Educación popular o continuismo neoliberal

\"\" La lucha por lograr aumento presupuestal en la próxima rendición de cuentas y la lucha por anteponer al proyecto de ley de educación de Brovetto-Simone lo elaborado en el Congreso de Educación, en especial autonomía y cogobierno, que vienen impulsando los sectores clasistas en los sindicatos de la educación, son temas íntimamente ligados.



Por un lado el reclamo de un 6% del PBI como piso presupuestal para el sistema educativo implica el mínimo necesario para que el sistema se mantenga sin deteriorarse, primer paso para que se pueda empezar a recuperar de la situación ruinosa en que se encuentra. Sin embargo lo que promete el gobierno es que se alcanzara en el 2010 el 4.5% del PBI para la educación, con lo cual, aun cuando esta promesa se cumpliera, el sistema educativo esta condenado a seguir deteriorándose, ya que el presupuesto asignado es menor que el mínimo para sostenerlo, ni hablar de mejorarlo.

Pero ni siquiera esto es cierto, cuando el gobierno habla del presupuesto para la educación incluye en el mismo a diversos sectores que hasta ahora se incluían en los presupuestos de otros ministerios o entes, como los institutos de educación militar, el instituto Pasteur, sectores del MEC, el curro que es el Plan Ceibal, y hasta ciertas partidas correspondientes a las asignaciones familiares. Si se mira cual será realmente el presupuesto para el sistema educativo (ANEP-UNIVERSIDAD) apenas llega al 4%.

Lo que esta haciendo el gobierno es asegurar que el salario de los trabajadores del sistema educativo sigan sumergidos (según sus cálculos mas optimistas el salario de un docente llegaría, con este presupuesto, en el 2010 a la mitad de la línea de pobreza), no va a haber construcción de aulas y centros educativos en la cantidad necesaria para mejorar el servicio, va a seguir sin haber las partidas de materiales necesarias para asegurar el funcionamiento del sistema (limpieza, materiales didácticos, etc.), no van a crearse los cargos necesarios para atender las necesidades de funcionamiento. En definitiva el sistema publico de educación sigue el camino de deterioro comenzado hace décadas y que termina favoreciendo a los privados que compiten con el.

Por otro lado se lanza (ignorando olímpicamente las resoluciones del Congreso de la Educación, o bien tergiversando las mismas), el proyecto de nueva ley de educación que emana del poder ejecutivo, en particular del Ministerio de Educación y Cultura presidido hasta hace poco por el hoy reelecto presidente del FA, Jorge Brovetto (lo cual señala el respaldo político que tiene su visión dentro de la “fuerza política”), sustituido en el cargo por la persona que hasta hace poco llevaba a cabo el proceso de privatización que viene sufriendo ANTEL.

El proyecto presentado recoge elementos que ya han sido probados en varios países latinoamericanos, donde el modelo neoliberal ha venido actuando por la vía de abrir el sistema educativo publico a los capitales privados.

Brevemente podemos señalar que se crea un órgano máximo de dirección del sistema educativo que será la Comisión Coordinadora de la Educación dirigida por el Ministro de Educación y Cultura lo que da al ejecutivo control directo sobre el sistema, haciendo mas fácil la privatización, y donde también tienen participación representantes de los centros privados, quienes acceden ahora directamente al gobierno de la educación. Se crea un Instituto de Evaluación externa al sistema, también dirigido por el MEC y con participación de privados. Este instituto tendrá el cometido de monitorear el sistema educativo y sus informes serán la base de las decisiones que se tomen por las autoridades.
Para los trabajadores se le tiran las migajas de la “participación” de representantes de docentes en los concejos de la ANEP, pero en una minoría que les reserva el rol de legitimar las decisiones que vengan de otros. Los otros trabajadores del sistema y los estudiantes ni figuran en los planes del ministerio, más allá de formar parte de alguna comisión consultiva.

En suma el gobierno va a fondo con la profundización de la reforma Rama, ahora reforma Brovetto – Simone. El modelo chileno, de sistema educativo totalmente privatizado y destruido para el pueblo es el horizonte.

La lucha de los trabajadores de base ha empujado a los sindicatos a reclamar el 6% del PBI como piso presupuestal para frenar el deterioro del sistema, la autonomía de los gobiernos serviles del imperio y el cogobierno entre trabajadores (no solo docentes) y estudiantes.

En los planes del progresismo no hay ni aumento presupuestal ni autonomía, si Cogobierno pero, de aprobarse esta ley, entre el poder ejecutivo (representante de los intereses de la burguesía imperialista) y los operadores locales del negocio de la educación privada.

Educación popular o continuismo neoliberal, esa es la pelea de fondo que esta planteada.

(*) Militante de FENAPES - Salto y de la Tendencia Clasista y Combativa. Integrante de la Agrupación La Comuna, Base Salto del FRAS.

Publicado en el Construyendo Nº30 de mayo de 2008

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google