La Entrega y la Destrucción con disfraz de Nacional y Popular


En el reparto del mercado y la producción del capitalismo mundial, para nuestra región se profundiza la primarización de la economía. Es decir que la maquinaria de producción capitalista se abastece de materia prima desde nuestros territorios mediante el saqueo de todos nuestros bienes naturales, y con sus consecuencias devastadoras sobre la vida, con la deforestación, la pérdida de biodiversidad, la contaminación, el desplazamiento de comunidades (pueblos originarios, campesinos, trabajadores rurales), pérdida constante de soberanía alimentaria, enfermedades de todo tipo, muerte.

La burguesía imperialista y sus socios menores locales cuentan para esto con gobiernos que, tengan el discurso que tengan, se pinten del color que se pinten, incluso a veces con palabrerío supuestamente antiimperialista, defienden sus intereses en la región. Aplican a pedido de los monopolios todos sus planes de saqueo. Podemos poner como ejemplo el Plan IIRSA, el plan de infraestructura para las rutas del saqueo en toda la región.
Es así que todos los estados de la región administran en conjunto los negocios extractivistas, saqueadores y contaminantes: principalmente petroleros, mineros y agrícolas. Como también entregan las reservas de agua potable muchas veces custodiada por bases militares yanquis, asentadas estratégicamente en todo el continente.
Son imágenes representativas de Nuestra América desiertos verdes de monocultivo formados por pooles de siembra, cráteres en toda la zona de Cordillera, pozos petroleros, fractura hidráulica, derrames de petróleo en el mar…Millones desplazados de sus territorios, millones con su salud deteriorada por todos estos emprendimientos, miles y miles de muertes.
Un puñado de monopolios se llevan todo, mientras dejan estas consecuencias devastadoras sobre nuestros pueblos y nuestros territorios.

Como en toda la región, en la Argentina hay luchas que enfrentan estos negocios de los monopolios, a su Estado y a sus gobiernos de turno. Muchos emprendimientos megamineros fueron frenados por la lucha popular, con bloqueos como el que aún hoy frena la instalación de una planta de Monsanto en la provincia de Córdoba; la lucha de los pueblos fumigados, la pelea contra las pasteras, las petroleras y actualmente contra el Fracking; toda la resistencia a la instalación o permanencia de industrias contaminantes que enferman poblaciones o barrios enteros; la resistencia al desmonte, a la contaminación y saqueo del agua potable, la pelea por la tierra y los territorios de trabajadores rurales, campesinos y pueblos originarios.

Como en toda la región, en la Argentina el gobierno kirchnerista se ha encargado de aprobar las Leyes Antiterroristas, y fue contra las luchas ambientales donde quiso aplicarse por primera vez en la provincia de Catamarca, lo cual fue frenado por la solidaridad y la lucha en todo el país. Como hay resistencia a sus planes, profundizan las políticas represivas del Estado.

En esta nota profundizamos en torno al tema del Fracking, método de extracción de petróleo que el imperialismo viene aplicando y que hay que entenderlo en el marco general de la crisis global del sistema, de la devastación a nivel mundial de las reservas de esta fuente principal y aún irremplazable de energía para la maquinaria capitalista, como también debemos enmarcarlo en la lucha interimperialista que se profundiza y que se expresa también en nuestra región.

YPF- VACA MUERTA- CHEVRON:

CAPITALISMO, VORAZ CONSUMO ENERGÉTICO Y SAQUEO

El Capitalismo para mantenerse en pie necesita expandirse permanentemente, profundizando la explotación del hombre y los bienes comunes, incrementando así su consumo energético.
En los últimos treinta años la población mundial tuvo un crecimiento de alrededor del 50%, y el consumo total de energía no transformada (primaria) aumentó en un 74%. Pero la mayor parte de este consumo está en manos de un grupo de países y corporaciones (en 2008 los 34 estados que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico entre los que participan EE.UU, Alemania, Francia y Reino Unido concentraron más del 50% del consumo de energía primaria a nivel mundial)
La matriz energética mundial está compuesta en un 86% por combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo y seguirán siendo la principal fuente de energía en los próximos 20 o 30 años, tornándose indispensables para mantener en funcionamiento la rueda producción capitalista.
Ante una demanda energética creciente y una “producción” de combustibles que se estancará en menos de 10 años, el capitalismo ha avanzado en la explotación de reservas subacuáticas o de zonas ambientalmente frágiles como el Ártico, y la puesta en marcha de yacimientos no convencionales de petróleo y gas, poniendo en serio riesgo ambiental diversas regiones del planeta, con una fuerte participación del Departamento de Estado norteamericano, la OEA, el BID, la Organización Latinoamericana de Energía y el Banco Mundial.

¿QUÉ ES EL FRACKING?

La fractura hidráulica (FRACKING), es una técnica de extracción de gas y petróleo que se ubican a varios miles de metros de profundidad. Estos yacimientos denominados no convencionales son formaciones geológicas poco permeables y compactas, en las que los hidrocarburos se encuentran dispersos. Para liberarlos se fractura la roca perforando primero verticalmente y luego de forma horizontal, e inyectando millones de litros de agua a alta presión, mezclada con arena y aditivos químicos. Los hidrocarburos ascienden a la superficie con parte (entre el 9 y el 35%) de la mezcla inyectada. Esta mezcla denominada reflujo contiene agua, los químicos utilizados, componentes orgánicos tóxicos, metales pesados y materia natural con residuos radioactivos y es aún más tóxica que la utilizada en el proceso de la fractura, generando de esta forma las aguas residuales, fuente de contaminación de cursos de agua, aire y la superficie de la tierra. El resto del material que no es recuperado en el reflujo queda debajo de la superficie provocando la contaminación de las napas de aguas.

