Ante el despido antisindical de la compañera Loreley Corbo delegada de la Comisión Interna del diario La Juventud y dirigente del Sindicato de Artes Gráficas, la TCC declara:


1- Que hemos denunciado y combatido siempre la práctica de las organizaciones que se pretenden populares, clasistas o de la “izquierda” uruguaya, que han sido varias, pero muy clara y groseramente el propio movimiento sindical, las cooperativas de vivienda y de consumo, muchos sindicatos, federaciones, partidos y movimientos, de sostener sus aparatos, especialmente los sueldos de sus “dirigentes rentados”, mediante, lisa y llanamente, la explotación del trabajo de militantes voluntarios y otros asalariados que sostienen muchos servicios de la organización o bien “emprendimientos productivos” (léase comercios, empresas, talleres, “negocios” de importación-exportación, etc., etc.) cuyas rentas o utilidades, o sea el plus valor del trabajo de aquellos, va a parar a las arcas de “la organización”.
Tristemente célebres han sido viviendas, automóviles u otros valores, que se adquieren con estos “fondos” para beneficio de los cuadros dirigentes o los innumerables conflictos y juicios laborales que deben iniciar muchísimos trabajadores asalariados de esas “empresas” ante los atropellos de esas “patronales compañeras”. 

2- Que la TCC ha sido también crítica y opositora permanente respecto a los métodos que siempre han utilizado quienes defienden estas prácticas para denostar, desprestigiar e intentar acallar a quienes no comulgan con sus tácticas, “usos” y “costumbres”. Quién, opositor a ellos, no ha sufrido alguna vez la “patoteada” o el tilde de “agente” del enemigo, de las patronales o aún “de los servicios”? Pero además conocemos infinidad de casos de “desprestigio organizado” y sistemático contra militantes opositores o críticos, ya sea con falsedades políticas o aún con calumnias respecto de su vida personal o familiar.

3- Que volvemos a rechazar de plano estas prácticas que deforman la conciencia y se suman al retroceso cultural de nuestra clase, prácticas verdaderamente anti-revolucionarias, reñidas tanto con los principios como con la independencia de clase que deben defender los trabajadores y repudiamos el despido de la compañera Loreley Corbo, quién organizó la Comisión Interna en ese diario, luego de muchos años de esfuerzos infructuosos de otros compañeros que quedaron por el camino.

4- Que respaldaremos, y en lo que podamos propondremos y acompañaremos, todas las acciones clasistas honestas de lucha que se tomen en la exigencia del inmediato reintegro de la compañera y del mejoramiento de las condiciones de trabajo en el taller en los términos en que los compañeros trabajadores venían demandando al tiempo que repudiaremos y denunciaremos cualquier intento oportunista de utilizar este episodio para desprestigiar a los militantes clasistas contrarios al cumulo de prácticas antagónicas a los intereses de la clase trabajadora que llevan adelante la enorme mayoría de las direcciones sindicales vinculadas al PIT-CNT, muy especialmente la absoluta carencia de independencia respecto del gobierno, sus representantes institucionales y los partidos.

5- Que convocamos a la reflexión de los militantes que, en el error, defienden con uñas y dientes su “auto explotación” convencidos de que aportan así a la “causa revolucionaria” y al fin son los mismos que, en su incomprensión, no sólo avalan la profundización de la burocratización de las organizaciones populares, sino también los abusos que sus “patrones” cometen contra sus compañeros asalariados.

Boletín informativo y de opinión de la Tendencia Clasista y Combativa. 20 de abril de 2015

——————————————————
Publicado en CONSTRUYENDO N°58. Mayo de 2015

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google