Un endeudamiento sin precedentes… El gobierno del FA y la deuda externa

Todos los integrantes del gobierno se habían comprometido, pública e históricamente, contra el pago de la deuda externa en todas sus variantes (no pago, moratoria, auditoría, desconocimiento, etc.), sin embargo, luego de tres años de gobierno “progresista”, el saldo es muy diferente: ningún gobierno había llevado tan lejos el endeudamiento, ningún gobierno había desembolsado tanto (y por adelantado) por el pago de la deuda.



Cuando el progresismo necesitaba crecer en credibilidad, sobre la ingenuidad y el engaño a los sectores populares. Una profusa documentación certifica el compromiso de todas las fuerzas políticas del Gobierno de luchar contra el pago de la deuda externa y sus intereses, establecido claramente en el acuerdo del 5 de febrero de 1971 y sus Medidas de Gobierno, sino en los años posteriores de apertura democrático-burguesa después del período de la dictadura terrorista de estado.
En el Encuentro sobre la Deuda Externa en la Habana, en julio de 1985, concurren Seregni, Alba Roballo, Rodney Arismendi, Araújo, Baliñas, Cores, Lichtensteijn, Héctor Rodríguez, Lezcano y López Balestra donde sus discursos son todos condenatorios acerca de las políticas imperiales de extorsión mediante la deuda externa.
Liber Seregni, candidato a la Presidencia por el FA, denunció en agosto de 1989 en una disertación en la Cámara de Industrias del Uruguay, que Uruguay ha pagado solo por concepto de intereses, el equivalente a todo el parque industrial del país. En setiembre, entrevistado por Búsqueda, Seregni declaró: “ … habría que reducir el pago de intereses a la banca acreedora a la mitad, y con relación al FMI, mantener relaciones, pero de ninguna manera sujetarse a sus condicionamientos”
Raúl Sendic, en sus artículos en los periódicos “Asamblea” y “Mate Amargo” se pronunciaba categóricamente contra el pago de la deuda externa, en sus artículos: “Qué pasa sino se paga la deuda externa” “¿Deuda externa, si? Paz social, no” “De la ventosa al pulpo”
Rodney Arismendi, en su informe al XXI Congreso Los comunistas en Asamblea, de diciembre de 1988, desarrolló una serie de Soluciones Urgentes. Los recursos para este programa de soluciones inmediatas y posibles, son los recursos que hoy se destinan al pago de la deuda externa y a mantener y agrandar la peligrosa burbuja financiera.
El Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) con su coalición Movimiento de Participación Popular, la primera fuerza política del actual gobierno, edita un documento a fines de la década del 80, titulado “15 preguntas sobre deuda externa” donde cada pregunta y su respuesta sintetizan que pagar la deuda externa es inmoral, que la deuda es ilegítima y ya se pagó, que si no se paga no nos van a cortar créditos ni mercados, etc.
El senador del MPP, Alberto Couriel, ex – asesor de la Presidencia del FA, en setiembre del 1989, reclamó que fuese negociada con “dignidad nacional”, hecho que a su entender tiene dos puntas: “que no haya transferencia de recursos” al exterior y la no aceptación de las condiciones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.
El actual diputado del MPP, Héctor Tajam, junto a Gustavo Arce y José Rocca, elaboró un documento titulado: “La deuda externa del Uruguay: un negocio para pocos” en 1990 donde se reafirmaba: “En lo que atañe a ese flagelo que es el endeudamiento externo, que ha provocado no sólo la pérdida de la presente década sino que va hipotecando y condicionando la venidera…”
Danilo Astori, cabeza de la segunda fuerza política ( Asamblea Uruguay) del gobierno y actual Ministro de Economía en el cuaderno N. 6 del CIEDUR de octubre de 1984 titulado: “Hacia una nueva economía: las medidas inmediatas”, en el capítulo i: la renegociación de la deuda externa, consideraba: NOSE PUEDE PAGAR.
Entrevistado en Brecha en 1987, declaraba: “la deuda es ilegítima, financió inmoralidades, fuga de capitales y represión”
En julio de 1989, Astori dijo que dejando de pagar apenas la mitad de los intereses el país dispondría de 90 millones de dólares en un año, lo que significa 8.000 nuevos puestos de trabajo o no menos de 9000 viviendas nuevas para los humildes.
En el libro “La crisis de la deuda externa, orígenes, situación actual y perspectivas” de 1990, una recopilación de diferentes autores( Astori, Juan Manuel Rodríguez, Cancela, Arce, Tajam, Rocca, Solari) efectuada por Danilo Astori, este manifiesta dos alternativas: “la primera, acción colectiva de los deudores con contactos estrechos y permanentes entre gobiernos de América Latina y Africa y la segunda es la que apunta a la acción unilateral en materia de suspensión de los pagos por concepto de servicios de la deuda actual con los bancos privados internacionales, al tiempo de constituir la contrapartida del rechazo a la condicionalidad ortodoxa (FMI, BM)”
Entrevistado en 1991, Astori por Marta Harnecker en el libro “Los desafíos de una izquierda legal”, preguntado: ¿Creen que es posible el no pago de la deuda externa? Astori contestó: “… queda la deuda con los acreedores privados. A ellos se les pagó bastante. Ahora ya no más. Se vendió y se pagó deuda”. Sobre los condicionamientos del FMI dice: “esas condiciones no las plantean los acreedores, porque los acreedores no plantean condiciones, viene el FMI a plantearlo. Y luego los acreedores preguntan si nosotros hemos llegado a acuerdos con el Fondo para dar su visto bueno a la negociación de la deuda”, continúa Astori: “Nuestra posición clara en esta materia es que eso es inadmisible, inaceptable y que hay que cortar de raíz con la acepción de esa condición”.
El candidato a la Vicepresidencia por el Nuevo Espacio (PGP-PDC-UC-MI) Quijano, en 1989 manifestó: “… queda un recurso que han aplicado todos los países de América Latina, menos Chile y Uruguay: no pagar. Propuso plantear el pago de los intereses con un 50% de descuento y sin condicionamientos.”

