente constatamos

que hay una franja de ciudadanos que hurgan en los contenedores durante todo el día

y parte de la noche, recogiendo alimentos. En otras ocasiones trabajadores alimentan

a su familia comprando alitas de pollo que está a $25 el kilo, hay almacenes en los

barrios que se sustentan del fiado, se volvió al medio kilo, se ve en las industrias por

ejemplo, la yerba, lo que tiene salida son los pequeños paquetes llamados

dispensadores que alcanzan para una cebadura y su costo oscila entre 8 y 10 pesos.

En otros casos una fracción de los ciudadanos va a los supermercados en busca de

ofertas, todo por $10, o promociones de productos que esta por vencer su vida útil.

Esto lastima, parece un cuento pero es parte de la realidad.

No es posible que en Uruguay existan 21 mil personas viviendo del reciclaje de la

basura.

Claro todo esto quizá suena a contradicción, porque también está el lado opuesto que

en cualquier momento ves a uno de estos trabajadores en una moto de 4 cambios o

pasas por la casa y escuchas tremendo equipo de audio y ahí cae la burguesía y te

dicen “Ah, viste se quejan de los salarios bajos y no les falta nada”, y si, es el

resultado del sistema capitalista, los trabajadores son los que construyen todo y a muy

pocas cosas tienen acceso, construyen palacios y viven en asentamientos, arman miles

de automóviles por día y andan a pata, confeccionan ropa que no pueden comprar y es

legítimo aspirar y acceder a todo lo que mejora las condiciones de vida y ese legítimo

derecho, la burguesía lo ha convertido en una propaganda consumista irracional que le

quema las neuronas a las personas y todos corren la loca carrera de la compra

endeudada, y esto ocurre debido a las facilidades para adquirir cualquier confort o

vestimenta, y se posterga la calidad de la salud, la educación, la vivienda, la cultura de

la buena alimentación por lo menos de nuestros niños que serán el futuro del país.

Los salarios de los trabajadores no dan para subsistir prácticamente están congelados y

ahí se recurre debido al pago de deudas a entrar en la calesita de los préstamos, de las

empresas financieras con un 60 u 80 % de interés en ocasiones a 3 años y después

viene el dinero plástico, y marcha la tarjeta y se entra en una madeja imposible de

salir, se vive angustiado, depresivo, hay compañeros que perciben un sueldo de 5 mil

pesos en la mano, percibiendo solo el 30% de su sueldo, el resto se quedan las

financieras.

Los empleados públicos, con los préstamos del Banco República a 40 meses en

unidades indexadas, con el agravante de que se puede renovar al reajustar o al percibir

el aumento cuatrimestral o semestral, decimos agravar porque la gran mayoría lo retira

de acuerdo a la necesidad de dinero imperante y cada vez se endeuda más.

El sistema del BROU es simple, se renueva el crédito, se cobra lo que llevas pago, el

banco se recapitaliza y quedas nuevamente endeudado 40 meses más, otorgándote

unos miserables pesos ya que los aumentos son insignificantes.

Compañeros trabajadores, a tener en cuenta: la jugarreta del gobierno el pasado año,

generando deflación e implementando un sistema para bajar el IPC en el mes de

diciembre no aumentando precios en bebidas no alcohólicas ni alimentos que incide en

el IPC un 26% y en vivienda que es aproximadamente un 13 % a esto le sumo el Plan

beneficio ¡¡ UTE premia!! Estas medidas sobre el IPC perjudican a los trabajadores ya

que al frenar la inflación no recuperamos salarios e incide sobre los próximos convenios

afectando además a privados y modificando el índice medio de salarios y repercutiendo

en las pasividades.

Sabido es que después en el mes de enero viene una avalancha de aumentos y

nuestros salarios congelados.

MSO considera como medida inmediata, la eliminación del IVA que trepa al 22%, la

eliminación de impuestos sobre el salario y jubilaciones y que el gobierno debe

subsidiar los elementos que integran la canasta básica , y otros de tradición como la

yerba mate.

————————————————————–
Publicado en CONSTRUYENDO N°51. Octubre de 2013

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google