Por un paro general de 24 horas y un plan de lucha



Llamamiento a los trabajadores

Estamos asistiendo a un período de descomunal carestía. Sufrimos un deterioro sostenido sobre nuestros salarios y por ende en las condiciones de vida del pueblo trabajador.
Los precios de los alimentos en su crecimiento no tienen proporción con los que el gobierno sostiene en el IPC (inflación Oficial).
Mientras dicho IPC (Índice de Precios al Consumo) subió en el último año casi un 8% los productos básicos, que son los que realmente consume el pueblo trabajador, crecieron en un 35% promedio (pan 45%, aceite 47%, harina 76%, huevos 57%, arroz 35%, etc.).
La carestía está pulverizando nuestro salario. Es una mentira de las patronales y del gobierno, que el causante de la inflación sea nuestro salario, cuando estos no solo reciben en el mejor de los casos ajustes semestrales por el IPC, sino que además han tenido la carga aditiva de los impuestos directos al consumo (IVA) que no podemos deducir, y el FONASA (Fondo Nacional de Salud) y el IRPF (Impuesto a la Renta de las Personas Físcas).
Estos impuestos son una brutal transferencia de nuestro salario, a la caja del gobierno, que sigue adelantando pagos de deuda pero no cesa de endeudarse a futuro, para el beneficio de la banca internacional, los oligarcas nacionales y multinacionales del campo y de la industria, que se han llenado sus cofres con las exportaciones.
Han sido siderales las divisas que entraron en estos sectores capitalistas en estos últimos años, sin embargo, la participación de los asalariados en el PBI nacional es un 10% menor a la existente en el año 1998 que era solo un 30%, por supuesto extraordinariamente más baja que en la década del 60.
Es también una falsedad del gobierno y los empresarios, ya repetida hasta el hartazgo por los gobiernos neoliberales de derecha de los Sanguinetti y los Lacalle, que debemos esperar que crezca la torta.
La torta ha crecido en las arcas de los capitalistas y del gobierno. Es sobre estas arcas que el gobierno viene reclamando “un blindaje”. Un blindaje para garantizar el pago de la deuda y la renta de ganancia de la rosca nacional y multinacional frente a la recesión mundial abierta.
El gobierno pretende distraer los reclamos surgidos por nuestros sindicatos al seno del PIT- CNT y el descontento popular con una modificación en el IRPF que es una devolución parcial y miserable producto de las movilizaciones sindicales, frente a la terrible succión de los salarios con este impuesto a los asalariados.
Mientras maniobra con esta concesión ultralimitada, impone a los consejos de salarios, ajustes anuales según la inflación que pronostican ellos mismos, no sobre la inflación real. Es decir garantiza una sostenida y convenida pérdida salarial en el tiempo a manos de la carestía. Fija un salario mínimo nacional de $ 4000 que es un octavo de la canasta familiar ($ 32.000) que precisa una familia para cubrir las necesidades básicas, es decir legaliza la superexplotación obrera, y de esta forma, la tercerización y flexibilización de miles de trabajadores de las empresas privadas o estatales bajo convenios con laudos superiores.
Envía una rendición de cuentas que garantiza un presupuesto público sometido al pago de la deuda externa que el Ministro Astori aumentó en 10.200 millones de dólares en los últimos tres años, a pesar del pago adelantado de más de 3000 millones de dólares. Presupuesto que desconoce los reclamos del Congreso Educativo y rendición de cuentas que pretende innovar contra las conquistas de los trabajadores públicos (inamovilidad, jubilaciones compulsivas y anticipadas, proyectos de más privatizaciones) y mantenimiento de la caída salarial con pautas similares a los privados.
Queda claro que de la mano de esta política no hay “país productivo”. Lo confirma el ataque a las empresas bajo gestión obrera, y la negativa a estatizar las fábricas y empresas dejadas por los vaciadores de empresas y deudores contumaces del Banco Central, como los Soloducho o los Vanni. Luego de vaciadas, se las devuelven a los capitalistas, en vez de concedérsela a la gestión de sus trabajadores; lo mismo, con la negativa a conceder tierra al que la trabaja, para si auspiciar el proceso más grande de extranjerización de la tierra a mano de las forestales, los sojeros y los latifundistas de todo pelo. Lo confirman el inicio de envíos al seguro d paro cuando comienzan las negociaciones por salarios.
Los sindicatos, agrupaciones sindicales y organizaciones de jubilados, que suscribimos esta declaración, defendemos y reclamamos de nuestro PIT-CNT un paro general y un plan de lucha para conquistar una plataforma mínima que de inicio a los cambios que nuestro pueblo precisa en forma urgente. Así ha quedado para votarse en una nueva mesa representativa del PIT-CNT el 12 de agosto.
Llamamos a todos los sindicatos a defender en la unidad de acción esta perspectiva reclamando al PIT-CNT y votando el paro general de 24 horas como inicio de un plan de lucha. Llamamos a ganar la calle junto a los jubilados y otras organizaciones sociales del pueblo trabajador, nada podemos esperar que no sea de nosotros mismos:

