1er. Encuentro Guevarista Internacional (Crónica y extractos de declaraciones)

En los primeros días de diciembre del año pasado, en la localidad de Florencio Varela, Gran Buenos Aires, se realizó el “Primer Encuentro Guevarista” convocado por el Movimiento Teresa Rodríguez de Argentina, el Movimiento Revolucionario Oriental de Uruguay y las Brigadas de Solidaridad y por la Paz de Toscana, Italia.



Los participantes al cónclave se reunieron para intercambiar entre otros temas: el carácter de la revolución en América Latina, tipos de Partidos, rasgos del militante revolucionario, la relación entre los países donde la clase obrera alcanzó el poder y está construyendo la nueva sociedad. Se analizó la situación de los países que se encuentran en la fase de lucha contra sus burguesías y el imperialismo además de muchas otras cuestiones cardinales para un proceso revolucionario.

Inspirados en las enseñanzas del Ché el evento contó con diferentes intervenciones que abordaron temas como el balance de la lucha de clases de los últimos 30 años, coyuntura actual, tipo de organización a construir y con que estrategia, políticas para la construcción de una coordinación revolucionaria en América Latina.

Fueron días de intensa actividad con jornadas muy extensas donde primó el respeto por todas las opiniones allí vertidas pero no faltó el debate fraterno y la firmeza ideológica. Al decir del Che “…lo que sea discrepancia en torno a la táctica, método de acción para la consecución de objetivos limitados, debe analizarse con el respeto que merecen las apreciaciones ajenas. En cuanto al gran objetivo estratégico, la destrucción total del imperialismo por medio de la lucha, debemos ser intransigentes…”

Compartimos momentos gratos de confraternidad en los almuerzos, charlas de sobremesa, cena y fiesta de despedida, donde los compañeros organizadores hicieron gala de su entrega, solidaridad, organización, humildad, en una demostración de “germen” del hombre nuevo. Muchas gracias, compañeros.

—————

(Apertura - Extracto)

