Salto: La unidad de los revolucionarios como desafío…

El ultimo mes fue bastante “agitado” en términos de lucha de clase en Salto. El conflicto de ADEOMS, que si bien ha entrado en un impasse debido a las elecciones del sindicato, aun no esta resuelto, el comienzo del conflicto de los trabajadores de la educación secundaria afiliados a FENAPES por salario y por el cumplimiento de las resoluciones del Congreso de Educación y que fuera impulsado desde este departamento, el conflicto de AEBU que afecta a las sucursales locales de la banca publica, el comienzo de la campaña de recolección de firmas por la anulación de ley de impunidad, campaña que es abiertamente boicoteada por el FA.



Este escenario no presenta sin embargo una presencia masiva de la población en movilizaciones (mas allá de algún caso aislado como marcha de ADEOMS de centenares de personas). Se caracteriza por el surgimiento de nuevos militantes con ganas de movilizarse y luchar aunque con poca experiencia y formación y una masa de gente que comienza a responder lentamente a las convocatorias a luchar, empujada por la situación de carestía, precariedad en la mayoría de los empleos y salarios miserables
Por otro lado las organizaciones de trabajadores siguen (al igual que en todo el país) dominadas mayoritariamente por direcciones con políticas de no enfrentamiento al gobierno y por lo tanto con estrategias basadas en la negociación y conciliación y no de confrontación y movilización ante las patronales y el gobierno.
En definitiva la situación actual en Salto se caracteriza por el aumento de las luchas, pero las mismas se mantienen aisladas, las agrupaciones y militantes clasistas son minoría en casi todos los sindicatos y organizaciones populares y aparecen dispersos.
La realidad, entonces, nos plantea la necesidad de ir generando espacios de encuentro y unidad entre quienes están planteando que ya nada se puede esperar de este gobierno, ni a nivel nacional ni a nivel local. Entre quienes estamos convencidos de que la actual dirección del movimiento obrero no esta dispuesta a enfrentarlo y que por lo tanto hay que generar una nueva, cambiando la estrategia con que se mueve la clase, pasando a encarar la confrontación abierta con un gobierno corrupto, represor, sometido a las multinacionales y al imperio.
Este planteo no tiene nada de original, lo hemos venido impulsando a nivel nacional desde hace mucho tiempo, en el discurso y en la práctica.
Dada la realidad de nuestro departamento consideramos que el mismo es tanto o más valido aquí y ahora, ya que los espacios para militar son aun menores aquí que en la capital, los militantes y organizaciones que nos reivindicamos clasistas y revolucionarios somos menos y estamos mucho más dispersos y por lo tanto la necesidad de encarar el esfuerzo de coordinar y tender a mayores niveles de unidad es más apremiante.
Entendemos que es necesario actuar en dos niveles: lo social, mediante la generación de espacios de coordinación para la lucha reivindicativa e inmediata, y lo político, encarando la tarea de generar espacios de debate y discusión para ir creando (en el marco del respeto de las historias y las organizaciones que se han dado los diferentes grupos que se reivindican de izquierda y revolucionarios), la posibilidad de avanzar hacia los mayores niveles posibles de unidad para luchar.

* Base Salto del MRO-FRAS

Publicado en el Construyendo Nº 27 - Octubre 2007

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google