Fijación del Salario mínimo nacional y jubilaciones en $8500 en forma inmediata, bajo el objetivo de alcanzar media canasta familiar de $16.000.

Aumento general de salarios en relación a la inflación real en la canasta básica alimentaria (30%)

Rechazo a las pautas salariales del gobierno para los consejos de salarios.

Ajustes cuatrimestrales por inflación real. Respeto a los convenios sindicales.

Eliminación del IVA a los alimentos y al consumo popular- Congelación de sus precios.

Elevación del Imponible del IRPF a $ 32.000 en forma inmediata.

Derogación de todo impuesto a los salarios y su sustitución por impuestos progresivos al capital.

Reducción de la jornada laboral sin merma salarial

Derogación de las AFAPS y de la ley 16.713. Modificación a la baja de la edad y años de trabajos para jubilarse. Jubilación con el último salario en actividad. Defensa de la Caja Bancaria y de los seguros compensatorios de los trabajadores.

Apoyo incondicional a la lucha y reclamos de: ADEOM Montevideo y Canelones, de la UOC, de SUTEL, del SUATT – Respeto a la negociación colectiva y a los convenios firmados con dichas organizaciones sindicales. Cumplimiento de estos en forma inmediata.

Apoyo a los reclamos de la Coordinadora de Jubilados y ADEMU (Maestros) de Montevideo y defensa irrestricta de la libre determinación de las organizaciones de trabajadores y jubilados para designar sus representantes

Cese de todas las privatizaciones en el Estado y re estatización de las privatizadas.

Presupuesto para los trabajadores y el pueblo. Satisfacción al los reclamos del Congreso de la Educación -6% del PBI- Autonomía y cogobierno para toda la enseñanza, rechazo al actual proyecto de ley educativa.

Anulación ahora de la Ley de impunidad.

No pago de la deuda externa usurera

Fuera las forestales y pasteras trasnacionales depredadoras de nuestra riqueza natural y medio ambiente

Retiro de las tropas de invasión Uruguayas y de otros países en Haití.

Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Montevideo (ADEOM)
Asociación de Funcionarios Postales del Uruguay (AFPU)
Federación Nacional de Trabajadores del Juego (FENAJU)
Sindicato Único del Taxi (SUATT)
Sindicato Único de Trabajadores del Instituto del Niño y Adolescentes del Uruguay (SUINAU)
Unión de Trabajadores Desocupados (UTD)
Asociación de Funcionarios de Cooperativas de Consumo (AFCC)
Coordinadora de Jubilados y Pensionistas (CJP)
Ag. Nueva Época de Asociación de Funcionarios de la Universidad del Trabajo de Uruguay (AFUTU)

———-
Publicado en CONSTRUYENDO Nº32 de Agosto de 2008

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google