Astori y el falso “milagro económico”. Crecimiento del PBI para toda Latinoamerica


Importa analizar el escenario económico mundial y regional, pues la época de viento a favor de la economía latinoamericana de los últimos diez años, en el marco de la más profunda crisis del sistema capitalista en su conjunto, ha significado mejoras en empleo, salarios, mayor consumo, etc.; la mesa de todos los días no puede separarse del comportamiento de la economía nacional, regional y mundial.

El zar económico uruguayo Astori que ostenta el laureado prestigio de una década de crecimiento económico no ha sido des mistificado. Hereda una situación excepcional de América Latina por aumento de precios internacionales de las materias primas y un flujo excepcional de capitales de inversión y especulativos. Los capitales excedentes en los países desarrollados en crisis, no podían ser reinvertidos para seguir aumentando la producción cuando las masas estadounidenses y europeas de alto poder de consumo se debatían en el desempleo y la caída del poder adquisitivo. Esos capitales se dirigieron a la periferia, siempre ávida de capitales para aumentar la producción y esos capitales llegaron con todo tipo de incentivos, y ventajas tanto para la producción ( tierras, fabricas y servicios) como para la especulación ( bonos del tesoro, letras de tesorería, etc.) a intereses usureros.

El crecimiento de la economía Latinoamericana estaba garantizada no importa si los gobiernos fueran de derecha, centro o izquierda ligh. Así gobiernos francamente pro imperialistas como Colombia, México, Perú, Paraguay, etc.; como populistas con una firme intervención estatal en el mercado neoliberal con no pagos parciales y auditorías a la deuda externa, con nacionalizaciones y protección a ciertas áreas como Argentina, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, etc.; como los países “estrellas neoliberales” como Chile, Uruguay; o las ambiciones subimperiales brasileñas de un nuevo orden mundial en el BRIC (Brasil, Rusia, India y China) e inclusive Cuba en medio de sus reformas restauradoras gozaron de un crecimiento del PBI en algunos casos históricos.

No dependía de la sapiencia económica neoliberal de un equipo de gobierno ni la vocación populista de un gobierno sensible a las mayorías postergadas, todo dependía de que el precio de las materias primas, (petróleo, gas, soja, celulosa, cobre, trigo, arroz, carne, fibras, productos lácteos, granos, hierro, etc) se dispararan y se mantuviera el alto crecimiento del PBI de China e India, aumentando la demanda de “commodities”. Precios mejorados y nuevos mercados.

El inventario del crecimiento del PBI (2003 -2012), de los países de Latinoamérica lo confirma.
Según los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre 2003 y 2012; el crecimiento promedio anual por país es:
PANAMA 8,2%
PERU 6,5%
URUGUAY 5,9%
ARGENTINA 5,6%
REPUBLICA DOMINICANA 5,5%
CUBA 5,4%
VENEZUELA 5%
COSTA RICA 4,9%
COLOMBIA 4,7%
ECUADOR 4,6%
CHILE 4,5%
BOLIVIA 4,4%
HONDURAS 4,2%
PARAGUAY 3,9%
BRASIL 3,6%
GUATEMALA 3,5%
NICARAGUA 3,5%
MEXICO 2,6% - (Crisis del estado guerra contra narcotráfico – competencia china en EEUU y Canadá sus principales mercados)
EL SALVADOR 1,5% - ( Violencia criminal generalizada)

En la mayoría de los países el crecimiento del PBI estuvo alrededor de un 5% de promedio, como en nuestro país. Astori y su equipo de gobierno, que se mantuvo en los dos gobiernos progresistas de Vázquez y Mujica y que nuevamente es el “zar económico incuestionable” del tercer gobierno progresista, ha llevado adelante la política neoliberal, fondomonetarista al servicio del capital extranjero.

Más allá del modesto mejoramiento de las mayorías populares, donde el salario mínimo de 10 mil pesos es la sexta parte de la canasta familiar y la jubilación mínima no llega a 7500 pesos, una verdadera burla a los trabajadores del ayer y la tasa de desempleo 7%, condena a la inseguridad a más de 100 mil trabajadores, ha comenzado a revertirse el período de “vacas gorda”, y los “gurú sabios, los milagreros económicos, los hacedores de la felicidad” recurren a las viejas recetas del FMI : el aumento del endeudamiento, los ajustes fiscales, la garantía de la rentabilidad empresarial, los recortes salariales, la caída de la inversión del estado en salud, enseñanza, vivienda y la creciente privatización del patrimonio estatal y la extranjerización de la economía.

Estaba en la tapa del libro.

——————————————-
Publicado en CONSTRUYENDO N°58. Mayo de 2015

.  

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google