Editorial de Construyendo N° 53

. ::
14.Mar.14 :: Editoriales

Mensaje del Poder Ejecutivo al inicio de una nueva Legislatura. El Frente Amplio reconoce una vez más su total postración ante el imperialismo



“… nos pone en condiciones de plantearnos objetivos de mayor alcance. Con esto nos estamos refiriendo a proyectos de mayor porte, como -para solo citar algunos- el que involucra el cambio a la matriz energética a través de la regasificadora, o el reposicionamiento del país como centro logístico con la construcción del puerto de aguas profundas en el este uruguayo, o la concreción del proyecto de minería de gran porte…”
“En la medida que el objetivo estratégico de nuestro país es consolidarse como centro logístico regional de distribución de mercancías y personas, las prioridades del Ministerio de Transporte y Obras Publicas (MTOP) refieren a, aumentar la oferta, competitividad y accesibilidad portuaria; mejorar calidad y servicio de las rutas del grano, la madera y el turismo…”
“…exportaciones de bienes continuaron dinamizandose en 2013, más allá de algunos rubros con dificultades en acceso a los mercados. El total de exportaciones se acercó a un máximo de U$S 10 000 millones de dólares. El incremento en su valor fue cercano a 4%”

“… un 25% de los niños menores de 4 años viven en hogares pobres”

Las tres citas con las que abrimos este Editorial tienen la virtud de sintetizar no solo el espíritu del Mensaje enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento en ocasión de la apertura de una nueva Legislatura, sino que además tienen la virtud de mostrar claramente la línea política estratégica del Frente Amplio.

Por un lado consolidar el rol del país como productor de materias primas sin procesar, o con apenas el procesamiento primario para ser exportadas a los centros industriales, y en este sentido se mencionan explícitamente los rubros a los que se apuntalará especialmente, tal cual ya se viene haciendo a requerimiento de las multinacionales: el grano y la madera.
En ese sentido debe entenderse el crecimiento de las exportaciones que el Poder Ejecutivo menciona, crecimiento estimulado y protegido por el gobierno. El mismo se da en esos sectores, mientras que en todos los que implican algún tipo de industrialización, textiles, cueros, etc, se da una caída de la actividad y de las ventas al exterior, demostrando que la economía no solo se extranjeriza, sino que se primariza cada vez mas.

El otro gran lineamiento que se reconoce explícitamente por el gobierno es el de dar todo el apoyo estatal al desarrollo del negocio del sector terciario, el de servicios, tanto logísticos, facilitando la operatividad de las multinacionales que controlan la extracción de las principales materias primas de la región, como las del sector turístico.

Toda la acción de gobierno frenteamplista debe ser entendida a partir de estos grandes lineamientos estratégicos, al cual hay que agregar, por supuesto, el mantenimiento del encadenamiento del país al mecanismo de la deuda externa, que genera un flujo constante de capitales hacia las financieras multinacionales y, al mismo tiempo, asegurando un constante aumento del endeudamiento para mantener dicho mecanismo funcionando.

Esto lleva a una política de asistencialismo del Estado a las grandes multinacionales por todos los mecanismos concebibles, Ley de PP, Tratados de protección de inversiones, Ley de fomento de inversiones, contratos secretos con cláusulas que incluyen todo tipo de beneficios y subsidios estatales a las multinacionales, etc.

El complemento de esto es una situación social que mantiene a enormes porciones de la población en la pobreza, especialmente a los más jóvenes, que mantiene y profundiza enormes desigualdades en los ingresos, con enormes carencias en los servicios más básicos, agua potable, salud, educación, alimentación, para enormes porciones de la población, más del 34%, como lo revelara un informe publicado por la UdelaR en julio del año pasado, a partir de los datos del censo de 2011.

En ese contexto es posible analizar algunos datos concretos que se mencionan en el Mensaje firmado por Mujica: “…se estima un crecimiento real del PBI del 4% para el promedio del año…”“El salario real creció 3% en 2013…” “El ajuste de jubilaciones y pensiones de 2013 permitió que su poder de compra creciera 3,8%”

En primera instancia, simplemente tomando estos números tal cual vienen, haciendo una primera aproximación muy gruesa, se puede ver ya que el crecimiento, supuesto, del salario real nuevamente está por debajo del crecimiento del PBI, lo cual implica que se continua ampliando la brecha entre crecimiento de la economía y salario, lo que quiere decir es que al igual que en todo el periodo de gobierno frenteamplista la distribución de la riqueza ha sido regresiva, ampliando la brecha entre los sectores de mayores ingresos, es decir los capitalistas, y los asalariados.

