Conflicto de la Educación: La lucha es siempre la mejor maestra

La ofensiva neoliberal que lleva adelante el gobierno del FA, expresada en la reforma privatizadora de la salud, la reforma tributaria que transfiere mas carga aún a las espaldas de los trabajadores, la reforma del estado que impone la flexibilización laboral, la reforma del código de procedimiento policial que facilita la represión, tiene otra pieza fundamental en la reforma privatizadora del sistema educativo.



En anteriores números de Construyendo hemos planteado las características de la nueva Ley de Educación que impulsa el gobierno, que la hacen una continuación y profundización del proceso iniciado en nuestro país en los años 90 (Reforma Rama), y que expresa los dictados del capital imperialista a través de organismos como el Banco Mundial, BID etc.

Vamos a un sistema más burocrático, más verticalista y autoritario, se elimina la educación técnica (es en la práctica el fin de la UTU) y se le abren las puertas de la escuela al capital privado para su libre especulación.

Todos los legisladores, usando una u otra excusa (mandato partidario, desconocimiento, etc.) o manifestando su expreso acuerdo con la Reforma Neoliberal, votarán el Proyecto de Ley enviado por el Poder Ejecutivo. La única esperanza de frenarlo esta en la movilización que se pueda impulsar en la calle, en los barrios y en los centros de estudio.

Varios sindicatos de la educación han comenzado movilizaciones contra esta ley, reivindicando las resoluciones del Congreso de Educación y en reclamos que van de la mano, como son la mejora del presupuesto en la Rendición de Cuentas y en defensa del salario contra los ataques por IRPF (donde, aparte del descuento mes a mes, a partir de las declaraciones juradas que se presentaron, hay trabajadores que enfrentan deudas con la DGI de miles de pesos) y por los descuentos para el FONASA.

Se ha instalado una carpa frente al parlamento por parte de FENAPES, con la participación de otros sindicatos como AFUTU. Hay movilizaciones de funcionarios de la Universidad, se han realizado dos semanas de paros regionales en Secundaria y el 1° de agosto se cumple un paro nacional de 24 horas por parte de varios gremios de la enseñanza.
Estas medidas no pueden quedar aisladas, deben ser el inicio de una escalada más amplia y profunda de movilizaciones.

Esta no es solo una lucha de maestros, profesores y estudiantes, es una lucha de todo el pueblo.

Para enfrentar este pilar de la política del gobierno (acordado ya en el 2005 con los Partidos Blanco y Colorado, junto con los grandes ejes del programa de gobierno que se aplicaría, como la Reforma del Estado y el mantenimiento de una política internacional pro-imperialista), como lo es esta Reforma Educativa, se necesitará de la movilización masiva de los trabajadores de la enseñanza de todos los niveles, se necesitará la presencia de los estudiantes, en las calles, ocupando los centros de estudio, pero se necesitará, si o si, del apoyo de amplios sectores de trabajadores y sectores populares que deben tener conciencia de lo que se juega en este tema y no solo acompañar, sino también impulsar movilizaciones.

En el proceso de enfrentar al gobierno neoliberal en su proyecto de convertir cada vez más a nuestro país en un monte de eucalipto, una enorme plantación de soja, una gran estancia, todo en manos de extranjeros, sin un futuro para nuestro pueblo más que el de servir de mano de obra barata, o emigrar, o sumergirse en la miseria, enfrentar el modelo de educación que impulsa en consecuencia es fundamental.

Exigir educación estatal, gratuita y de la mejor calidad para los hijos de los trabajadores es chocar frontalmente contra los que pretenden continuar destruyendo conciencia y toda posibilidad de desarrollo independiente para nuestro país.

Sin dudas que en el seno de las organizaciones de trabajadores se levantan voces planteando las propuestas de negociar, de tomar lo menos malo, de cambiar los artículos mas malos del proyecto de ley del gobierno y aceptarlo al fin. Planteos para desviar un posible curso de lucha de la gente, recurso tan común en la política conciliadora que domina las direcciones del movimiento obrero en la actualidad.

Pero ante este nuevo ataque contra nuestro pueblo de parte del gobierno, expresando los intereses del imperialismo, solo cabe responder con una movilización a fondo, que lo obligue a retroceder, imponiendo todas las reivindicaciones, desde un presupuesto mínimo del 6% del PBI, hasta el hecho de que el gobierno de la educación publica esté en manos de sus protagonistas: trabajadores (docentes y no docentes) y estudiantes.

* Agrupación Salto es la seccional del Departamento de Salto del MRO-FRAS

———-
Publicado en CONSTRUYENDO Nº32 de Agosto de 2008

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google