La solución es ¿reprimir?


La dictadura terrorista de estado que vivimos los uruguayos en la década de los

setenta se caracterizo, y eso fue lo que la hizo diferente de otras de la región,

por darle un marco ¨legal¨ a todas sus acciones. Es asi que nacen los Actos

Institucionales, algunos de los cuales sobrevivieron durante mucho tiempo aun

cuando dicha dictadura ya había desaparecido de la escena política (aunque no

sus consecuencias o su fantasma el que dura hasta nuestros días).

Ese marco ¨legal¨ tenia varios propósitos, a nivel internacional se salvaguardaba

de ser tildada de dictadura ya que la Constitucion estaba ¨vigente¨; a nivel

nacional comienza el CONTROL de todos los ciudadanos no ya por el terror ( que

abundaba) sino porque esta escrito en una ley y la gente común no discute las

leyes.

Ya en 1987, con democracia estrenada, se habla de inseguridad social y los

parlamentarios no encuentran mejor solución que acrecentar las penas y crear

nuevas figuras delictivas, sin atacar el fondo del problema: las desigualdades

sociales y económicas. Nace la ley de seguridad ciudadana que por supuesto no

detuvo nada y la inseguridad sigue campeando a sus anchas.

En 1985 se derogan las medidas de seguridad eliminativas punitivas, estas

medidas eran un agravamiento de la condena ya que comenzaban a cumplirse

luego de la misma; en 1993 se vuelven a instaurar. Seguimos por el camino de

agravar penas y no atacar los problemas.

Desde que el Frente Amplio detenta el poder hemos asistido a una escalada

punitiva por parte del estado que nos asombra y nos trae recuerdos de amargos

tiempos que vivimos todos los uruguayos.

Algunos ejemplos pueden clarificar nuestras palabras:

Ley de procedimento policial: supuestamente creada para que los policías tengan

un marco de conducta, pero que se presta a muchas interpretaciones y a la

subjetividad del agente actuante. No ha detenido las torturas a que se somete en

comisarias o mismo en jefatura.

Ocupaciones de tierra: se ha convertido en un delito punible con hasta tres años

de penitenciaria. No alcanza con el desalojo y lanzamiento, a quien ocupa hay que

meterlo preso en las mismas condiciones que un rapiñero o un asesino.

Tabaco: no esta mal que se limite donde no se puede fumar, lo que es dictatorial y

controlador es que no se permitan lugares privados donde si se pueda fumar. Esta

ley no tiene una sanción penal pero la multa que se impone es sancionatoria.

Sal: por ley las escuelas y liceos públicos o privados no pueden tener sal en sus

comedores.

Alcohol: el proyecto de ley que se esta estudiando en estos momentos limita el

consumo y venta de bebidas alcoholicas en términos tan absolutistas que le falta

poco para llegar a la tristemente celebre ley seca de Estados Unidos.

Ley de faltas: las faltas existieron en nuestro código penal desde que se sanciono,

la sanción consistía en multa o prisión equivalente, ahora se cambia la multa por

trabajo comunitario, además de derogar algunas faltas y crear nuevas.

Las faltas fueron cayendo en desuso con el paso del tiempo, pero en la actualidad,

con los vientos represivos que soplan a los cuales los jueces no son ajenos, esta

nueva ley se esta aplicando a rajatabla.

El dato frio e indiscutible es que la población carcelaria se ha multiplicado de

forma exponencial durante el gobierno de Vazquez y lo que va de este. ¿significa

eso que vivimos en una sociedad más violenta, como quieren hacernos creer

todos los medios informativos? No, significa que vivimos en una sociedad mas

represiva, donde ser joven es delito, donde ser pobre es delito, donde beber es

delito, donde comer es delito.

Nos están coartando todas las libertades, hasta aquellas que parecen mas

nimias como la de decidir si quiero comer dulce o salado, o si voy a beber tengo

que hacerlo dentro de las horas estipuladas, pero eso si con un destacado

tono ¨legal¨ en nombre de la salud y las buenas costumbres. Como dijo un

presidente:¨dentro de la ley todo, fuera de la ley nada¨ por supuesto que en poco

tiempo mas no va a quedar nada fuera de la ley.

Todas estas leyes que parecen ser tan generales y que apuntaran a cualquier

ciudadano, esconden en su letra su objetivo final: el militante de izquierda. Esto

no es paranoia, dando una lectura tanto a la ley de procedimiento policial, la de

ocupación o la mas nueva la de faltas notamos que la represión esta enfocada

hacia los militantes, porque serán ellos los que lleven una mochila sospechosa, los

que se decidirán a ocupar un terreno o quienes ocuparan una plaza para efectuar

sus reclamos.

Siguen reprimiendo, llenando cárceles bajo condiciones infrahumanas,

criminalizando la pobreza y la protesta, procesando con trabajo comunitario, pero

siguen sin dar soluciones reales a los problemas del pueblo-

Reprimir nunca fue, es, o será una solución

———————————————————
Publicado en CONSTRUYENDO N°51. Octubre de 2013

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google