Pero, por supuesto que el análisis de estas cifras no puede quedar en eso.
En primer lugar cuando el gobierno habla de aumento de salario real se refiere a la comparación entre el aumento porcentual de los salarios y el aumento del IPC. Esta comparación, sin embargo, es totalmente inexacta para describir la realidad de las familias trabajadoras por la sencilla razón de que los productos que los trabajadores y sus familias consumen con sus sueldos son aquellos productos de primerísima necesidad, es decir alimentos, vivienda, y (si da) salud y educación, y son precisamente estos sectores los que han tenido mayores aumentos de precios, muy por encima del IPC, de manera que en realidad el poder de compra de los salarios, lejos de aumentar se ha reducido constantemente en el último año.
Por otra parte al hablar de salarios no solo se debe tener en cuenta los porcentajes de aumento, sino los valores absolutos de los mismos. En Uruguay el salario mínimo es de 8.960 pesos, nominales, y casi 800 mil trabajadores perciben salarios líquidos por debajo de los 14 mil pesos, y casi 490 mil, salarios líquidos por debajo de los 10 mil pesos, cuando la canasta familiar tiene un precio estimado de más de 50 mil pesos.
Esa es la realidad del trabajador uruguayo, una realidad de salarios totalmente sumergidos, aún después de una década de crecimiento interrumpido de la economía y de ganancias extraordinarias de los capitalistas. Esa es la realidad de los gobiernos frenteamplistas.

En el detalle del informe se mencionan actividades y proyectos de los diferentes ministerios y reparticiones, todo en la línea mencionada.
Así por ejemplo el documento destaca entre otras actividades y supuestos logros: La masificación de medios de pago electrónico, que viene de la mano de la bancarizaciòn de la economía que busca aumentar el lucro de los grandes grupos financieros. La elaboración del Proyecto de Zonas Económicas Especiales que viene a actualizar el marco jurídico de las Zonas Francas a los requerimientos del imperialismo. La elaboración del proyecto de ley de Minería de Gran Porte, hecho a la medida de ARATIRI para garantizarle todas las comodidades para la explotación de los recursos del país. Firma del contrato con Gas de Suez para la construcción de la Planta Regasificadora, donde el Estado se compromete incluso a pagarle los impuestos en España a la multinacional y pasa una vez mas por encima del rechazo de los pobladores, de los informes ambiéntales, etc. Ejecución de contratos de exploración y explotación de hidrocarburos, asignación de tv digital, licitación de bandas de telefonía móvil 4G, toda una serie de entregas de áreas estratégicas de la economía del país al capital extranjero, eso presenta como logros el gobierno frenteamplista.

Ya en lo que refiere al aspecto social el documento destaca el desempleo en 6,5%, que se pasó de 900 mil cotizantes a BPS en 2004 a 1.450 mil en 2012, que el MTSS realizó en 2013 un 10% mas de inspecciones de seguridad laboral que en 2012. Lo que no dice el gobierno es que ese número de desempleados no puede reducirse de ninguna manera a partir de las políticas económicas que viene aplicando, y más aún, tiende a aumentar en los últimos meses a medida que se estanca la economía. Lo que no dice el gobierno es que más de un 20% de los trabajadores de este país siguen en negro, y que aún los que cotizan al BPS han perdido gran cantidad de derechos a partir de las políticas de flexibilización laboral aplicadas por el mismo gobierno, por ejemplo contra los trabajadores estatales. Lo que no dice el gobierno es que cada año se producen más de 50 mil accidentes laborales y que decenas de trabajadores mueren cada año y que centenares sufren diferentes tipos de perdidas de capacidad, mientras los patrones se mantienen en una impunidad absoluta.

Para finalizar este breve recorrido por un documento que bien podría constituirse en una confesión de parte en cualquier juicio al gobierno frenteamplista, no podemos dejar de lado el destaque que el mismo hace de la aprobación de la ley que regulariza el consumo, producción y venta de marihuana, lo que no solo fue un acto de demagogia por parte del gobierno, sino que también constituye un nuevo servicio que el mismo le presta a las multinacionales que impulsaron el mismo, especialmente porque este genera un antecedente jurídico que les permite a nivel mundial avanzar sobre un mercado más que apetecible y blanquear negocios millonarios.

Como conclusión queda el hecho de que el Frente Amplio no tiene empacho en reconocer abiertamente, una vez más, que la política que impulsa y que pretende seguir impulsando es la del imperialismo, la de las multinacionales, la que va en contra de todas las necesidades, aspiraciones y luchas de nuestro pueblo.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google