“La movilización debe continuar”

\"\" El pueblo trabajador de Haití está protestando contra el hambre y la explotación; contra el gobierno títere de René Preval; contra las multinacionales imperialistas que saquean las riquezas del país; contra la brutal represión de las fuerzas de ocupación de la ONU (Minustah) integradas por los generales y soldados de Lula, Tabaré Vázquez, Bachelet, Cristina Kirchner, Uribe y tantos otros gobiernos capitalistas. Las manifestaciones populares exigen el cese de las medidas hambreadoras y el retiro inmediato de los ejércitos extranjeros. Batay Ouvriye (Batalla Obrera), una de las principales organizaciones sindicales haitianas, convoca a continuar con la lucha. (Consejo Editor)



¡Fuera las tropas de ocupación de Haití!

Movilizaciones ocurrieron en Les Cayes, Petit Gôave, Jérémie, Port-au-Prince… contra el alto costo de vida. El pueblo está cansado. Tenemos hambre y la miseria no va a matar a todos poco a poco. La movilización puede hizo mover un poco al poder, pero, hasta ahora, nada se ha hecho por nosotros. Las supuestas “medidas” se dieron con asistencialismo y paternalismo. Y no van a durar. Según los propios miembros del gobierno, la reducción de los precios irá a durar uno o dos meses…
En otras palabras: ¡nada tenemos en las manos! La razón profunda de eso es que el sistema de explotación no fue golpeado. Al firmar los tratados de la Organización Mundial del Comercio y la Ley Hope, el poder acordó en no tocar los precios de las mercaderías importadas. O sea, no mover los beneficios de los capitalistas. Lo que nos lleva a concluir claramente: no tiene soluciones para nosotros. No pueden tener soluciones para nosotros. No hacen parte de nosotros.
El desempleo está todavía más presente. Dicen que, para que tengamos empleo, tenemos que quedarnos quietos, sin “incomodar”, sin reivindicar. En verdad, quieren venir a explotarnos de la forma que consideren mejor. Y entonces afirman que, cuando nos manifestamos, somos responsables por el desempleo. Las clases dominantes y su Estado podrido todavía no consiguieron resolver como hacer para superexplotar de la manera que planearon. Para eso, el pueblo debería estar tranquilo, y sufrir callado la explotación. Pero la explotación ha llegado a un nivel tan extraordinario, tan extremo, que nos deja prácticamente sin vida. Y nosotros no vamos a aceptar nada de eso. ¡Esa es la contradicción!
Por eso no se mueve el salario mínimo todavía. La burguesía quiere insultarnos y humillarnos proponiendo no más de 5% o 10% de reajuste. El propio Ministerio de Trabajo llegó a calcular un valor mínimo, pero, después de eso, ¡pretende proponer la mitad del valor de eso para el salario mínimo!
Salario de miseria, desempleo y alto costo de vida, son los tres pilares de la explotación. Hoy en día, esta combinación está paralizada, y eso es la verdadera razón de la crisis que provocó la explosión reciente.

Los gobiernos burgueses de los países extranjeros enviaron a la Minustah para defender a sus hermanos de clase. Por eso, ellos disparan contra nosotros, el pueblo.
Ante todo esto, desde Batay Ouvriye, declaramos:
¡Fuera la Minustah Yá! ¡Abajo la ocupación!
Es necesario otro sistema, completamente diferente, para salir de la encrucijada que la burguesía y su Estado reaccionario nos colocaron. ¡Para esto, necesitamos otro Estado! Un Estado que defienda nuestros derechos y, con todo el pueblo, siga buscando nuestro futuro, sin demagogia.
Solamente con nuestra movilización, nuestra batalla, podemos salir de esta situación.
Nuestra movilización apenas acaba de comenzar. La movilización debe seguir. ¡Hasta que alcancemos nuestros reales intereses!

Haití, 22 de abril 2008

Publicado en el Construyendo Nº30 de mayo de 2008

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google