Intervención de Darío Díaz del Movimiento Teresa Rodríguez

“Es para nosotras y nosotros una verdadera alegría poder compartir estos días con camaradas venidos desde distintas partes de nuestra América, como desde Italia y de nuestro propio país.
Varios años han transcurrido desde aquella oleada revolucionaria que arrancara en los `60 y cuyos ecos culminarían entre fines de los `80 y primeros años de los `90, y de la que sólo se reconoce continuidad en la Cuba socialista y la Colombia guerrillera. Justamente a fines del `89 se produce la “caída” del muro de Berlín y la última gran ofensiva del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, que no pudiendo quebrar las líneas enemigas, derivará en los acuerdos de Enero del `92, verdadera acta de reconocimiento del dominio oligárquico-imperial en El Salvador y con efectos del mismo signo para toda la zona, mucho más desde la defección de la Revolución Sandinista. Un mes antes de esos acuerdos –en diciembre del ´91-se había producido la disolución de la URSS y la consiguiente desaparición del llamado bloque socialista. Apenas años antes la reacción había logrado la liquidación del movimiento revolucionario en Italia y Alemania, la implantación de dictaduras genocidas en el cono sur y el aniquilamiento de la mayoría de los procesos revolucionarios.
Sobre la derrota del movimiento revolucionario el capital montó una feroz propaganda buscando convencernos a los pueblos de lo inútil de la resistencia, de lo inútil de las rebeliones. Eran los años del fin de la historia y del fin de las utopías revolucionarias. De aceptar el parlamentarismo burgués como el desarrollo máximo del régimen político. De infección de “pacifismo” sobre las conciencias. Eran años preñados de la lógica confusión que sigue a toda derrota. Era la coronación de la política imperial del capital. Habían logrado ganar una batalla al movimiento revolucionario en la mayor parte de América Latina como en Europa, y el carácter que adquirió esa derrota temporal les hacía creer que podían hundir para siempre –bajo tierra- las rebeliones. Eran tiempos en que “todo” parecía augurarle alcanzar el orden que buscaban.
Pero la lógica del gran capital, de creciente desocupación y exclusión social, de flexibilización y precarización laboral, de dominio del capital financiero y destrucción de la industria nativa, eran vientos que animaban la brasa que no pudieron extirpar y que no podía sino producir nuevas resistencias, nuevos auges de la lucha anticapitalista y anticolonial.
Fue el alzamiento zapatista de enero del `94 el que vino a cuestionar profundamente las teorías en boga sobre el fin de la lucha de clases, el fin de la historia y, fundamentalmente, sobre la pretendida inviabilidad de la lucha armada. Fue esa acción –más que mil tomos escritos- la que derrumbó como castillo de naipes todo el palabrerío burgués y de la que no pocos “intelectuales progres” se habían hecho eco… Tan fuerte fue su impronta que dos años después Latinoamérica y el mundo se veían sacudidos por la acción del MRTA con la toma de la embajada japonesa en Lima. … En nuestro país se producía el santiagueñazo, un levantamiento popular espontáneo que con la quema de edificios públicos y de todo lo que tuviera que ver con los símbolos del poder también estaba preanunciando el ciclo de luchas por venir y la rebelión de 2001 en nuestro país. Duros años de lucha contra el reformismo, pero mucho más, contra el llamado “posibilismo”. La “guerra del gas” y “del agua” en Bolivia, la irrupción de Chávez en Venezuela, las rebeliones de los pueblos originarios en Ecuador, el accionar del Movimiento Sin Tierra en Brasil y la aparición del movimiento piquetero en la Argentina junto a la batalla de Seattle y demás luchas antiglobalización constituyen –sin lugar a dudas- parte de ese nuevo ciclo
…. Pero esa nueva ola de rebeliones –que había sepultado el pretendido fin de la lucha de clases- no vino sola. El gran capital, rápido de reflejos, intuyendo la potencialidad transformadora de este nuevo ciclo se dio a la tarea de mellar lo máximo posible tal filo. Así es como vimos pulular distintas ideas pero con un solo objetivo: desarmar ideológicamente a los nuevos combatientes. Una de esas ideas es que es posible transformar el mundo sin tomar el poder. Otra, que debemos abocarnos a lo micro. Que la revolución es posible pero en el barrio; que debemos abandonar la pretensión de elaborar una estrategia nacional y ni qué decir de una estrategia internacional. Otra más es la que nos habla de la pluralidad. De que toda reivindicación tiene el mismo peso en la resolución de la contradicción capital/trabajo. Es más, de que es posible resolver esas cuestiones particulares sin desatar el nudo gordiano que es la abolición del capital.
…Sin dudas, estas posiciones, que no son nuevas, han resurgido como producto de que venimos de una dura y profunda derrota por parte del campo revolucionario. Pero nuevamente en el horizonte se avizoran condiciones para un reverdecer y generalización de las luchas revolucionarias. Como consecuencia del empantanamiento en Afganistán, de los golpes que recibe en Irak y de la crisis económica que arrastra hace varios años, la hegemonía norteamericana a nivel mundial se ve seriamente cuestionada.
…En este marco nuestra Latinoamérica arde de rebelión. Los alzamientos contra gobiernos abiertamente neoliberales han dado paso al establecimiento de administraciones con fuerte arraigo popular, algunas identificadas con el socialismo del siglo XXl. Esa marea anticapitalista requiere de la constitución de una alternativa revolucionaria de masas en cada uno de nuestros países para poder cumplir acabada y consecuentemente con esa tarea. He ahí uno de nuestros grandes desafíos, sabedores de nuestra pequeñez y nuestras limitaciones. Pero he ahí también la tarea, que al decir del Cte. Guevara, nos permitirá alcanzar el peldaño más alto al que puede aspirar el ser humano hoy, el de convertirse en revolucionario.
Por la senda de Marx, Engels, Lenín y el Che. Queda abierto el Primer Encuentro Guevarista.”

Buenos Aires, 3 de diciembre de 2007


DECLARACIÓN FINAL

Las organizaciones participantes del Primer Encuentro Guevarista

Declaran que:

