Elecciones en el SUATT: Nuevos desafíos, nuevas responsabilidades

El pasado 31 de octubre cientos de trabajadores concurrieron a las elecciones sindicales en el SUATT (sindicato del taxímetro). En una jornada ejemplar por sus contenidos y su forma, los trabajadores organizados hicieron uso de una de las formas de la democracia obrera, eligiendo programa, metodología y militantes para llevarlas adelante. El respaldo que recibió nuestra agrupación sindical, que presentó la lista 17 “por la dignidad obrera”, ha confirmado y consolidado el avance del clasismo en nuestra humilde organización sindical.



En la disputa electoral fueron levantados dos proyectos, por un lado el camino de la independencia de clase, de la participación, de la democracia obrera, del clasismo; y por otro el del oficialismo sindical, de la sujeción de los trabajadores a los dictámenes de los partidos de gobierno, el del sindicalismo dentro de los límites del capitalismo en su forma de democracia burguesa, el de la injerencia de ediles, diputados y jerarcas gubernamentales en los asuntos de los trabajadores.
El gremio laudó y el 60% de los trabajadores definió claramente que la aparente luna de miel que había comenzado en el 2005 se terminó y que las expectativas cifradas se van acabando. Otro elemento no menor es analizar éste acto electoral en el contexto general del mundo obrero. La situación actual va marcando un claro avance de los sectores clasistas de los sindicatos.
Por supuesto que estos avances no son gratis y están plagados de contradicciones, pero cuando existen las posibilidades de marcar un rumbo claro y se procesan los mecanismos de unidad de los sectores clasistas, el oficialismo sindical hace agua. El conflicto en banca oficial, el de los municipales de Montevideo, los esfuerzos de los trabajadores de los sindicatos de base de FUECI y de la UNTMRA por levantar proyectos alternativos van colocando en la agenda un escenario de pelea con respaldo de las bases. Sin llenarnos de vanidad, pero haciendo un claro reconocimiento a todos los compañeros que apoyaron nuestra opción, debemos consignar que este triunfo fue un triunfo de la Tendencia Clasista y Combativa. Así lo entendemos, porque así fue nuestra campaña electoral, desde los volantes, los afiches, las pintadas y pegotines y las charlas con las bases de nuestro gremio. No ocultamos nada, nos plantamos de frente a los trabajadores de nuestro gremio y desafiamos a los aparatos gubernamentales. El futuro inmediato nos plantea un escenario de pelea y preparar a nuestro gremio es una tarea impostergable que nos marca los nuevos desafíos y responsabilidades.

Publicado en el Construyendo Nº 27 - Octubre 2007

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google