Decisiones “progresistas” sobre la deuda

1) Firmar un acuerdo con el FMI el 8 de junio del 2005, apenas comenzado el gobierno, donde se entrega a las multinacionales extranjeras la soberanía nacional (tratado de protección de inversiones con EEUU y otros países haciendo cola, tratados de libre comercio), entrega del patrimonio estatal con las asociaciones de los entes autónomos a capitales privados; desmantelamiento de la industria nacional eliminando protecciones arancelarias y manteniendo revaluado el dólar para facilitar importaciones, desmopolizaciones en manos del estado para sustituirlos por monopolios privados, zonas francas que generan países independientes dentro del propio país; reforma tributaria que grava al trabajo (90%) y casi exonera al capital (9%). Existe una oficina de control y monitoreo de las cuentas públicas del FMI en la propia casa de gobierno y cada 30 días desembarca un funcionario del FMI para “insinuar” las medidas a tomar y qué casualidad, todos los meses el gobierno recibe felicitaciones del FMI y el BM por las medidas tomadas.
2) En marzo del 2005 la deuda externa pública ascendía a 14.899 millones de dólares, con la refinanciación a plazos que llegan al 2037, a diciembre del 2006 ha trepado a 24.903 millones (amortizaciones 13.709 e intereses 11.194 millones de dólares -Datos BCU-), después de haber pagado y adelantado el pago por 8 mil millones de dólares en tres años (80 planes de emergencia), si se agrega lo emitido en bonos durante el 2007 y la deuda del sector privado estaríamos en una cifra cercana a los 30 mil millones de dólares.
3) El PBI del 2006 ha sido de 20 mil millones de dólares o sea que se debe un año y medio de PBI o seis años del total de exportaciones a 5 mil millones de dólares por año. Todo esto medido con el dólar a 21 pesos.
4) Con el dólar a su “verdadero valor”, como lo piden los exportadores, la federación rural, la industria textil, los inversores extranjeros, la inflación en pesos y en dólares, los riesgos de una devaluación argentina, o como lo pide el senador del MPP Alberto Couriel o las declaraciones del Ministro Mujica que tendría que estar a 32 pesos, entonces, el PBI del 2006 sería de 13 mil millones de dólares y deberíamos dos años y medio de PBI o diez años de exportaciones de 3 mil millones por año.
Sea lo que sea, en la historia fondomonetarista de nuestro país, o sea, a partir de 1959, no ha habido gobierno más entregado de patas y manos al FMI. Ni que haya endeudado más generaciones futuras de trabajadores. Ni que haya tergiversado y mentido tanto inventando la “deuda soberana”, o sobre la “liberación de los condicionamientos del FMI al haber adelantado los pagos”.

Publicado en el Construyendo Nº27 - Octubre 2007

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google