1) Reafirmamos el carácter de “Enemigo de la Humanidad” del imperialismo y hacemos nuestras las distintas luchas contra el mismo que se desarrollan en nuestra América y en el mundo.
2) Esa lucha alcanzará su objetivo cuando en el mundo haya triunfado el socialismo sobre las cenizas del capitalismo.
3) Para ello esas batallas deben tener el carácter de anti-imperialista y anti-capitalista, rescatando la afirmación guevarista de que las llamadas burguesías nacionales no sólo no cumplen ningún papel progresista sino que son verdaderos agentes de la reacción.
4) En este sentido las distintas expresiones difundidas por la burguesía reformista y el nacionalismo popular, tan en boga en algunos de nuestros países, en cuanto a que lo que hay que desarrollar es el capitalismo andino, una burguesía nacional, un capitalismo “en serio” o “humanizado”, son propuestas inviables y reaccionarias a las cuales se suman, producto de la derrota ideológica, algunos sectores que protagonizaron o pretendieron protagonizar la lucha revolucionaria,
5) Transitando una nueva etapa de rebeliones populares en nuestra América, se hace necesario rescatar los valores revolucionarios del marxismo y el guevarismo como forma de aportar al direccionamiento adecuado de todo este proceso. En este camino, saludamos a Cuba socialista -exigiendo el fin del criminal bloqueo- y a los pueblos insurgentes latinoamericanos entendiendo que el objetivo de su lucha es el destino de la nuestra.
6) Este Encuentro ha reafirmado el carácter neo-liberal continuista de las administraciones de Bachelet en Chile, Kirchner en Argentina, Tabaré en Uruguay y Lula en Brasil. Administraciones que pretendiendo expropiar las banderas de la resistencia se presentan con un discurso progresista para encubrir el carácter explotador, entreguista y pro-imperialista de sus políticas.
7) Dar la batalla contra las concepciones post-modernistas (fragmentación y particularización), el reformismo y el oportunismo en el seno del pueblo que lucha.

COMPROMISOS

-Contribuir en las distintas realidades en las cuales actuamos, al fortalecimiento de la interpretación de la lucha de clases, de lo cual deriva todo tipo de discriminación: género, etnia, nación, minorías sexuales, etc., es decir de la realidad, mediante el uso creativo del pensamiento leninista y guevarista.

-Contribuir a la constitución de una Escuela de Formación Política enmarcada en el objetivo arriba mencionado.

-Contribuir a facilitar –directa o indirectamente- relaciones políticas entre organizaciones revolucionarias con visión de lucha compartida, en la práctica y en la teoría, que conformarán una coordinadora guevarista.

-Contribuir a realizar una red internacional de solidaridad entre y para los movimientos que conforman la coordinadora.

TAREAS

Realizar el Segundo Encuentro Guevarista en Uruguay entre los días 28,29 y 30 de Noviembre de 2008.

Realizar un estudio sobre las causas del desenlace negativo de los principales intentos revolucionarios en Europa entre el 1918 y el 1945 (Alemania, Italia, Hungría y Grecia)

Realizar un estudio sobre la Lucha política en la URSS en el periodo 1924-1932 (fin del primer Plan Quinquenal)

Presentar la situación actual de la lucha revolucionaria en Latinoamérica en los últimos 30 años.

Realizar un análisis concreto de la situación política en cada país de Latinoamérica.

Iniciar relaciones con el Encuentro Cono Sur en el camino hacia la Unidad Revolucionaria.
Trabajar en la organización del 80 Aniversario del nacimiento del Comandante Ernesto “Che” Guevara.

RESOLUCIONES

1.- Declaración de Solidaridad con los Cinco Héroes cubanos “Presos Políticos del Imperio”

2.- Declaración sobre la Cuestión Venezolana y Boliviana.

3.- Declaración Acerca de la Inversión de las Plantas de Celulosa.

4.- Realizar en el ámbito de los encuentros internacionales de organizaciones de base la propuesta “Cooperación Internacional Desde Abajo: Una obligación Moral”, con el objetivo que las organizaciones populares gestionen sin intermediarios los fondos de la cooperación internacional.

Movimiento Teresa Rodríguez (MTR), Argentina
Movimiento Brazo Libertario (MBL), Argentina
Movimiento Teresa Rodríguez “12 De Abril”, Argentina
Partido Revolucionario Guevarista (PRG), Argentina
Movimiento Revolucionario Oriental – Frente Revolucionario por una Alternativa Socialista (MRO-FRAS), Uruguay
Taller de Autoformación Militante, Chile
Brigadas de Solidariedad y por la Paz, Toscana, Italia
Red de Hermandad y Solidaridad-Colombia


Extracto de declaración de solidaridad con los pueblos de Venezuela y Bolivia:

