La “Familia del taxi”


Un sector en permanente conflicto, donde la lucha de clases escapa a los esquemas de negociación-conciliación elaborados por el “progresismo” en el gobierno.
Hablar del sector taxímetro es hablar de la lucha de clases en uno de sus estados más “puros” en el país. Superexplotación, cobro del salario por comisión, precariedad laboral, alto grado de rotación del personal empleado, administradoras que gestionan y administran las empresas sustituyendo y diluyendo las responsabilidades empresariales. Agremiaciones empresariales de carácter mafioso que pretenden sustituir a la organización de los trabajadores por una especie de mutual que nuclee a empleadores y empleados, a favor de los primeros claro está.

El año pasado, en una de las tantas avanzadas empresariales contra la organización sindical, en medio de las pujas empresariales por el mercado de la APPs (aplicaciones para telefonía celular Easy taxi, voy en taxi) se produjo un muy confuso incendio de las instalaciones de radiotaxi 141 (radiotaxi patronal). Con Dourado a la cabeza se produce una intentona de cierre y despido masivo del personal del radiotaxi 141, sobre todo el sindicalizado. Más de treinta trabajadoras son despedidas, sólo discriminando la condición de afiliadas o no a su sindicato, puesto que a varias de ellas que estaban certificadas, debido a múltiples dolencias producidas por el tipo y las condiciones de trabajo, les llegó el telegrama de despido. En primera instancia los trabajadores organizados en el SUATT logran la reapertura de la radio y el envío al seguro del personal despedido hasta que la reapertura se produjera. Luego de meses en esta situación y en vísperas de la finalización del plazo del seguro de paro, se logra una extensión del mismo, pero la patronal avanza en los despidos. El personal que se reintegra es presionado de varias formas y muchas trabajadoras aceptan los despidos, alguno de ellos mejorado. Pero las compañeras delegadas no son reincorporadas, sino que nuevamente son despedidas vía telegrama.

Denisse Moreira, dirigente nacional, secretaria de finanzas del sindicato y Carla Vidal delegada del comité de base 141 han sido quienes han sostenido las denuncias permanentes contra las peores prácticas implementadas por la empresa 141 y sus responsables, los dirigentes de la “Gremial Única del taxi”, es decir el gremio de los empresarios. Existen decenas de denuncias en el MTSS, BPS, IM, Bomberos, etc., sobre las condiciones locativas violatorias de todas las normativas al respecto, sobre las condiciones de hacinamiento en el trabajo, sobre plagas de pulgas y otros insectos. Denuncias porque varias trabajadoras fueron fumigadas mientras trabajaban, puesto que la empresa no cerró nunca para esas tareas de desinfección y mantenimiento.
Sería muy largo entrar en detalle, cosa que haremos en próximos artículos.

El conflicto permanente, podríamos decir, reanudado en el mes de enero de este año con el plan de lucha por la restitución de las compañeras delegadas, hoy entró en una especie de estancamiento. Por un lado se suspendió la última reunión de negociación en el MTSS. Por otro la última asamblea del SUATT rechazó la propuesta de reinstalación pre-acordada entre la UNOTT y la patronal. Se suspendieron las movilizaciones sindicales y la dirección del SUATT está iniciando la vía jurídica para la restitución de las compañeras. Hubo varias movilizaciones y algunos enfrentamientos con carneros y agentes de la patronal, la justicia intentó encarcelar a dos dirigentes y se procesó sin prisión a un compañero militante sin ninguna prueba sustancial por supuestas amenazas de muerte al exmilitar y agente de confianza de Oscar Dourado, responsable de provocar a los trabajadores en una movilización.

Varias son las conclusiones que los trabajadores debemos sacar de este conflicto, pero por ahora al no haber concluido el mismo, solo se puede enumerar las principales.
1) La avanzada de Dourado y la Patronal contra la organización sindical tiene aspectos particulares, pero se inscribe dentro de la avanzada general de todas las patronales contra los trabajadores.
2) Es evidente que existen gremios y sindicatos clase A y clase B para las instituciones del Estado, los primeros son los que se avienen a las reglas de juego establecidas, los segundos son los que sostienen la independencia de clase como principio inalienable
3) La solidaridad de clase se hizo efectiva y varios gremios y organizaciones estudiantiles se plegaron a las movilizaciones del SUATT
4) Algunas resoluciones tomadas en asambleas generales, si bien fueron democráticas en las formas, sus contenidos no fortalecieron la interna en medio del conflicto, sino que la debilitaron
5) Es indesligable la actual situación de la futura ronda de negociación salarial que debe comenzar en poco tiempo, puesto que los convenios del sector a nivel departamental y nacional se vencen y la estrategia de los trabajadores es la pelea de conjunto y eso también lo sabe la patronal

Análisis más profundos deben esperar a que concluya esta etapa de la lucha.

Reintegro inmediato de las delegadas despedidas Denisse Moreira y Carla Vidal
Desprocesamiento de Miguel Ramírez, militante procesado injustamente y sin pruebas
En defensa de la organización sindical clasista, combativa y con independencia de clase
Por la unidad de los que luchan.
——————————————
Pulicado en CONSTRUYENDO N°57. Febrero de 2015

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google