Por cada plataforma de extracción conformada por 6 u 8 pozos, perforados verticalmente hasta 2 km y horizontalmente hasta 1,2 km, se remueven 830 metros cúbicos de tierra, y se requiere la inyección de entre 54.000 y 174.000 litros de agua y entre 1.000 y 3.500 m3 de aditivos químicos.
En Neuquén según Guillermo Coco, Ministro de Energía, Ambiente y Servicios Públicos de Neuquén, que condujo la creación de la empresa provincial Gas y Petróleo y de numerosas empresas que proveen servicios a las petrolera, se planean, entre 2012 y 2017 perforar 2.500 pozos. Actualmente ya se han perforado alrededor de 245 pozos.—

AQUELLA SOLITARIA VACA…

Los planes políticos impuestos desde los países centrales en los ´70, sumados a los altos precios internacionales de los commodities y al desmedido y vertiginoso consumo de dichas potencias capitalistas, reafirmaron a Latinoamérica como proveedora de minerales, hidrocarburos y materias primas agrícolas, profundizando el saqueo, la superexplotación y contaminación de los bienes comunes de nuestra región.
En Argentina por ejemplo, las reservas de petróleo que en 1988 alcanzaba los 14 años, se redujo a 9 años, y para el gas las reservas pasaron de 36 a 7 años, producto del desmedido crecimiento en los volúmenes de extracción.

La decisión de continuar con una matriz energética basada en hidrocarburos (más del 50% es gas natural) que se transluce en la falta de inversión en energías sustentables, la necesidad de satisfacer altas demandas energéticas por parte de la industria para sostener la enorme tasa de consumo que sostiene la economía de mercado, el desabastecimiento doméstico que afecta el suministro de luz y de gas domiciliario, crean el nuevo escenario que alimenta el “sueño” de los no convencionales.
El gobierno nacional, que entre el 2003 y e l 2010 incrementó en 715% las importaciones de gas natural licuado, gas oil y fueloil (Según Ministerio de Economía de la Nación), recibió con bombos y platillos el anuncio de la Agencia de Información de Energía de EE.UU que en un informe del año 2011 posicionó a nuestro país como tercer proveedor de gas no convencional, y le dio pie para proclamar una supuesta soberanía energética de la mano de la recientemente “” “nacionalizada“YPF.
Pero los espejitos de colores comenzaron a desvanecerse porque luego de la onerosa “expropiación” del 51% de YPF a la española REPSOL, y la modificación de varios decretos provinciales (que prepararon la cancha para aprobar la nueva Ley Nacional de Hidrocarburos ), Miguel Galuccio –actual Presidente de la “estatal YPF S.A. ” y anteriormente integrante de Schlumberger, la mayor empresa del mundo de servicios a yacimientos petroleros y especialista en Hidrocarburos no convencionales- realizó un acuerdo con la estadounidense Chevron. Un acuerdo secreto, que significa ocupar territorios de comunidades mapuche como la de Campo Maripe” y crianceros (pequeños productores de ovejas), y que a la multinacional le dejará ganancias ocho veces mayores respecto a su inversión y la mitad de la producción de petróleo principalmente.

–Entre 1972 y 1992, Chevrón-Texaco, que explotaba pozos petroleros convencionales, afectó 450 mil hectáreas al desechar más de 60 mil millones de m³ de agua tóxica a ríos y esteros en Ecuador causando irreparables desastres ambientales y sociales en la selva amazónica.–

CUANDO LA VACA ESTÁ MUERTA FESTEJAN LOS CARROÑEROS…. ….
Los gobiernos municipales, provinciales y el nacional cuando es hora de compartir, reparten los 30000 km2 ocupados por las formaciones Vaca Muerta y Los Molles (abarcan cerca de la mitad de la provincia de Neuquén y una parte de Mendoza y Rio Negro) con las multinacionales Shell, Total, Pan American Energy, Tecpetrol, ExxonMobil, PlusPetrol, Petrobras, Madalena Energy, Crown Point Energy, Dow Chemical, Petronas, Wintershall de BASF, Sinopec, como es de esperar de todo gobierno burgués
Esto es una muestra más de que la “década ganada” fue para las multinacionales y los buitres locales, y que seguirán ganando ellos en la medida que no nos organicemos como pueblo para resistir a sus planes de entrega.
Ante el avance y el saqueo se multiplican, como es NATURAL, las resistencias a este sistema de contaminación, enfermedad y muerte, pero para terminar con la barbarie capitalista tenemos que tomar la ofensiva, generar más lucha y más organización para echarlos a todos y poder decidir como pueblo de qué manera queremos vivir.
Enfrentar a los monopolios, a sus planes de saqueo y devastación, es enfrentar al sistema capitalista por todos los medios de lucha que estén a nuestro alcance, y todos los que tengamos que construir. Para los pueblos del mundo, no queda otra opción que derribar este sistema: resistiendo sus negociados defendiendo nuestros territorios, enfrentando a sus gobiernos hasta voltearlos, imponiendo los intereses de las mayorías contra ese puñado de monopolios, sus socios y representantes locales, sus Estados que son sus herramientas de dominación. Vuelve a quedar más que claro que lo que está en juego, lo que estamos defendiendo, es la vida, que es socialismo o barbarie capitalista. Lo que está por delante, lo que debemos conquistar, es nuestra liberación. Por eso es que no queda otra salida que la Revolución Socialista.
En definitiva, HAY QUE HACER LA REVOLUCIÓN.

————————————————–
Pubicado en CONSTRUYENDO N° 7. Febrero de 2015

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google