“Quienes participamos en el 1er Encuentro Guevarista, hacemos llegar nuestra mas plena solidaridad a los trabajadores, campesinos pobres, pueblos originarios y a la juventud combativa de Venezuela y Bolivia, frente a la ofensiva impulsada por los sectores mas reaccionarios de la burguesía de ambos países asociados al imperialismo, quienes intentan a través del golpe de estado y el consecuente baño de sangre, revertir los procesos políticos y sociales que se desarrollan en ambos países. Llamamos a las fuerzas revolucionarias y antiimperialistas del Continente a desplegar el internacionalismo proletario con ambos pueblos, en el camino de la revolución y el socialismo en América Latina…”


Extracto de Declaración sobre Plantas de Celulosa

“…América Latina tiene en su historia intervenciones extranjeras, invasiones imperialistas presiones económicas, gobiernos corruptos, pero también registra conflictos entre pueblos hermanos por límites geográficos, salidas al mar, recursos naturales, inversiones, etc., donde la injerencia de los distintos imperialismos, que operaron en favor de sus intereses y con el favor de gobiernos cómplices, vendidos y alcahuetes, llevaron a los pueblos a sangrientas guerras civiles y fratricidas.
Hoy el gobierno del Frente Amplio, en su misión de abogado de los intereses de las multinacionales es el responsable del deterioro de las relaciones con los movimientos sociales y la lucha de los pueblos de Gualeguaychú, Colón y Concordia.
Estos gobiernos se sumerge en un nacionalismo exacerbado, que en bajo la excusa de la defensa de la soberanía nacional, encubre su dependencia y su papel de custodio de los capitales extranjeros. El gobierno uruguayo no duda en colocar al ejército, instrumento armado del estado burgués, como custodio de los capitalistas extranjeros.
Las llamadas burguesías nacionales, que no tuvieron o han abandonado cualquier proyecto de emancipación, son cómplices activas y socias menores de esas acciones y planes.
La crisis política entre los dos gobiernos, no deben confundirnos, ambos tienen similares proyectos neoliberales, con algunas diferencias de como instrumentarlos, tanto Vázquez como Kirchner le han pagado lo que no se debía al F.M.I., los dos apuestan a la inversión extranjera y a ninguno de los dos les tiembla la mano cuando se trata de reprimir y procesar luchadores sociales.
Lo que se está ocultando es que a lo largo de toda América Latina se ha instalado el saqueo y el pillaje de nuestros territorios y nuestros recursos naturales. El gas natural, el petróleo, la minería, el agua, la tierra, a lo largo y ancho de las cordilleras, llanuras, selvas y ríos de nuestra América están siendo despojadas y destruidas truncando cualquier proyecto de desarrollo futuro.
Denunciamos que el teatro montado por Tabaré y Kirchner es un intento por dividir a ambos pueblos hermanos, con el fin de facilitar los planes de las multinacionales, agitando un patrioterismo burgués, que no encontrará terreno fértil en las conciencias de ambos pueblos.
Afirmamos, por lo tanto, que argentinos y uruguayos tenemos una tarea en común, que es en primer lugar impedir que las burguesías de ambos países, asociadas a las multinacionales, nos dividan, para mientras tanto hacer sus negocios a costa de la miseria y la salud de nuestros pueblos. Unamos los esfuerzos de las organizaciones populares uruguayas y argentinas para expulsar a las multinacionales de la muerte consolidando el avance en la lucha antiimperialista hacia la unidad latinoamericana que alcanzará su máxima expresión con la revolución y el socialismo…”


Saludos del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (Chile)

“…Reciban los saludos rodriguistas y revolucionarios del Frente Patriótico Manuel Rodríguez de Chile, y nuestra adhesión a este encuentro guevarista … que sin duda es un paso importante no solo en la reflexión colectiva de los revolucionarios del cono sur de nuestro continente, sino también en la práctica concreta en pos de la convergencia y unidad de los que luchan.
En esta hora en que los pueblos de muchos países de nuestra patria grande se organizan y se levantan de múltiples formas contra el imperialismo y sus lacayos, los revolucionarios estamos obligados a coordinar nuestras acciones a escala nacional y continental, es el llamado que hizo el Che Guevara hace 40 años, y si nos decimos consecuentes, más que hablar del Che debemos ser y actuar como él lo hizo o como el lo propuso.
Y en este sentido el llamado del Che a la unidad fue tajante, cuando nos decía que “… es la hora de atemperar nuestras discrepancias y ponerlo todo al servicio de la lucha”


Publicado en el Construyendo Nº 28, correspondiente a enero 2008

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google